Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bajó la desocupación, pero sigue estancada la creación de trabajo en el país

El desempleo cayó de 9,3% a 8,7% en el segundo trimestre respecto de igual período de 2016; la mejora fue puramente estadística; hay 1,6 millones de desocupados y 4,7 millones con problemas de empleo

Viernes 15 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: DyN / Tony Gomez

Un año atrás, el mercado laboral expulsaba empleo. En el presente, como durante los últimos años de la gestión kirchnerista, el signo vuelve a ser la ausencia de dinamismo o -lo que es lo mismo- un marcado estancamiento del mundo del trabajo.

El Indec informó ayer lo que podría leerse como una buena noticia previa a las elecciones de octubre: el desempleo cayó de 9,3% a 8,7% entre el segundo trimestre de 2016 e igual período de 2017. Sin embargo, hay un único éxito en ese fenómeno: que el organismo estadístico pudo -por primera vez desde el cambio de gestión en el gobierno- dar un dato del mercado laboral que es comparable interanualmente, algo que hasta ahora no había podido brindar desde el apagón estadístico que derivó de los años de falseamiento kirchnerista.

Varios especialistas confirmaron ayer a LA NACION que el descenso de la tasa de desocupación se debió a que menos personas buscaron empleo (caída de la tasa de actividad) y no a que el mercado privado formal e informal o el sector público hayan creado suficientes empleos para absorber desempleados o el crecimiento vegetativo de la población. Todos coinciden en que las señales de mejora son débiles, sobre todo si se tiene en cuenta que los datos difundidos se compararon con un año de ajuste,

La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) estimó ayer que -si se proyecta más allá de los 31 aglomerados que mide el organismo- en la Argentina hay 1,6 millones de desocupados y 4,7 millones de personas con problemas de empleo. Las regiones del país con una tasa de desocupación más elevada son Mar del Plata (11,9%), los partidos del Gran Buenos Aires (10,9%) y el Gran Rosario (10,8 por ciento). La tasa de actividad, aquellos que buscan empleo activamente, cayó en el período analizado, de 46% a 45,4%, en tanto que la tasa de ocupación pasó de 41,7% a 41,5 por ciento. La subocupación, en tanto, cayó levemente, de 11,2% a 11 por ciento.

En el gobierno de Mauricio Macri hay una explicación oficial para el estancamiento. La criatura se llama hoarding, que básicamente se traduce como "retención de empleo". La caracterización es simple. En momentos de ajuste (primer semestre de 2016), las empresas no despiden masivamente, por lo que cuando la economía mejora (último bimestre de 2016 y principios de 2017) las firmas cuentan aún con capacidad ociosa. Por eso tardan más tiempo en volver a contratar. Lo cierto es que los datos de las consultoras privadas, como Manpower, indican que para fines de año las expectativas de selección mejoran, pero siguen siendo prudentes.

"Es un dato que confirma lo que venimos viendo reflejado en muchos sectores que están creciendo, en las cifras que nos marcan que en un año se han creado más de 186.000 puestos de trabajo, y una economía que da buenas señales", afirmó a LA NACION el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. En el neto, esos empleados registrados nuevos se compensan en la EPH con pérdida en trabajos en el mercado informal, creen algunos de los analistas.

"Sabemos que vamos por el camino correcto y que todavía falta mucho. Es necesario el compromiso tanto de los dirigentes sindicales como del sector empresario para trabajar juntos en la formalización de los más de cuatro millones de trabajadores que desde hace muchos años están en la informalidad", agregó.

La economista de Labour, Capital & Growth (LCG) Melisa Sala coincidió en que la baja del desempleo no termina de ser positiva. "No se explica tanto por la creación de nuevo empleo, sino por una menor tasa de actividad, que implica que muchos trabajadores abandonaron la búsqueda laboral", dijo, y agregó que los motivos pueden ser opuestos. "Por un lado, el efecto desaliento ante la imposibilidad de encontrar un empleo y, por otro, la menor necesidad de complementar ingresos en la medida en que la situación mejora". La economista agregó que con una tasa de actividad de 46%, el desempleo habría sido de 9,9 por ciento,

"De los 78.000 trabajadores que abandonaron su condición de desocupados 48.000 encontraron empleo y 30.000 se volvieron inactivos", indicó Sala. "Estos últimos se sumarían a las 136.000 personas que, dado el crecimiento vegetativo, deberían haber ingresado al mercado y no lo hicieron", explicó.

Para Juan Luis Bour, director de FIEL, el efecto desaliento existió, pero es menor justamente porque se da en momentos en que crece el empleo. "La explicación parece estar en los pagos de transferencias, planes sociales, que reducen la participación", afirmó. Bour estimó que la tasa de empleo cae en el Gran Buenos Aires, pero se mantiene estable en el interior y en territorio porteño. "Lo que estamos viendo es una recuperación económica de la región pampeana y partes del Norte más rápida que en el resto. Esto anticipa alguna mejora en el tercer trimestre, pero será débil", señaló.

"Los datos del mercado de trabajo van en línea con lo anunciado la semana pasada por las estadísticas porteñas: hay más estabilidad que cambios", describió Daniel Schteingart, investigador del Instituto Estadístico de los Trabajadores. "No se presentan diferencias significativas ni en tasa de empleo, ni de actividad, ni de desocupación. Vale tener en cuenta que estamos comparando contra el peor momento de la recesión económica", agregó.

Schteingart destacó que si bien la actividad económica mejoró respecto de ese período, el empleo se mantuvo sin mayores variaciones. También dijo que el conurbano y la región patagónica son las zonas que más sufrieron en su tasa de empleo por la mala situación que viven la industria y el sector petrolero.

"Un signo promisorio es que los ocupados demandantes disminuyeron en 130.000", dijo Jorge Colina, economista de Idesa. "Es un número sensible, ya que representa un 6,5% menos de ocupados que buscan otro empleo. Podría sugerir que más ocupados estarían trabajando las horas que esperan hacerlo", cerró.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas