Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los insensibles del huracán Irma: lejos de la solidaridad, mostraron su peor cara durante la crisis

En locales y en las redes, varios estadounidenses mostraron su lado más egoísta mientras millones sufrían los estragos de Harvey e Irma

Jueves 14 de septiembre de 2017 • 10:15
0
Florida tras el paso de Irma
Florida tras el paso de Irma. Foto: Reuters

En tiempos de crisis la solidaridad de las personas siempre se exacerba. Ante fenómenos de la naturaleza como inundaciones o terremotos, los ciudadanos se juntan, muestran alguna que otra acción heroica y recaudan todo lo que pueden para brindar ayuda a los que más lo necesitan. Pero siempre hay excepciones. Y lo que sucedió en Estados Unidos hace unos días sirve de ejemplo.

Mientras que grandes zonas de los estados de Texas y Florida se vieron devastados por los huracanes Harvey e Irma, un grupo de personas mostró su lado más oscuro.

Codicia

En Houston, Texas, por ejemplo, uno de los locales de la cadena de electrodomésticos Best Buy vendía a 42,96 dólares la caja de 24 botellas de agua, un precio al menos tres veces mayor al que se consigue en cualquier otro momento.

Las críticas no tardaron en llegar. Claro, aprovechar la falta de agua para lucrar más es una actitud repudiable. La empresa debió emitir un comunicado para disculparse por la actitud y dijo que había sido "un gran error", de acuerdo con lo publicado por el diario El País.

No fue el único caso. De hecho, el fiscal general Ken Paxton habló al respecto y aseguró: "Hemos visto cajas de botellas de agua por hasta 99 dólares, hoteles que han triplicado y cuadriplicado sus tarifas, gasolina a precios hasta cuadruplicados".

Soberbia

En la isla Saint Thomas, las autoridades del hotel Marriot también tuvieron una actitud cuestionable. Tenían a disposición un barco para evacuar a sus clientes tras el paso del huracán Irma y antes de la llegada de José y no dejaron subir a nadie más, pese a que había espacio.

"Han apagado las luces para que nos vayamos. Tenían 600 sitios, han llenado 300 con clientes del Marriott y estamos aquí unas 35 personas y no nos dejan subir al barco para volver a casa. Así que tendremos que enfrentarnos al huracán. No tenemos ni agua, ni comida, ni dónde ir... Nos han abandonado", cuenta en Facebook Naomi Michail Ayala, una estudiante estadounidense de vacaciones en las Islas Vírgenes.

Avaricia

Los ricos y famosos también dieron la nota por su falta de empatía y sensibilidad ante la catástrofe. El multimillonario predicador de televisión Joel Osteen rezó por cada uno de los afectados por Harvey pero en un primer momento no quiso abrir las puertas de su iglesia para alojar a los evacuados.

Una de las participantes del reality Real Houseviwes of Miami, la millonaria Lisa Hochstein, subió a las redes una imagen divina y despreocupada en la que se la ve en su jet privado junto a su marido, sus hijos y sus perros. Después, ante los insultos por su egoísmo, la borró.

Los insensibles del huracán: la gente que en vez de ayudar a los demás buscó sacar ventaja
Los insensibles del huracán: la gente que en vez de ayudar a los demás buscó sacar ventaja. Foto: Instagram

Gula

Pizza Hut también metió la pata. En uno de sus locales de comida de Florida, duramente golpeada por el huracán Irma, colgó un mensaje en el que pedía a los empleados que tomen los recuados necesarios para refugiarse de la tormenta pero aclaró que cualquier retraso en los turnos sería sancionado como siempre.

"Pizza Hut paga el salario mínimo pero pretende que sus empleados se jueguen la vida por los beneficios de la empresa", aseguró en repudio un usuario de . Más tarde, como siempre pasa, la empresa se lavó las manos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas