Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Davis: Guido Pella, el tenista que empezó mal su relación con Daniel Orsanic y se convirtió en inamovible

El bahiense es el único tenista del equipo que jugó la final del año pasado en Croacia que ahora estará en el repechaje ante Kazakhstán; abrirá la serie frente a Kukushkin

Jueves 14 de septiembre de 2017 • 13:52
SEGUIR
LA NACION
0
Guido Pella
Guido Pella. Foto: Prensa AAT

ASTANA, Kazakhstán.- Desde la primera serie de Copa Davis en 2016, frente a Polonia, en Gdansk, cada vez que Daniel Orsanic anuncia una citación, aparece Guido Pella . El zurdo nacido en Bahía Blanca puede estar mejor o peor, de nivel o de ánimo, pero siempre acepta jugar por el equipo nacional. La competencia tenística colectiva más importante del mundo le regaló momentos muy emotivos, alegres y angustiantes. Le permitió protagonizar la conquista de la Ensaladera y también le estrujó el alma en febrero de este año, cuando le tocó perder el quinto punto frente a Italia [ante Fabio Fognini]. En Kazakhstán, la Argentina intentará espantar el fantasma del descenso. Y aquí también está Pella.

"Me ha tocado vivir la emoción más fuerte de mi carrera en la Davis, ganando el título, y también de las peores, como fue este año contra Italia en Parque Sarmiento. Ya viví casi todo lo que me puede tocar jugando la Copa Davis. Es más, en esta serie me agarró como más tranquilo después de tantas emociones. No estoy tan nervioso como otras veces. Obviamente tengo un cosquilleo por abrir la serie [lo hará este viernes, desde las 3 de nuestro país, ante Mikhail Kukushkin ], pero más allá de eso me fui adaptando bien y estoy contento", le comenta el actual número 73 del circuito a LA NACION.

-¿Cuánto te costó recuperarte después del golpe frente a Italia?

-Es que yo no venía bien del todo. Obviamente Orsa sabía del estado en el que yo estaba, nunca le oculté nada al equipo. Intenté dar lo máximo, estuve muy cerca de poder ganar el quinto punto [Fognini se impuso por 2-6, 4-6, 6-3, 6-4 y 6-2], pero por cosas del deporte no lo pude hacer. A partir de ahí sentí que mi carrera estaba un poco en bajada, que sabía que tenía que cortar ese suerte de hilo negativo y lo hice entrenando mucho, en el circuito fui mejorando hasta meterme nuevamente dentro de los 100 mejores, es muy difícil todo, pero tengo buenas perspectivas para el futuro. Obviamente no pierdo de vista que queremos ganarle a Kazakhstán, que deseamos mantener la categoría.

Hood (subcapitán), Molteni, Machi G, Schwartzman, Pella y Orsanic
Hood (subcapitán), Molteni, Machi G, Schwartzman, Pella y Orsanic.

-Formaste un vínculo muy fuerte con Orsanic. Y pensar que la relación entre ustedes no comenzó nada bien, ¿verdad?

-Arrancamos muy mal, porque yo a él no lo conocía mucho. Lo había visto algunas veces porque él entrenaba a José Acasuso, a Pablo (Cuevas), pero no había tenido la posibilidad de hablar con él. Empezaron los problemas cuando fueron los Panamericanos de Toronto de 2015, porque me nomina, yo le digo sí, en ese momento estaba 200 del mundo y tres meses después me puse top 100 y viajar a los Panamericanos me mataba, me complicaba el calendario, me perdía torneos y no estaba dispuesto a dejar eso. Entonces, cuando le digo que no, lógicamente se enojó, me lo hizo sentir y ahí arrancó el roce. Quedamos en tomar un café cuando terminara el año. Cuando nos juntamos yo esperaba un encuentro un poco hostil, pero después nos pusimos de acuerdo muy rápido, me di cuenta de que pensaba muy parecido a mí. Simplemente pasó que por una decisión deportiva él se sintió un poco ofendido, pero el diálogo fue muy fluido, me convocó para Polonia y ya todos saben lo que pasó. Me llevo muy bien con él, es el primer capitán que me convoca y formamos una buena relación humana.

-De hecho, fuiste el único presente en las cuatro series de la campaña del título 2016.

-Sí, sí, obviamente. También me tocó estar este año en la primera rueda contra Italia, ahora en el repechaje con Kazakhstán. Y por lo menos a mí, cada vez que juego Copa Davis, me encanta. Ojalá que podamos jugar bien, que conservemos la categoría y que pueda seguir jugando la Davis por muchos años más.

Schwartzman y Pella
Schwartzman y Pella. Foto: Prensa AAT

-En las últimas dos temporadas compartiste muchas horas de competencia y entrenamiento con Juan Martín del Potro y Leo Mayer. ¿Comprendés que no quieran competir más en la Copa Davis?

-Sí, yo los entiendo y nunca pondría en tela de juicio lo que ellos decidan. Pongamos el caso del Peque (Schwartzman), que llegó a cuartos de final del US Open, estuvo apenas dos días en Buenos Aires y volvió a viajar para acá. ¿Cómo te pueden dar ganas de salir de la Argentina después de tan pocos días de descanso? Y él dijo que sí, que tenía ganas, y lo admiro al Peque por esa decisión, como también respeto a Leo, a Juan Martín, a Fede (Delbonis), a todos. Cada uno tiene su manera de ver las cosas. Nosotros acá en el equipo les tenemos mucho cariño. Ahora no están, pero sé que en las series futuras van a estar todos disponibles.

-¿Qué clase de rival creés que será Kukushkin?

-Sé que es un jugador que juega rápido, al que le gusta jugar contra rivales que le pegan rápido a la pelota y aprovechar el ritmo del otro. Es decir que voy a tratar de no engancharme en ese ida y vuelta que propone, variar los ritmos, tratar de subir a la red y, cuando él ataque, tratar de aguantar la embestida. En un partido al mejor de cinco sets hay que tratar de concretar las chances que se generan, así hay menos desgaste. En todos los partidos que me tocó jugar por la Davis hubo momentos cambiantes. Sé que puedo entrar bien o mal, pero que en algún momento tendré la chance de tomar el partido, jugar bien y hacer sentir incómodo al rival.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas