Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un recorrido junto a Melania por las zonas más golpeadas de Florida

Trump y su mujer viajaron a Fort Myers y Naples; aún quedan miles de damnificados en albergues o sin luz

Viernes 15 de septiembre de 2017
0

FORT MYERS, Florida.- "Estamos con ustedes al 100%", declaró ayer el presidente norteamericano, Donald Trump, que viajó a las zonas más afectadas en Florida por el paso del huracán Irma, donde miles de personas permanecen en refugios de emergencia, muchas de las cuales lo perdieron todo.

Trump viajó a las ciudades de Fort Myers y Naples, ambas recostadas sobre la costa oeste del estado, donde Irma apuntó sus cañones después de desviarse de su primer derrotero, cuando según las estimaciones de los meteorólogos parecía encaminarse sobre la costa atlántica.

Su primera escala fue Fort Myers, que padeció particularmente el paso de Irma. Junto con su mujer, Melania, y el vicepresidente, Mike Pence, el mandatario republicano visitó un albergue de refugiados y desde un stand montado especialmente para la ocasión, toda la delegación llegada de Washington repartió sándwiches a los damnificados, en señal de cercanía con ellos.

Aún hay muchas personas en el estado sin electricidad, alrededor del 25% de la población, aunque el suministro va regresando de a poco. Hasta ayer cuatro millones de hogares volvieron a ser conectados a la red de suministro eléctrico, así como 100 hospitales y centros de salud.

Las autoridades hicieron "un trabajo magnífico" en el manejo de la emergencia, señaló Trump, y agregó que la cifra de víctimas fue "muy baja" en relación con la fuerza que traía el huracán, que podría haber dejado miles de muertos.

Después de que el huracán Harvey golpeó Texas, en agosto, Trump fue criticado tras viajar a la zona por casi no interactuar con los residentes y apenas entrever los daños. Recién reaccionó en una segunda visita, a Texas y Louisiana, donde mostró más empatía. Recorrió un refugio que albergaba a cientos de damnificados y caminó por calles llenas de muebles y todo tipo de objetos empapados y arruinados.

El temporal dejó por lo menos 31 muertos a su paso por las islas del Caribe y la costa de Florida, aunque no hay datos oficiales. Pasado el huracán, quedaron las secuelas en la infraestructura y el peligro en los sectores más vulnerables de la población. Anteayer, ocho residentes en un hogar de ancianos en el norte de Miami murieron luego de que dejara de funcionar el aire acondicionado del geriátrico.

En Florida se vio afectado, sobre todo, el sudoeste en torno de las regiones turísticas de Naples y Fort Myers, así como el archipiélago de Los Cayos, donde se produjeron importantes daños. Además hubo graves inundaciones en el nordeste en torno de la ciudad de Jacksonville.

"Estamos con ustedes. Vamos a estar con ustedes mañana y vamos a estar con ustedes hasta que Florida sea reconstruida más fuerte y mejor que nunca antes", dijo el vicepresidente Pence en una reunión que sostuvieron con Trump y líderes estatales de Florida.

Florida fue un estado crucial en la sorpresiva victoria electoral de Trump de noviembre pasado. Allí derrotó a la demócrata Hillary Clinton por un punto porcentual, un triunfo que le allanó el camino a la presidencia.

La visita de ayer despertó en los afectados la esperanza de ayuda financiera, como sucedió cuando el Congreso dispuso más de 15.000 millones de dólares para las víctimas en Texas del huracán Harvey.

Agencias AP, DPA y ANSA

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas