Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En su segundo round con Moro, Lula volvió a denunciar una caza de brujas

El ex presidente brasileño negó haber recibido sobornos de Odebrecht y cuestionó la imparcialidad del juez federal

Miércoles 13 de septiembre de 2017 • 20:07
0
Lula da Silva habla ante sus seguidores después de dar testimonio ante el juez Sergio Moro
Lula da Silva habla ante sus seguidores después de dar testimonio ante el juez Sergio Moro. Foto: Reuters / Rodolfo Buhrer

BRASILIA.- Uno de los líderes más populares de la historia del país, el actual presidente de la nación y un magnate de la carne "con inclinaciones al delito" protagonizaron lo que ayer llamaron un "supermiércoles" de la corrupción en Brasil, donde las clase política y empresarial está bajo la lupa de la justicia desde hace más de tres años.

La escena más esperada fue el cara a cara en Curitiba entre el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva con el juez federal Sergio Moro, en una causa de corrupción pasiva por presuntos sobornos que enfrentó a las dos figuras más emblemáticas del complejo entramado judicial que tiene en vilo a la clase política.

Durante su declaración de poco más de dos horas, el ex presidente negó los cargos en su contra y cuestionó la imparcialidad de Moro y el equipo de fiscales de la Operación Lava Jato que lo acusan por corrupción, y aludió a una presunta "caza de brujas" que intenta "penalizarlo".

"La mayor demostración de que Lula siente que no está siendo juzgado con imparcialidad es que el mismo, al final de su testimonio, le hizo una pregunta a Moro en ese sentido", dijo el abogado del ex presidente, Cristiano Zanin Martins.

Unos 5000 manifestantes, según los organizadores, respaldaron a Lula fuera de los tribunales.

Lula llegaba a Curitiba luego de sufrir una derrota jurídica de peso, la semana pasada, cuando su ex ministro de Hacienda, Antonio Palocci, detenido por corrupción y con el incentivo de la delación premiada que le rebaje la pena, lo acusó de haber celebrado un "pacto de sangre" con la constructora Odebrecht.

Moro investiga si Odebrecht puso el dinero para la compra de un terreno para el Instituto Lula en San Pablo, y si puso además a disposición de la familia del ex presidente un departamento en la vecina ciudad de San Bernardo do Campo.

Esta causa se suma a otro caso similar de julio pasado, cuando Moro lo condenó a nueve años y medio de cárcel como beneficiario de un tríplex en el balneario de Guarujá, cedido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras. La sentencia aún debe confirmarse en segunda instancia.

Lula enfrenta cinco causas penales, además de la condena de Guarujá, por cargos que van desde corrupción pasiva, lavado de dinero y obstrucción de la justicia a tráfico de influencias y asociación ilícita. Entre tantas contrariedades, el ex mandatario tuvo recientemente un consuelo, cuando la Fiscalía General pidió su absolución en una causa de obstrucción de la justicia por considerar que el delator que sustentó la denuncia había mentido.

Según los abogados de Lula, que intentan desactivar una a una la larga lista de denuncias contra su defendido, ese expediente ilustra la falsedad de todas las causas en su contra. El siempre vigente Lula mantiene sus aspiraciones de esquivar la cárcel y, más todavía, de volver a la presidencia en las elecciones del año que viene. A pesar de sus enredos, se mantiene como la figura con mejor intención de voto entre el electorado brasileño.

Mientras Lula y Moro se medían en Curitiba, en Brasilia el presidente Michel Temer fracasaba en su propia estrategia para aliviar sus penas judiciales. El Tribunal Supremo de Justicia ratificó la competencia del fiscal general, Rodrigo Janot, para investigar al presidente, que intentó recusarlo por su presunta "obsesiva conducta persecutoria".

Janot había denunciado a Temer por corrupción tras conocerse el audio de una charla con Joesley Batista, uno de los dueños del gigante de la carne JBS, donde parecía avalar el pago de un soborno para comprar el silencio de un diputado detenido y evitar su delación premiada.

La defensa del ex presidente alegó que era público y notorio que el fiscal "viene extrapolando en demasía los límites constitucionales y legales inherentes a su cargo" y adoptando "una obsesiva conducta persecutoria", de carácter personal.

El tercer escenario de ayer fue San Pablo, donde la Sexta Sala Penal Federal ordenó la detención del magnate de la carne Wesley Batista, el hermano de Joesley. Wesley habría utilizado información privilegiada para beneficiarse de manera millonaria al vender acciones de su grupo antes de que perdieran valor debido al escándalo por la grabación entre su hermano y Temer que puso en apuros al presidente.

Tras el operativo denominado Talón de Aquiles, y que incluyó allanamientos, la policía señaló, para quien no lo supiera, que los hermanos "tienen personalidades inclinadas al delito".ß

Agencias AFP, AP, DPA y Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas