Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uruguay visto desde el balcón de un gran desfile

Dos referentes de la canción oriental presentan su flamante dúo con un ciclo en el Torquato Tasso

Sábado 16 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Para Buscaglia y Cabrera, unidos y mejorados
Para Buscaglia y Cabrera, unidos y mejorados.

Aun en el profuso mapa de la canción uruguaya, la unión de Fernando Cabrera y Martín Buscaglia articula buena parte de su abanico: desde el candombe beat hasta el folklore oriental, pasando por la veta camarística y los trovadores del underground. El dúo, en ese sentido, nunca fue una hipótesis descabellada. Son dos artistas lo suficientemente distintos (y lo suficientemente parecidos) para que el proyecto funcione: es decir, para que drene una tercera posición. Cabrera, a su modo, es un minimalista. Un artista apolíneo, según su propio canon. Buscaglia es desmesurado y dionisíaco. Por supuesto, no son posiciones estáticas: Cabrera tocó con Mateo y conoce los arcanos del ritmo y la psicodelia; Buscaglia valora la contención del silencio. Allí, en algún sitio entre esas dos voces, está el núcleo indivisible de la identidad rioplatense. Hoy, a las 22, tocarán en el Torquato Tasso (Defensa 1575).

Aunque llevan un largo tiempo orbitándose, todo parece indicar que la alianza necesitó tiempo de maduración. "Tal vez tampoco podría haber pasado ahora -dice Cabrera, enigmático-. De hecho, quien tiró la primera piedra fue un tercero: Leandro Quiroga, el productor del festival de Medio y Medio en Punta Ballena, que nos propuso juntarnos para los veinte años del festival." Con aquel primer objetivo en el horizonte, se pusieron manos a la obra y edificaron una dinámica y un repertorio. Canciones viejas y nuevas (de "Buena madera" a "El viento en la cara", de "Visionarios" a "Yo nunca pedí"), segmentos solistas y un largo nudo compartido. La satisfacción de cantar las palabras del otro.

"La música piensa por vos -afirma Buscaglia-. Naturalmente te vas dando cuenta de cuándo tenés que meter un coro, cuándo hacer ruido, cuándo tocar algo más melodioso. Es divino salirte de vos un rato. Yo ya sé cómo soy, ya sé los discos que puedo hacer. Por más que me crea que los voy a hacer diferentes, hay una esencia que no cambia. Tampoco cambia con Fernando, pero cambian los énfasis de ambos para generar una tercera cosa. Ese mundo creado es imprescindible para poder hacer un dúo verídico. De lo contrario, sería uno acompañando al otro".

- Cabrera: -También tiene que ver con la comodidad. Yo me siento muy cómodo con Martín porque es un músico muy dotado y todo se hace fácil. Hay un diálogo muy natural que disfruto; no es necesario estar haciendo un esfuerzo.

- Si bien ambos pertenecen a la canción uruguaya, tienen universos muy personales, ¿cuál dirían que es el área de confluencia entre los dos?

- Buscaglia: -Ambos trabajamos para un mismo fin superior. Manejamos muchos elementos, pero el fin es uno solo: la música. Entrar a ese mundo, llegar a ese lugar. Es como hacer llover. Para hacer llover uno puede subir a la montaña, meterse en un agua termal y quedarse quieto, o puede colgarse unos cráneos y bailar. Ambos hacen llover. Nosotros podemos utilizar herramientas distintas, pero sospecho que compartimos ese objetivo primordial. Todo lo otro es una escalera para llegar ahí.

- Entre los dos condensan buena parte de la canción uruguaya. Esa identidad, ¿es un acuerdo o una fatalidad?

Cabrera: -Todo grupo humano tiene una identidad. No es lo mismo ser uruguayo que ser de Rio Grande do Sul, entrerriano o -para tocar un tema contemporáneo- mapuche. Hay una naturalidad, hay códigos y, en nuestro caso, también pasa que somos relativamente universales. Que no somos tan uruguayos. Hay otros músicos que llevan adelante una bandera estética de nacionalismo musical. Yo tengo un poquito de eso, pero también mi música suena a cosas de otras latitudes de las que me alimenté toda mi vida. Tenemos lo uruguayo y tenemos el mundo.

- Tal vez justamente eso es ser rioplatense.

-Cabrera: Claro, somos pueblos muy cosmopolitas. Tenemos toda la cultura universal a nuestra disposición. Uruguay es un lugar donde, desde hace doscientos y pico de años, cayeron infinidad de personas que conformaron un pueblo: gente de Europa, de África, de Medio Oriente, de acá y de allá.

- Buscaglia: -La propia ubicación y el tamaño de Uruguay son como estar en una esquina del bar: te permiten verlo todo.

- Cabrera: Uruguay es un balcón en el desfile.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas