Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri y Netanyahu, sintonía política y condena al terrorismo

Compartieron una conferencia en la Casa Rosada; el primer ministro de Israel volvió a apuntar a Irán por los atentados

Miércoles 13 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El presidente le entregó a su par israelí archivos digitalizados de la Cancillería
El presidente le entregó a su par israelí archivos digitalizados de la Cancillería. Foto: Crédito

Sonriente, puntual y siempre acompañado por su "cápsula" de 17 vehículos entre autos, motos y camionetas, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu , llegó a la explanada de la Casa Rosada a las 11.25. Lo esperaba, igual de sonriente, el presidente Mauricio Macri , con quien un rato después reafirmaría su sintonía política y coincidiría en la condena al "terrorismo en todas sus formas", con especial énfasis en Irán, al que el Estado hebreo sindica como responsable de los atentados contra la embajada de Israel, en 1992, y la AMIA, en julio de 1994.

"La Argentina ha sufrido en carne propia, primer ministro, los efectos desgarradores del extremismo violento (...) Condenamos el terrorismo internacional en todas sus formas y nos comprometemos a trabajar junto a Israel y nuestros socios de la comunidad internacional para prevenir y luchar contra este tipo de atrocidades", afirmó el presidente Mauricio Macri en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

Contento con las definiciones de su "amigo" argentino -que durante su discurso utilizó el teleprompter como ayudamemoria-, Netanyahu habló un rato después del momento "histórico" que estaba protagonizando y de una "nueva era" en la relación bilateral, y prometió que "no pasarán otros setenta años" hasta que un primer ministro de Israel llegue al país. Hasta su arribo, ningún primer ministro israelí en funciones había visitado América del Sur desde la creación del Estado judío, en mayo de 1948.

"Quisiera valorar su postura en pos de determinar lo que sucedió [en los atentados]. Sabemos que Irán y Hezbollah iniciaron estos atentados, y sus actividades no se han detenido hasta el momento", dijo el primer ministro israelí. Al igual que anteayer en la sede de la AMIA, embistió contra Teherán y su presunta responsabilidad en los atentados. También sorprendió al diferenciarse de las grandes potencias (incluido Estados Unidos) y su reciente acuerdo nuclear con Irán. "Es un mal acuerdo, o se arregla o no sirve y se cancela", dijo Netanyahu, líder del partido Likud y en el poder desde marzo de 2009.

Además de la posición común en relación con el terrorismo, Macri y Netanyahu se mostraron alineados en el terreno económico. "He seguido con mucha admiración los esfuerzos que hace para modernizar su economía. Es difícil, pero funciona", dijo el primer ministro israelí. A su turno, Macri se mostró contento por la delegación de 30 empresarios israelíes que llegaron con la comitiva oficial y contó sobre la charla a solas previa a la declaración conjunta: "Tuvimos una reunión de trabajo muy productiva (...) acordamos profundizar nuestros vínculos económicos, con especial énfasis en las pymes", agregó el Presidente, que agradeció a Netanyahu el apoyo de Israel para el futuro ingreso de nuestro país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En otro gesto significativo, Macri destacó la "documentación histórica de la Argentina sobre [la época del] Holocausto" que le entregó al visitante, y que incluye archivos públicos de Cancillería antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la declaración conjunta, Macri y Netanyahu compartieron un almuerzo en la Casa Rosada. En la mesa principal estuvieron con sus respectivas esposas, Juliana Awada y Sara Netanyahu; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la vicepresidenta Gabriela Michetti. Hubo invitados especiales y dirigentes con abrumadora mayoría de Cambiemos, con algunas excepciones: el gobernador de Tucumán, el peronista Juan Manzur (sentado a la misma mesa del titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti), y el senador Jaime Linares, de GEN, de Margarita Stolbizer.

Durante el brindis, Macri prometió a su visitante una próxima visita a Israel, "los primeros meses de 2018", y en hebreo les deseó a él y a la comunidad judía en la Argentina un "Shaná tová u metuká", un año nuevo bueno y dulce (el año 5778 del calendario judío empieza el próximo miércoles 20). Otra muestra de sintonía, antes de que Netanyahu parta hoy a Colombia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas