Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Davis: estudiantes escurridizos, butacas vacías y la hinchada de siempre en Astana

Aun sin ser un escenario enorme, el court principal que albergó la serie entre la Argentina y Kazakhstán lució semivacío durante buena parte de la primera jornada

El Peque tras su victoria con la hinchada argentina
El Peque tras su victoria con la hinchada argentina. Foto: Davis Cup
Viernes 15 de septiembre de 2017 • 09:33
SEGUIR
LA NACION
0

ASTANA, Kazakhstán.- Una gran puesta en escena. Así podría describirse la atmósfera kazaka en el repechaje frente a la Argentina. El court principal del Centro Nacional de Tenis de esta ciudad tiene capacidad para 3860 espectadores y durante la primera jornada no sólo nunca se completó, sino que además quedó expuesta una cultura muy lejana al tenis. En el momento de mayor efervescencia (los primeros dos sets del partido entre Mikhail Kukushkin y Guido Pella, por el primer punto de la serie) no hubo más de 2000 espectadores. Sin embargo, la mayoría de ellos eran estudiantes "llevados" especialmente para que las butacas no quedaban deshabitadas frente a las cámaras de TV.

La hinchada argentina en Astana
La hinchada argentina en Astana. Foto: Kazakhstan Tennis Federation

Se dieron momentos insólitos: los jóvenes se ponían de pie durante los puntos, caminaban, hablaban fuerte, se volvían a sentar y otra vez se cambiaban de sector. Esa situación fue, por momentos, desesperante para los propios jugadores. Una locutora debió tomar el micrófono y pedirles que se comportaran. Claro que los reclamos no hicieron demasiado efecto. Es más, se produjo algo insólito: muchos estudiantes, sobre todo los varones, fueron al baño y se perdieron de la mirada de las autoridades. Los organizadores, al darse cuenta lo que pasaba, clausuraron los baños, generando que el resto del público tuviera dificultades para encontrar sanitarios donde hacer sus necesidades. Algo bochornoso, realmente.

Apenas 20, 30 hinchas con camisetas, una trompeta y un bombo fue el apoyo genuino que tuvieron los jugadores locales. Hubo otros kazakos diseminados por el estadio, pero con una actitud sumamente fría.

La hinchada argentina en Astaná
La hinchada argentina en Astaná. Foto: daviscup.com

"¡Tomala vos, damela a mí, es el equipo, de Orsaniiiic!", gritaron los aproximadamente 50 hinchas argentinos presentes en Astana. El 90% de ellos pertenecen a un grupo que, por lo general, viaja cada vez que el equipo argentino actúa de visitante. Pertenecen a distintos puntos geográficos del país, pero durante los meses en los que no hay competencia se mantienen conectados por un grupo de WhatsApp. Siempre están atentos a los rivales que la Argentina tiene en el extranjero y, una vez que se confirman los adversarios, se ponen en marcha para tratar de conseguir las mejores tarifas de hoteles y pasajes.

"¡Dale campeóóón, dale campeóóón!", cantan, orgullosos, a diez meses del histórico título conseguido en Zagreb. La melodía del himno nacional, interpretada por la pegadiza armónica de Andrés Ciro Martínez, le aporta un matiz más emotivo a la cita, a 16.000 kilómetros de la Argentina.

En Astana se dio un verdadero contraste de hinchadas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas