Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ensayando para la primavera

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Jueves 14 de septiembre de 2017 • 00:06
0
Ilustración Costhanzo
Ilustración Costhanzo.

Jueves con nubosidad variable y 21°C. Fin de semana a pleno sol

No quiero empezar el reporte con líneas melancólicas pero inevitablemente esto es una elegía para el invierno. Se va mi estación favorita, la que solo los más osados pueden saborear sus mieles, por eso la estación más despreciada por la masa crítica estival. Para los esquimales de paladar negro fue una edición pobre, de hecho la menos fría de la historia meteorológica contemporánea de esta ciudad pero nuestras boletas de luz y gas agradecen esa gentileza. En lo personal despido en el último fin de semana invernal a aquella estación que puso al verano del otro lado del mundo. El próximo 22 de septiembre a las 17:02 se producirá el equinoccio y ya será primavera en el hemisferio sur.

Jueves: fresco a la mañana, templado a la tarde

Arranca el día con poco viento en superficie y 12°C en la capital. El amanecer suburbano tendrá tres grados menos y la probabilidad de presentar desde neblinas hasta algunos bancos de niebla favorecidos por la alta humedad, la baja temperatura, la presión relativamente alta y la quietud de nuestra masa de aire. Es un día de importante amplitud térmica, intente no olvidarse el abrigo en la oficina. La mañana viene muy nubosa pero el sol vespertino hace juego con los 21°C y configura un día con varios ingredientes primaverales. Hacia la noche el invierno quema sus últimos cartuchos con una débil entrada de aire frío. El que vuelva tarde que lleve abrigo. Será la última rotación al sur de la veleta bajo mandato invernal. La próxima sería la que opaque el debut de la primavera.

Viernes: the last chiflet

Será mañana el último amanecer invernal con viento frío pegándote en la cara. Toda una despedida donde algún friolento podría lucir su última bufanda del año. No importa lo que cuente el termómetro, la exposición al viento nos puede devolver al pleno invierno con sensación térmica de 6°C. Se nubla temprano y la tarde se torna inestable. Hasta el momento los modelos no muestran precipitaciones pero no nos sobra nada. La ausencia del sol y el viento frío recortan el termómetro en 17°C. Hacia la noche las nubes empiezan lentamente a retirarse para dejar todo listo para un fin de semana a pleno sol.

Sábado: la revancha

Después de cuatro ediciones parcial o totalmente lluviosas volvemos a tener no solo un fin de semana sin lluvia de punta a punta, sino que además podemos ligar varios pasajes de cielo completamente limpio. Comienza el sábado un nuevo capítulo meteorológico en la ciudad donde se pondrán en fila cuatro jornadas prácticamente sin nubes y con temperaturas en ascenso. La mañana puede presentarse fresca, después el termómetro rebota y nos lleva directo a los 20°C en una tarde sin viento donde la exposición al sol dará una suerte de avant premiere primaveral. Es un día ideal para planificar actividad al aire libre.

Domingo: la mesa afuera

La jornada dominical repite las variables del día anterior con el “juega, gusta y golea” meteorológico: mucho sol, viento leve y un mercurio mesurado. El mediodía se perfila netamente parrillero con una tarde de cielo limpio, humedad moderada y máxima de 21°C. La veleta apunta al norte y empieza a llegar aire caliente. Será la presentación en sociedad de la dupla de ataque Febo – viento noreste, un temible tándem que puede elevar la temperatura a 24°C para los próximos días. La noche, con 17°C, nos da una pista de lo que viene. El invierno tira la toalla, vacía su casillero, saca los portarretratos de su escritorio y ya no vuelve a trabajar.

El paso de Irma

Después del demoledor derrotero del huracán comienzan a llegar registros de todo el daño estructural producido. Las imágenes de máxima devastación tienen que ver con los cascos urbanos más endebles y con la forestación más desprotegida. Desde el espacio, el satélite Landsat 8 logró una sorprendente captura de las Islas Vírgenes donde ya no se ven con sus diferentes tonos de verde sino completamente marrones. El viento tornádico, los deslaves y la marejada se llevaron gran parte de la vegetación del lugar. A esto se suma el efecto del agua salada que suele quemar las hojas de las plantas.

Eso es todo amigos! Nos vemos la semana que viene!

No te vayas nunca, querido invierno!

@JopoAngeli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas