Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El BCRA dejó la tasa quieta, pero endureció más su política monetaria

La mantuvo en 26,25% anual y siguió retirando liquidez al vender Lebac

Miércoles 13 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El BCRA dejó la tasa quieta, pero endureció más su política monetaria
El BCRA dejó la tasa quieta, pero endureció más su política monetaria. Foto: Archivo

El Banco Central (BCRA) volvió a dejar sin cambios ayer su tasa de política monetaria en 26,25% anual, pero convalidó nuevas alzas en las que paga por sus Letras (Lebac) en el mercado secundario. A la vez, mediante intervenciones absorbió otros $ 2000 millones, lo que muestra su decisión de continuar restringiendo las condiciones de liquidez para tratar de hacer cumplible su meta de inflación para 2018.

"Creemos que es indispensable mantener una posición monetaria dura para acercar la desinflación a los valores que buscamos. El BCRA persistirá en esta posición para llegar a fin de año a niveles de inflación cercanos al 1% mensual, valor requerido para encaminar el proceso de manera consistente con la meta del año que viene, centrada en una inflación del 10% anual", sostuvo ayer el presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, al cerrar el 33er Congreso Internacional de Marketing Financiero, organizado por la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA).

El funcionario señaló allí que con el dato de 1,4% que arrojó el IPC el mes pasado, la Argentina "tiene la inflación más baja de los últimos siete años: implica una tasa anualizada del 18,6% en el último cuatrimestre", y destacó que "se ha logrado sin acumular desequilibrios bajo la alfombra".

En el comunicado por el que el ente transmitió su decisión de mantener la tasa de pases (que perdió relevancia ante el protagonismo que volvieron a ganar las Lebac), recordó la suba del 1,4%, tanto a nivel general como en la medición núcleo, y "representó una reducción de tres y cuatro décimas respecto de julio pasado".

Allí además volvió a poner el foco en las metas para 2018, lo que, en los hechos, demuestra su resignación a no poder cumplir con las que se había planteado para este año y que tenían como tope una inflación del 17% (acumula ya el 15,4% la general y 14,2% la núcleo), algo que en el mercado dan por descontado, ya que estiman que cerrará en el 22% anual. Sturzenegger volvió a adjudicarse ayer parte de la responsabilidad por la meta incumplida al repetir que pecó de "un relajamiento de la política monetaria" sobre fines de 2016 y comienzos de 2017, un error que esta vez parece empeñado en no repetir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas