Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sueño (bailable) americano no terminó

El disco empieza donde el mismo James Murphy lo había dejado seis años atrás, como si aquel funeral público de LCD Soundsystem en el Madison Square Garden no hubiera existido. El repiqueteo inicial de "Oh Baby" marca el camino y luego sí, la misma melancolía con la que se había despedido en aquella gran fiesta del adiós. "Baby, estás teniendo un mal sueño, aquí entre mis brazos. Cariño, viniste a mí y todo podría salir mal, hacernos daño. Baby, inclínate hacia mí, siempre hay una puerta lateral, en la oscuridad, en la oscuridad..."

Viernes 15 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Desde el arranque, el cuarto álbum de LCD Soundsystem deja en claro que aquí no ha pasado nada, que Murphy sigue siendo uno de los músicos más influyentes del nuevo milenio, que su cóctel sonoro electro-dance-melanco-pospunk aún no se agota y que David Bowie, los Talking Heads y The Cure (especialmente la forma de cantar de Robert Smith) continúan siendo sus referentes inamovibles para, a partir de allí, crear un universo musical original y de lo más estimulante que se pueda encontrar por estos días.

American Dream, el primer álbum del "grupo" de Murphy (él prácticamente se encarga de todo) luego de haber anunciado con bombos, platillos, gira y DVD su disolución en 2011, marca el pronto y bienvenido regreso de este músico, productor y DJ nacido en Nueva Jersey, sin ningún tipo de daños colaterales ni contraindicaciones.

Tras "Oh Baby" , el recitado de Murphy en "Other Voices" se vuelve byrneano (al escucharlo uno ya lo imagina arriba del escenario, megáfono en mano) y la fiesta entonces empieza a subir el volumen, para desencadenar en "I Used To", demostrando una vez más cuánto ha escuchado a The Cure en su adolescencia (semanas atrás le confesó al periódico británico The Guardian que cuando el tecladista Lol Tolthurst dejó la banda, se le rompió el corazón).

"Change Yr Mind" es una suerte de segunda parte de "I Used To" (también se complementan desde sus títulos que, juntos, se pueden leer como "Solía hacerte cambiar de opinión"), con guitarras cortantes, cortadas, retorcidas, que suben y bajan, acompañando la voz de Murphy que canta/dice eso de "estoy demasiado viejo para eso ahora. Al menos eso parece ser cierto".

Los años que no vienen solos vuelve a ser el tema central de las letras de Murphy. ¿Todo sigue igual para este hombre de 47 años que anunciaba que el fin de LCD Soundsystem se debía a que se sentía mayor como para continuar de fiesta en fiesta? Así parece.

El lamento inicial de "How Do You Sleep?" termina a puro baile decretando "un paso adelante, seis pasos atrás" para unirse a "Tonite" (¿otra vez dos piezas unidas por sus títulos: "¿Cómo dormiste anoche?") y su ritmo irresistible.

"Call The Police" es una pieza perfecta, que resume el ADN de la obra que hizo de LCD Soundsystem una banda esencial de estos tiempos, que refrescó todas las ideas alrededor de lo que debe ser hoy un grupo de rock, en épocas de absoluto bastardeo del género.

El tema que le da nombre al álbum baja los decibeles viajando al espacio y la historia del hombre que se ve envejecer al mirarse al espejo se repite: "Por la mañana todo es más claro, cuando la luz del sol expone tu edad... Pero eso está bien".

El espíritu pospunk de "Emotional Haircut" pone al disco en estado de alerta, anticipando la pantalla negra del final: "Black Screen", una suerte de despedida para Bowie, a quien acompañó en sus últimos años de vida, estuvo a punto de producirlo en su último álbum, Black Star, y quien, según palabras de Murphy, fue quien le aconsejó volver.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas