Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Topolansky asumió la vicepresidencia de Uruguay

discreción. Sin ceremonia, el Congreso designó a la senadora como reemplazante de Raúl Sendic, acusado por actos de corrupción

Jueves 14 de septiembre de 2017
SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
0
Topolansky y Mujica, ayer, en el Congreso
Topolansky y Mujica, ayer, en el Congreso. Foto: AP / Matilde Campodonico

MONTEVIDEO.- "No habiendo más asuntos, se levanta la sesión", dijo la senadora socialista Mónica Xavier, en el brevísimo momento en el que designó a Lucía Topolansky nueva vicepresidenta de Uruguay. Ni debate, ni juramento, ni palabras de respaldo y deseo de éxito. Nada de emociones.

Así de simple y así de burocrático, como si no hubiera pasado nada. Así de republicano, para un país que se preocupó de transmitir al mundo que la caída de un vicepresidente no genera crisis institucional, sino que determina cumplir lo dispuesto en la Constitución y seguir el curso.

De los 130 legisladores que componen la Asamblea General Legislativa, fueron 123 los que votaron la renuncia de Raúl Sendic como vicepresidente, que cayó el fin de semana tras ser acusado de corrupción por el uso de la tarjeta de crédito que tenía como presidente de la petrolera estatal Ancap durante el gobierno de José "Pepe" Mujica, marido de la flamante vicepresidenta.

No hubo votos en contra ni abstenciones, pero algunos legisladores de la oposición prefirieron no levantar la mano para votar la renuncia de Sendic, sin exponer su postura sobre el caso. El acuerdo de los jefes de bancada de todos los partidos era que se hacía así para evitar una confrontación áspera.

Topolansky estaba con una campera negra de cuero, ubicada en su banca de senadora. Su asunción se dio por trámite de sucesión directa, porque al caer el vicepresidente, asumía el senador más votado de la lista del partido de gobierno. Ese puesto es el de Mujica, pero como en Uruguay los ex presidentes no pueden estar en la línea sucesoria en dos períodos seguidos, se pasó al segundo lugar, que es el de su esposa, la veterana ex guerrillera.

Topolansky -junto a su hermana melliza- nació el 25 de septiembre de 1944, en el barrio montevideano de Pocitos, en un hogar de familia de clase media alta, con antepasados entre los líderes españoles de la colonización.

Cursó estudios primarios en el colegio Sacré Coeur, de las hermanas dominicas, y el bachillerato en el Instituto Alfredo Vásquez Acevedo (IAVA); luego fue a la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República, donde inició su militancia en grupos de izquierda radical.

En los años sesenta se integró a la guerrilla del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), y estuvo presa 13 años.

En su integración a la vida política pública fue legisladora departamental en 1995, diputada entre 2000 y 2004 y senadora desde 2005, cuando se casó con Mujica, tras 20 años de convivencia en una chacra del Montevideo rural. Ahora se propone mejorar la relación entre el Poder Ejecutivo y la bancada del oficialista Frente Amplio (FA) para acelerar proyectos de ley demorados.

En tanto, Sendic enfrenta una investigación de la justicia penal sobre su gestión en Ancap durante el gobierno de Mujica, con una decena de casos de irregularidades. En el FA dan como un hecho que habrá pedido de procesamiento. Mujica prefirió minimizar los hechos: "Es una chorizada, los hombres nos equivocamos. ¿Dónde están los perfectos?".

Nueva vía para vender cannabis

La batalla del sistema financiero contra el experimento estatal de Uruguay para vender marihuana llevó al gobierno a anunciar ayer que creará una nueva vía para comercializarla, a través de un tipo de negocios que sólo expenderán cannabis y que trabajarán con efectivo. El prosecretario de la presidencia, Juan Andrés Roballo, precisó que se busca que los nuevos puntos de venta "sean más adaptables al uso del efectivo, para evitar las dificultades que se generaron con las farmacias". El funcionario agregó que serán establecimientos privados.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas