Todo lo que hay que saber para invertir los ahorros en fondos comunes

Rendimientos, riesgo y volatilidad, algunas de las variables a tener en cuenta para lograr ganancias de hasta el 25% anual

Miércoles 13 de septiembre de 201718:30

Los inversores minoristas parecieran estar redescubriendo los fondos comunes de inversión, una alternativa para colocar los ahorros que había quedado algo algo olvidada en los últimos años. Atentas a ellos, las administradoras de fondos se muestran cada vez más activas, con más productos y servicios. ¿Cómo elegir una entre tantas opciones?

Para empezar, dice Eduardo Herrera, gerente general de Convexity Asset Management, el inversor debe tener en cuenta cuál es su grado de aversión al riesgo y su horizonte de inversión. En el mercado local, hay básicamente tres familias de fondos: los de renta fija (que invierten en bonos y que pueden estar denominados en pesos o en dólares), los de renta variable (que invierten en acciones y que también pueden estar en pesos o en dólares) o los de dinero (que son de muy corto plazo y ofrecen mayor liquidez).

"Con los fondos comunes el inversor tiene acceso a una cartera diversificada, manejada por profesionales, con los rendimientos que tienen grandes inversores y sin necesidad tener conocimiento de mercado", resumen desde INTL Gainvest.

Para los inversores más conservadores, y que esperan un retorno de corto plazo, la mejor alternativa son los fondos de renta fija también de corto y mediano plazo. La duración de la cartera de un fondo está dada por la vida promedio de los activos en los cuales invierte. Entre los fondos de renta fija de cortísimo plazo, la vedette del momento son los fondos denominados T+1, que permiten rescates a las 24 horas.

Los fondos T+1 compiten con los plazos fijos y la mayoría están invertidos en una alta proporción en Letras del Banco Central (Lebac, en la jerga). Muchos inversores, de hecho, los prefieren a un plazo fijo bancario, porque no sólo ofrecen algunos puntos más de rendimiento -en torno al 25% anual versus 22%, de una colocación bancaria a 30 días-, sino que además ofrecen liquidez a las 24 horas, mientras que con un plazo fijo hay que esperar al vencimiento para poder hacerse de los fondos.

Los fondos, dice Guillermo Guichandut, presidente y gerente general de Supervielle Asset Management, también tienen ventajas frente a comprar las Lebac o cualquier otro título de manera individual. Y es que no tienen costos asociados a la compraventa de los activos financieros ni a la custodia de los títulos. "Los fondos cobran una comisión por administración que se devenga todos los días en la cuota. Y ofrecen, por otro lado, mucha más diversificación que comprar sólo una Lebac, porque en la cartera tienen otros activos, que permiten amortiguar cualquier movimiento del mercado. Además, tampoco el inversor tiene que estar llamando para comprar o vender un activo; la administración corre por cuenta de la gestora", subrayó.

Las comisiones que cobran las administradoras por la gestión de los fondos varían según el tipo de fondo. La comisión de un fondo T+1 puede ir del 1,25% a 2% anual, mientras que en los fondos de renta fija en dólares la comisión puede estar en torno al 0,7% anual, en promedio; y los de renta variable la comisión promedio puede ir de 2,5% a 3,5% anual,según la administradora. Tanto las comisiones como los rendimientos de los fondos se pueden comparar, dado que son datos públicos, tanto en la Comisión Nacional de Valores (CNV), como en la página de Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión.

La mayoría de los bancos tienen sus propias gestoras de fondos, pero también hay en el mercado una gran cantidad de administradoras independientes, que son propiedad de sociedad de Bolsa o de agentes del mercado. Los bancos, señala Ricardo Daud, CEO de Santander Asset Management, ofrecen por lo general a sus clientes la facilidad de poder acceder a los fondos a través de homebanking o mobile banking.

Entre las administradoras independientes y las de los bancos, sin embargo, el menú de productos básicos, al menos, suele ser más o menos similar. Después, en algunos casos, las independientes ofrecen algunos fondos más específicos.

Para elegir un fondo, otra variable a tener en cuenta, sobre todo si se trata de un fondo de renta variable, es el rendimiento obtenido a lo largo del tiempo. "El inversor debe buscar cómo ha sido el rendimiento del portafolio vis-à-vis la competencia y el Merval [el índice de las acciones líderes que cotizan en la Bolsa porteña]. Cuando uno compra un fondo de acciones busca uno que le gane al Merval. Porque uno paga una comisión por el fondo, que se descuenta de la cuota", explica Hererra.

En línea con lo que viene sucediendo con el mercado, últimamente los fondos comunes registraron rendimientos más que atractivos. Un fondo de renta fija en dólares de corto plazo (que invierte sobre todo en Letras del Tesoro o Letes) rindió más del 4% en los últimos 12 meses, mientras que uno de acciones argentinas puede haber rendido en torno al 56% en pesos; y uno de acciones latinoamericanas, en torno al 25% en dólares.

"En los fondos de T+1 uno puede estar invertido desde una semana a un mes, son fondos cortos y de baja volatilidad. Pero un fondo de acciones no es para entrar y salir mañana; los veo más un horizonte de inversión de 12, 18 o 24 meses, y siempre en el marco de un portafolio de fondos más global", aclara Daud. "Para quienes quieren ahorrar más a largo plazo, otra opción son los fondos balanceados [que tienen una estrategia amplia, pueden invertir tanto en bonos como en acciones] o los de acciones de largo plazo", agrega.

Si bien los fondos toman suscripciones a partir de los 1000 pesos, desde el INTL Gainvest señalan que, lo ideal, es invertir al menos unos 10.000 pesos.

Ver comentarios
Ir a la nota original