Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Independiente-Lanús, Superliga: el Granate ganó con la ley del ex y festejó de la mano de Germán Denis

El ex delantero del Rojo marcó, de penal y sobre la hora, el único tanto para el triunfo por 1 a 0 del equipo de Almirón en Avellaneda

Sábado 16 de septiembre de 2017 • 15:00
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
IndependienteIndependiente

-

P
LanúsLanús

-

P
0

El Granate ganó con la ley del ex y festejó de la mano de Germán Denis
El Granate ganó con la ley del ex y festejó de la mano de Germán Denis. Foto: FotoBAIRES

A Independiente , que venía de eliminar a Atlético Tucumán por la Copa Sudamericana, lo traicionó su ilusión por ganar. Lanús , que llegaba tras patinar con San Lorenzo por la Libertadores, se llevó un premio inesperado, inmerecido, de Avellaneda. Todo se redujo a los últimos minutos: después de tres tiros de esquina consecutivos a favor del local en pleno tiempo adicionado, el Granate encontró la victoria en los pies de Germán Denis, ex jugador del Rojo, de penal, en la última jugada de la noche. Lautaro Acosta, en un contraataque letal, recibió una falta de Campaña, acción que segundos después desembocó en el único tanto del partido. El Tanque, que está peleado con la dirigencia de la institución que conduce Hugo Moyano, pidió perdón por su gol pero se fue insultado por los hinchas. Su última etapa en los Rojos no había sido buena y encima ayer se transformó en verdugo.

Independiente y Lanús construyeron uno de los partidos más prolijos de la joven Superliga. Tan prolijo que durante los primero minutos ambos equipos se obsesionaron por la limpieza de sus pases y relegaron, de alguna manera, la sorpresa. El tiempo corría y la monotonía marcaba el ritmo del juego. Un pase profundo de Maciel a Moreno, que fue interceptado a tiempo por la defensa de los Rojos, y un disparo impreciso de Meza, que poco preocupó a Monetti, fueron, hasta la primera media hora, los únicos indicios de que podía pasar algo más. Era un duelo sin arcos.

A los 32 minutos un tiro libre desde la izquierda del ataque del Granate sacudió la calma. Un centro de Maxi Velázquez, que cruzó el territorio de Martín Campaña, sin mucha gravedad, fue suficiente para encender las alarmas. Independiente contestó con una escalada de Sánchez Miño, que -con un buen envío aéreo- encontró a Blanco, quien cabeceó por arriba. Se había armado el partido. Tres minutos después, Meza hizo la mejor jugada individual hasta ese momento. García Guerreño, con una falta salvaje, lo cortó a tiempo. Sin grandes alardes, el primer tiempo se apagó como un suspiro.

Holan, acertado, metió mano rápido. Para el segundo tiempo introdujo dos variantes: Fabricio Bustos por Blanco y Juan Manuel Martínez por Barco. Jonás Gutiérrez -que estaba parado como lateral derecho- se acomodó como segundo mediocampista central, Erviti se adelantó unos metros, Meza se corrió como conector izquierdo y el Burrito Martínez se ubicó en la derecha. Independiente, con esos retoques, creció de manera tangible. Fue una inyección de vértigo.

Almirón, como si fuera un partido de ajedrez, respondió a los tres minutos con dos variantes: Nicolás Pasquini por Velázquez y Román Martínez por Moreno. Pero no hubo manera: Independiente, a esa altura, ya era una manada de lobos en plena cacería. Lanús fue obligado a retroceder y, ahora sí, redujo sus alternativas a la contra.

Por primera vez en la noche había un dominador. El Rojo, que había desatado una tormenta, se sentía cómodo. Lanús la pasaba mal. A los nueve minutos Alan Franco pudo haber abierto el marcador con un cabezazo que Monetti detuvo a tiempo. Poco después una buena conexión de Meza desembocó en un pase por bajo a Fernández, quien, asfixiado por la marca de Román Martínez, remató como pudo. Con los minutos el partido se fue equilibrando. Todo iba camino a un empate.

Pero Acosta, a cuatro del final, desperdició un mano a mano increíble. Fue un anticipo: en la última jugada de la noche, el propio Acosta desató una contra, recibió una falta de Campaña adentro del área y Espinoza sancionó penal. Denis hizo el resto y dejó a Independiente, su ex club, con sabor a nada.

El 1-0 de Lanús (Denis, de penal)

Germán Denis: "los silbidos son entendibles"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas