Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La tecnología debería unir al mundo, sueña Jack Dorsey, el creador de Twitter

En una entrevista, habla de Donald Trump, el límite de 140 caracteres y el rol que tiene el servicio que nació hace once años

Lunes 18 de septiembre de 2017 • 00:15
0
Jack Dorsey es uno de los fundadores de Twitter
Jack Dorsey es uno de los fundadores de Twitter. Foto: DPA

Jack Dorsey es uno de los creadores de Twitter , el servicio que hoy usan más de 330 millones de personas en todo el mundo. En una entrevista, el director ejecutivo de Twitter, de 40 años, habla de su visión de futuro y de los viejos errores.

Además, explica cómo quiere vencer al odio en la red y por qué no le molestan los polémicos tuits del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En marzo de 2006 Dorsey envió el primer tuit: just setting up my twttr (simplemente configurando mi "twttr"), como se llamaba por aquel entonces el servicio. En 2007 se convirtió en el primer director ejecutivo de la empresa, pero un año y medio después se vio obligado a abandonar el puesto. Dorsey fundó en 2009 el servicio de pago online Square, que sigue liderando, y en 2015 volvió a dirigir Twitter.

-Lo primero que miran por la mañana muchas personas en Estados Unidos es lo que ha tuiteado el presidente Trump durante la noche. ¿Qué opina de ello, como director ejecutivo de Twitter?

-No es tan diferente como con otros jefes de Estado de otros países. Creo que es importante que escuchemos directamente a los líderes políticos. Trump no ha cambiado su forma de usar Twitter desde que entró en 2012.

-Al mismo tiempo, muchos tuits de Trump eran insultantes y estaban cerca de violar las normas de Twitter. ¿Trump está a salvo de que se cierre su cuenta por ser presidente, independientemente de lo que tuitee?

-No, aplicamos las mismas normas a cualquier cuenta. Pero al mismo tiempo indagamos sobre nuestras condiciones de uso en colaboración con periodistas cuando se trata de tuits con valor noticioso.

-¿Pero no desvía eso demasiada atención negativa hacia Twitter?

-¡Es el presidente de Estados Unidos! Le damos la bienvenida a cualquier líder político que utilice nuestro servicio, porque eso le permite al mundo hacerles rendir cuentas.

-¿Cuáles son sus prioridades para Twitter para los próximos años?

-Nos estamos centrando en ser el lugar en el que uno descubre lo más rápido posible qué ocurre en el mundo. Ahora mismo le exigimos a las personas que se esfuercen para encontrar las cuentas que se adapten a ellas. En este aspecto podemos mejorar mucho. También en reconocer los intereses de la gente.

En segundo lugar, podemos facilitar mucho la forma de descubrir lo que está ocurriendo en el momento.

Y en tercer lugar, creemos que podemos mostrarle a las personas lo que es importante para ellas personalmente. Para ello disponemos información que otros no tienen. La gente no viene a Twitter para comunicarse con los amigos o la familia. Vienen porque buscan algo y encuentran personas que se corresponden con esos intereses. Lo importante es crear estas conexiones más rápido.

-¿Qué pueden hacer las redes sociales para combatir el discurso del odio? ¿Conversan con su competencia?

-Hablamos mucho con Google y Facebook, y con servicios más nuevos. Tenemos estrategias diferentes y compartimos nuestras ideas y nos beneficiamos y aprendemos los unos de los otros. Así que cooperamos aunque seamos competencia.

¿Qué podemos hacer? Hablamos con las víctimas de las campañas de difamación online. Escuchamos sus preocupaciones y lo que creen que deberíamos hacer. Hablamos con gobiernos, dirigentes políticos y otras organizaciones. Lo importante es ser transparente con lo que hacemos. Que sea visible cuando cerramos una cuenta o borramos tuits. En ese sentido en el pasado no siempre fuimos buenos, pero estamos mejorando cada día.

Además de Twitter, Dorsey fundó Square, que permite a cualquier smartphone registrar pagos con una tarjeta de crédito
Además de Twitter, Dorsey fundó Square, que permite a cualquier smartphone registrar pagos con una tarjeta de crédito. Foto: DPA

-¿Cuál era la idea que había detrás de Twitter cuando lo crearon hace 11 años? ¿Qué objetivos han alcanzado y en qué han fracasado?

-Creo que intentamos hacer demasiadas cosas. No estábamos todo lo centrados que debíamos y que estamos ahora. Pero hace 11 años no esperábamos que la gente utilizara Twitter como lo hace. No esperábamos lo que ocurrió en la primavera árabe, en Irán, en Ferguson. No esperábamos que el actual presidente de Estados Unidos utilizara de esa forma Twitter o de la forma en que lo hizo el anterior.

Cuando fundamos la empresa, en realidad lo hicimos por nosotros. Pero la forma en la que la gente ha utilizado el servicio y lo ha definido ha sido increiblemente fuerte e inspiradora y eso también lo queremos mantener.

-¿Se mantendrá la limitación de 140 caracteres? ¿Es cierto que consideró eliminarlo?

-Siempre observamos cómo tuitea la gente y cómo podemos mejorarlo. ¿Esa brevedad es la que hace que Twitter sea como es? Creemos que es realmente importante mantener esa brevedad. Pero en los mensajes directos aumentamos el límite a 10.000 caracteres y su uso aumentó inmediatamente.

-Hasta ahora Twitter no ha conseguido salir ningún trimestre de los números rojos. ¿La publicidad es el modelo de negocio correcto para la empresa?

-Tenemos un negocio de publicidad desde hace seis años y es muy fuerte. Pero hemos decidido invertir en crecer. Tenemos suficiente dinero en el banco para seguir ampliando nuestro negocio. Si la gente estuviera realmente harta de nuestros anuncios lo veríamos, no funcionarían y nuestros anunciantes no volverían. Pero sí que lo hacen. ¿Puede ser aún mayor? Desde luego. ¿Podemos hacer dinero con ello? Desde luego.

-¿Qué legado le gustaría que dejara Twitter?

-Ayudar al mundo a entender que todos nos enfrentamos al mismo desafío. Que todos tenemos que superar las cosas que nos separan y que nos debemos centrar en lo que es realmente importante. Todos estamos en el mismo barco.

Hay muchos puntos de vista, pero todos debemos trabajar juntos para solucionar los grandes problemas: el medio ambiente, la desigualdad económica, el avance de la inteligencia artificial y sus efectos en el mercado laboral. Esas son las cosas de las que debemos hablar. Pero nos dejamos distraer por las minucias. Si la tecnología puede mostrar que somos un mundo, un planeta, una humanidad, nos alegraría saber que es parte de nuestro legado.

Agencia DPA

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas