Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El presupuesto prevé un 20% más de fondos para pagar deuda

El proyecto que irá mañana al Congreso contempla un mayor gasto de intereses; se duplicará la inversión vial

Jueves 14 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El proyecto de presupuesto 2018 que el Gobierno presentará mañana en el Congreso, tendrá un "mayor gasto de intereses de deuda". La cifra final, que hasta ayer era guardada con recelo en el Ministerio de Hacienda, será mayor al 20 por ciento.

El número que necesita conseguir el Gobierno, como adelantó LA NACION hace tres semanas, es de alrededor de US$ 18.000 millones para financiar el déficit fiscal y US$ 10.000 millones para el pago de intereses. A eso se le tienen que sumar las amortizaciones.

En la Casa Rosada justificaron esos números. "Los intereses serán mayores, pero en realidad es el costo del gradualismo y de haber evitado que la Argentina caiga en una crisis similar a la de 2001", dijo uno de los principales asesores del presidente Mauricio Macri.

Pese al desfase, el objetivo del Gobierno es que "el endeudamiento esté estabilizado en 2020". Cerca del Presidente miran el futuro con entusiasmo, en eso tiene mucho que ver el clima que envuelve a los bonos argentinos después de las PASO y la perspectiva de la elección que podría realizar Cambiemos el 22 de octubre.

Pero mientras mantiene un alto nivel de endeudamiento, en el Gobierno también destacaron la inversión que realizarán en puntos clave. Los fondos destinados a obras en aeropuertos subirán de $ 5000 millones a $ 12.000 millones. En trenes, el aumento también será significativo: de $ 16.000 millones a $ 37.000 millones.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, será uno de los más beneficiados. "Es una máquina de ejecutar", reconoció un hombre con acceso diario al despacho presidencial.

Además se duplicará la inversión vial, que incluye puentes y rutas. Lo mismo ocurrirá con las obras de cloacas y agua potable. La inversión en infraestructura trepará al 3,5% del PBI el año próximo (actualmente es del 2,6% del PBI). Esto significaría un total aproximado de $ 350.000 millones para obras públicas; de esa cifra, la mitad -unos $ 175.000 millones, según el PBI de este año- provendría de fuentes privadas.

Un ejemplo: la muy postergada represa Chihuido, que se construirá en la cuenca media del río Neuquén y que tendrá un costo estimado en US$ 2231 millones, será financiada por Alemania, adelantaron en la Casa de Gobierno.

"En infraestructura en agua potable y cloacas se invertirán $ 40.000 millones en 2018, y se prevén 38 proyectos con financiamiento privado", dijo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, hace una semana en su informe de gestión ante el Senado.

El gasto social será uno de los más beneficiados. Según informaron a LA NACION fuentes oficiales, el 73% de los recursos del Estado se destinará a prestaciones sociales, básicamente planes sociales y jubilaciones.

También generarán debate en el Parlamento los aumentos de tarifas previstos en el presupuesto. El objetivo del Gobierno es seguir recortando los subsidios, que en 2016 representaban el 3,3% del PBI y este año fueron el 2,2 por ciento.

En los números macro no habrá sorpresas: la banda inflacionaria prevista va de 8% a 12%, el déficit fiscal no podrá superar el 3,2% y el dólar proyectado estará en $ 21. Además, el gasto primario para la administración nacional crecerá un 15% y rondará los $ 2,5 billones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas