Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temporada de caza: fascinante y desgarradora incursión al comienzo del fin de la inocencia

Jueves 14 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Temporada de caza (Argentina-EE.UU.-Alemania-Francia-Qatar/2017) / Guión y dirección: Natalia Garagiola / Fotografía: Fernando Lockett / Música: Juan Tobal / Edición: Gonzalo Tobal / Dirección de arte: Marina Raggio / Elenco: Lautaro Bettoni, Germán Palacios, Boy Olmi y Rita Pauls / Distribuidora: Cinetren / Duración: 105 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años / Nuestra opinión: muy buena

cerrar

Natalia Garagiola se suma con esta notable ópera prima a la brillante camada de guionistas y directoras que han surgido en los últimos años en la Argentina, algo que no muchas cinematografías pueden ostentar en cuanto a cantidad, calidad y diversidad en una industria dominada por hombres (y miradas muchas veces machistas). Los riesgos asumidos por Garagiola para su primer largometraje son muchos y sale airosa de la inmensa mayoría de ellos: desde haber elegido a un actor sin experiencia previa como Lautaro Bettoni para el papel protagónico hasta acercarse a la problemática adolescente (una de las constantes temáticas del cine nacional) desde una perspectiva y un contexto tanto familiar como social y geográfico diferentes.

Nahuel (Bettoni) acaba de sufrir la muerte de su madre y no encuentra la manera de canalizar la angustia, el vacío y el dolor. Apenas se comunica con quien fuera la última pareja de su mamá (Boy Olmi) y la situación es tan tensa e inestable que se verá obligado a mudarse a San Martín de los Andes, donde vive su padre de sangre (Germán Palacios), a quien no ve desde hace una década.

Ernesto es un guía de caza bastante huraño que además ha formado una nueva y numerosa familia y no tiene demasiada paciencia para soportar los desplantes, provocaciones y arrebatos agresivos de un hijo al que prácticamente no conoce. Garagiola propone varios viajes (externos e internos): un tránsito de Buenos Aires al crudo invierno del Sur, de la adolescencia rebelde, desorientada y descontenida frente a las nuevas exigencias de la vida adulta, de la inocencia perdida al despertar sexual. Un relato de iniciación, redención y reconciliación construido con rigor, austeridad, inteligencia y sensibilidad. Los diálogos son mínimos porque bastan pequeños gestos y detalles para exponer en toda su dimensión las contradicciones tanto del padre como del hijo, así como sus incapacidades y frustraciones.

Para la construcción de ese universo de violencia contenida (las armas de caza y la dureza de la vida rural están siempre sobrevolando), de creciente incomodidad y tensión, es fundamental el trabajo visual (el director de fotografía fue el talentoso Fernando Lockett), sonoro (a cargo de Santiago Fumagalli) y el tempo narrativo (la edición fue de Gonzalo Tobal). El resultado es una fascinante y desgarradora incursión en ese universo tan desconcertante e inasible como el del final de la adolescencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas