Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tabaré intenta sepultar la crisis y relanzar su gobierno con nueva vicepresidenta

La senadora Lucía Topolansky, mujer del ex presidente José Mujica, asume hoy el cargo tras la renuncia de Raúl Sendic por un escándalo; el Frente Amplio sufre por su imagen

Miércoles 13 de septiembre de 2017
SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
0

MONTEVIDEO.- El presidente Tabaré Vázquez intentará poner fin hoy a una inusual crisis política que sacudió a Uruguay cuando la senadora Lucía Topolansky, mujer del ex presidente José Mujica, asuma la vicepresidencia en reemplazo de Raúl Sandic, caído en desgracia por un escándalo de corrupción.

Topolansku y Vázquez, durante la asunción del presidente, en 2015
Topolansku y Vázquez, durante la asunción del presidente, en 2015. Foto: AFP / Miguel Rojo

Además de sepultar el caso, Vázquez considera el momento una oportunidad para relanzar su gobierno, justo cuando está a mitad de período y los planes de gestión vienen lentos y con baja aprobación popular.

El politólogo Oscar Botinelli dijo a LA NACION que ahora el gobierno puede mejorar su articulación con el Parlamento porque la nueva vicepresidenta tiene amplia experiencia legislativa, incidencia relevante en la interna del oficialismo y buen canal de diálogo con la oposición. Todas cualidades que no tenía Sendic, el primer vicepresidente elegido en elecciones que renuncia a su cargo en el país.

Pero, por otro lado, el ascenso de Topolansky podría darle más peso político al Movimiento de Participación Popular (MPP), el sector más radical del Frente Amplio, que ha tenido frecuentes roces durante este segundo mandato de Vázquez, que se hicieron evidentes con las manifestaciones de condena al régimen venezolano.

El Frente Amplio estaba estancado por la suerte de Sendic, el hombre que era considerado el recambio generacional de la coalición, hasta que cayó en el descrédito generalizado. Aunque costó mucho una salida, Sendic tuvo que dar un paso al costado.

"La situación política generada ante la renuncia del vicepresidente Raúl Sendic se ha sustanciado totalmente dentro del fuerte marco institucional que felizmente el país tiene y que es una realidad y un legado que debemos cuidar mucho todos los uruguayos", destacó Vázquez en la Casa de Gobierno al dar la respuesta oficial sobre el desenlace de un prolongado escándalo partidario.

Las intensas negociaciones para sancionar a Sendic, acusado por irregularidades en su gestión como presidente del ente petrolero Ancap durante el gobierno de Mujica, no habían podido lograr un acuerdo en la interna del Frente Amplio. Eso se daba porque su padrino político, el ex presidente y actual senador, impedía que se lograra la mayoría necesaria para una sanción, como aconsejaba un duro fallo del Tribunal de Conducta Política.

Los miembros de ese grupo no indicaban qué tipo de medida debía caer sobre el entonces vicepresidente, pero calificaban tan duramente el comportamiento de Sendic que no dejaban margen para el salvataje. Eso, por utilizar expresiones como "comportamiento inaceptable" al referirse al manejo de los dineros públicos y al aclarar que la corrupción no se mide a partir de determinado monto.

"Nos podemos sentir plenamente orgullosos de la institucionalidad democrática, la separación de poderes y el respeto a la Constitución y la ley", dijo Vázquez.

El presidente dijo que no le había pedido la renuncia a Sendic, en forma directa. Aunque había hecho sus movidas, en los días previos había decidido dar respaldo público al fallo del tribunal y declarar que si eso le pasara a él, su respuesta sería renunciar.

Atento a recomponer el gobierno y mantener la unidad del oficialismo, Vázquez agradeció a Sendic por su trabajo de este tiempo y fue generoso en halagos hacia Topolansky.

"Me halaga la posibilidad de trabajar juntos, por su experiencia en la vida política del país (...) es una militante de primera línea, una profunda conocedora del sistema político y de la realidad del país, de cómo vive cada uno de los uruguayos", dijo el presidente, que subrayó su "vastísima experiencia legislativa".

Topolansky, que será la primera mujer en ejercer la vicepresidencia del país, asumirá temporalmente el poder la semana próxima, cuando Tabaré viaje a la Asamblea General de la ONU.

La oportunidad que tiene el gobierno de recuperar posiciones se da en tiempos complicados para la izquierda, que ganó tres elecciones seguidas (2004, 2009 y 2014), pero que aparece complicada de cara a 2019. La encuesta de Equipos Consultores sobre opinión de la gestión del presidente Tabaré Vázquez mostró que en agosto la desaprobación es del 41% y la aprobación, del 31%. Desde 2005 hasta los primeros meses de 2015 Vázquez siempre había tenido un saldo de imagen positiva, pero ahora siempre tiene evaluación negativa.

La encuesta de intención de voto mostró al Frente Amplio y el Partido Nacional empatados en un 34%. El Partido Colorado, con 5%, y el resto de los partidos, 1% cada uno. La cantidad de indecisos fue de 16% y los que dicen votar en blanco o anulado, 7%.

En el gobierno vuelve a hablarse sobre posibles cambios en el gabinete ministerial, como para reforzar áreas que presenten problemas y poder relanzar la acción, aprovechando la salida de la crisis.

Igualmente, en la justicia avanzan denuncias por corrupción en el gobierno de Mujica, y ése es un tema que genera más ruido político en la acción de gobierno.

El vicepresidente, no siempre un amigo fiel

Julio Cobos

Argentina

El dirigente radical marcó su divorció definitivo con la presidenta Cristina Kirchner cuando con su "voto no positivo" desempató una votación caliente en el Congreso por el aumento de las retenciones en medio del conflicto con el campo

Jorge Glas

Ecuador

El mes pasado, el presidente Lenín Moreno dejó sin funciones a su vicepresidente, Jorge Glas, que ocupa ese cargo desde la gestión anterior. Ambos están enfrentados por sus distintas posturas sobre la economía. Glas además está sospechado en un caso de soborno

Michel Temer

Brasil

Dilma Rousseff y Michel Temer se volvieron enemigos implacables durante los días finales de la gestión de Dilma, que terminó abruptamente tras el juicio político promovido en su contra el año pasado desde el partido de Temer, que luego de la caída asumió el lugar de su jefa

Federico Franco

Paraguay

Como el caso de Brasil, Franco asumió la presidencia en 2012 tras un juicio político al entonces presidente Fernando Lugo, destituido en un trámite exprés en el Congreso por mal desempeño de sus funciones. "No estuve de acuerdo con muchas de sus decisiones", dijo Franco

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas