Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Todos juntos para salvar el planeta

Jueves 14 de septiembre de 2017
PARA LA NACION
0

El cambio climático hace muchos años que dejó de ser una amenaza. Está entre nosotros y sigue avanzando contra el planeta y sus habitantes. Los gobiernos del mundo deben elegir entre la indiferencia o el compromiso. Y los ciudadanos también.

Siempre es más fácil ver cómo las decisiones de un gobierno son más trascendentes e influyentes que las de una persona, sin embargo los esfuerzos aislados no pueden nunca modificar un escenario que por momentos se torna dramático.

Por eso debemos propiciar una toma de conciencia a nivel gubernamental en todo el mundo, pero también de todos los ciudadanos que hoy ven con claridad que la amenaza es realidad y el cambio climático está entre nosotros con consecuencias evidentes.

Ante este contexto vale la pregunta como motor de toma de conciencia: ¿qué decisiones estamos dispuestos a tomar hoy a favor del planeta? O más simple aún, ¿qué hicimos hoy por el planeta? Cualquier decisión que tomemos o hayamos tomado puede resultar insignificante, pero cada elección que hacemos extiende sus efectos en el tiempo y sobrepasa nuestro límite como personas, nos trasciende.

Los gobiernos del mundo ya se han comprometido en noviembre de 2015, en la ciudad de París, a reducir las emisiones contaminantes. Y si bien falta una aspiración mayor, ya que en conjunto producirían un incremento de 3°C sobre los niveles preindustriales hacia fines del siglo XXI y eso aún es una brecha muy amplia tanto respecto de los propuestos 2°C como de los 1,5°C recomendados, empiezan a marcar un camino.

La Argentina, que estaba afuera de estos compromisos internacionales, se sumó a partir de 2016 con el aval del Congreso Nacional y además incluyó en su agenda política acciones concretas: rediseñar nuestras ciudades para que sean sustentables; promover la transición hacia la movilidad eléctrica de los transportes públicos; desarrollar energías limpias, promover la innovación en tecnologías de bajo consumo de carbono y detener la deforestación.

Pero no alcanza con estas medidas o con la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático o los acuerdos con China para tener un observatorio compartido y realizar actividades conjuntas de monitoreo. El cambio climático exige a todos convergencia en el modo de enfrentarlo.

Para ello resulta imprescindible instrumentar medidas que conjuguen la responsabilidad cívica y la conciencia planetaria. Hace falta un espíritu de grandeza que nos anime a cada uno, desde su lugar en la sociedad, a adoptar una forma de vida ecológica, menos enajenada, menos consumista. Hace falta un cambio de hábito, una educación para el nuevo siglo, con nuevos valores. Porque no somos dueños del planeta. Somos sus huéspedes.

El consumo de energía irresponsable, mantener las temperaturas de nuestros domicilios y espacios de trabajo por encima de los valores recomendados, utilizar vehículos alimentados a combustibles fósiles muchas veces para una sola persona, no separar residuos aumentando considerablemente la energía necesaria para tratarlos son decisiones que elegimos tomar o no.

Es necesario a veces hacer un ejercicio: no desconectar nuestro compromiso, o falta de él, con el planeta y las dramáticas imágenes que vemos por televisión de familias arriba de los techos por una inundación. Todo tiene que ver con todo.

Quizá podamos ver que hay elecciones que nos unen y en las que ganamos todos.

Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas