Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Daniel Angelici, el ultraveloz tentado por la política nacional

Miércoles 13 de septiembre de 2017
0

El que responde es Daniel Angelici, y quien pregunta, LA NACION

-¿En quién influye más, en Claudio Tapia o en Mauricio Macri?

-¿Influir?

-Algo influye usted.

-Bah. Hablo con los dos. Les digo lo que yo pienso. Después.

-¿Con cuál habla más? Probablemente con Tapia.

-Sí. Sí.

-¿Quién lo escucha más?

-Escuchar, cuando hablo, me escuchan los dos.

Decir que Angelici se mueve a la velocidad de la luz sería probablemente subestimarlo. El presidente de Boca, amigo del Presidente de la Nación, exhibe su poder de forma un tanto desconcertante: por momentos es campechano y bromista, pero en otros prefiere ser irónico y directo. Y siempre rápido, siempre buscando el atajo ingenioso para solucionar los temas más complejos de responder.

-¿No es lógico que en la noche del gas pimienta, el presidente de River se metiera en la cancha para ver cómo estaban sus jugadores?

-Es economista, no oculista. Me parece.

Pero, a veces, sólo a veces, Angelici se pierde en sus propios atajos. Definió como "normal" su relación con Rodolfo D'Onofrio y utilizó un rato después el mismo término para calificar su vínculo con Juan Román Riquelme. Cuando se le dijo que entonces se llevaba igual con Riquelme que con D'Onofrio saltó de inmediato, alerta ante una equiparación imposible. Y enseguida encontró la broma para salir del paso.

Político de comité antes de serlo en Boca, Angelici sigue afiliado a la Unión Cívica Radical. Explica que nunca se afilió al PRO -dado su vínculo con Macri tampoco le es imprescindible- y recuerda a Raúl Alfonsín como su referente, aunque él fuera hombre de la Junta Coordinadora, que lideraba Enrique Nosiglia, y no de Renovación y Cambio, la línea interna del presidente que refundó la democracia.

Y entonces aparece Elisa Carrió. "Creo que ella se desafilió", dice al pasar. Pero el nombre no lo abandona, porque durante la entrevista en LN+, la mención a "Lilita" vuelve una y otra vez. ¿Realmente la votó en las PASO? Sí, asegura. ¿Pese a todo lo que dijo de usted? Sí, jura. Es, al fin y al cabo -añade-, un hombre disciplinado. ¿Y cómo se sintió? No sintió nada.

cerrar

¿Y los bingos? Sus empresas presentaron un recurso judicial ante una decisión del gobierno, de su gobierno, se le recuerda. Angelici dice que no es necesariamente así: "He salido de mis empresas, soy accionista minoritario. Me dediqué al fútbol, a la AFA. Yo no le debo nada a este gobierno ni a nadie. Tengo bingos desde hace 30 años".

Firme en su decisión de dejar la presidencia de Boca a más tardar en 2019, es inevitable pensar que a Angelici se le aproxima el tiempo de la política grande. Se ríe cuando se le pregunta si quiere seguir el camino de Macri y evita responder a la pregunta sobre si conducir Boca es más demandante y exigente que la presidencia de la Nación, tal como asegura su jefe político: "Yo no puedo decirlo, el único que conoce las dos cosas es Mauricio".

La política y Angelici, dos entes inseparables.

-¿El cargo que le ofreció Macri en 2015 era el de jefe de la ex SIDE?

El afiliado radical duda un instante antes de responder: "Nah. Nah. Ya ni me acuerdo".

No duda, en cambio, ante una pregunta que lo aprisiona entre sus dos mundos, la política y el fútbol. Ahí vuelve a ser el Angelici ultraveloz.

-¿Qué es más difícil, negociar con los jueces o con los chinos?

-Y. Con los chinos negocié. Con los jueces, nunca. Con lo cual, no sabría.

Y se ríe con ganas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas