Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gabriel Gruner: "Hoy hay un compromiso para lograr una mayor competitividad"

El CEO de Philips TV dice que la quita de las restricciones para importar insumos normalizó ese negocio y que los televisores mantienen sus precios

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Para Gabriel Gruner no todo tiempo pasado fue mejor. Al menos no para su negocio. Como CEO de Philips TV, afirma que al no estar ya las restricciones a la importación de insumos que existieron hasta hace dos años el mercado de los televisores en la Argentina hoy está "más normal". En ese escenario se despliegan todos los competidores globales, que tienen una presencia muy activa y hacen que no exista una brecha tecnológica entre lo que se puede comprar en el país y lo que se adquiere en el resto del mundo.

Foto: Hernán Zenteno

-¿Cómo está el negociode los televisores para Philips?

-A nosotros nos está yendo muy bien; al mercado, más o menos. El mercado de televisión en lo que va del año mostró que los televisores que se produjeron en Tierra del Fuego están un 10% abajo respecto de igual período del año pasado. Y el consumo, respecto del mismo período del año pasado, está un 8% arriba. ¿Cómo se explica esto? Hay menos stock. Entonces el mercado genuino de venta de los fabricantes hacia los retailers está vendiendo casi un 10% menos que el año pasado.

-¿A qué se debe que el consumo esté 8% arriba respectodel año pasado?

-El consumidor está comprando más que el año pasado porque el único bien de la economía que mantuvo los precios nominales fue el televisor. De hecho, los televisores cuestan en pesos lo mismo que el año pasado, con lo cual se puede decir que están un 20% más baratos que el año pasado respecto del resto de los bienes de la economía.

-Entonces el consumo, que está golpeado en general, en televisores no cayó...

-En el segmento televisión no. Uno de los principales motivos es que hubo un gran ajuste de los precios para abajo. En el fondo los costos obviamente subieron, vía inflación y vía devaluación, y la industria ajustó muchísimo sus márgenes para mantener la rueda viva, y lo mismo los comercios.

-Se están resintiendo las ganancias, entonces...

-Muchísimo. Porque es un negocio que necesita volumen, porque si no las pérdidas son todavía mayores. Entonces es un negocio muy relevante para el comercio (20% de los comercios de electrónica están concentradas en televisión). Claramente, los comercios y los fabricantes ponemos mucho esfuerzo promocional. Así y todo, los comercios compraron un poco menos que el año pasado.

-¿Y cómo está el mercado respecto de la época kirchneristaen que se fogoneaba el consumo?

-Marcado como un todo, 2017 es probable que termine con cerca de tres millones de unidades vendidas (en 2016 se vendieron 3,4 millones). En los períodos anteriores, especialmente al final, se daba una situación que era antinatural, porque en realidad tenías demanda insatisfecha porque no había dólares para abastecerte. Entonces los mercados no eran los que podían ser. Yo vendía muchos menos televisores que los que podía vender. Ésta era una realidad de la industria en 2014 y 2015. Las restricciones a la importación y la imposibilidad de conseguir dólares para pagar a los proveedores hicieron que los mercados no fueran lo que podían ser. En conclusión, se vendía lo mismo que se vende hoy, tres millones de televisores.

-¿Hoy el mercado es más sano?

-Actualmente, el mercado de los televisores es más normal. Esto se da por varios motivos: el principal es que hoy tenés todos los competidores globales en la Argentina, con presencia muy activa. Y después, al no tener las restricciones a la importación de insumos todos pueden producir lo que quieren producir y abastecer el mercado como lo quieren abastecer. Entonces, Philips Televisión tiene una posición en el mercado claramente muchísimo mejor que la del año pasado. Entonces, hoy tenés un mercado mucho más normalizado en lo que hace a oferta de producto.

-¿Cómo están las condiciones de producción en Tierra del Fuego?

-En televisión no cambió nada por lo que dice el marco regulatorio, que es la ley 19.640. Lo que sí se está haciendo es un trabajo fuerte para mejorar la competitividad del sector como un todo, y en eso estamos trabajando. Eso es lo que está pasando hoy, a diferencia de lo que pasaba hace dos años: hay un compromiso entre Estado, sindicatos y empresas para lograr mayor competitividad.

-¿Esa búsqueda implica despidos de trabajadores?

-Claramente, no. Es exactamente lo contrario. Esa búsqueda tiene un fin, que es darle sustentabilidad al régimen y garantizar el empleo.

-¿Philips tuvo despidos?

-No, al contrario. Nuestra nómina general hoy es más alta que la nómina que teníamos el año pasado. Justamente por esto que dije, que el caso particular de Philips Televisión era que estaba muy restringido en la producción que podía hacer; esas restricciones salieron y hoy ocupamos en el mercado una posición que es la posición justa del valor de nuestra marca; básicamente tenemos 20 puntos de mercado, cuando el año pasado no teníamos ni la mitad.

-¿Hace inversiones Philips,según lo que pide el Gobierno?

-Sí. La verdad es que pida o no pida el Gobierno el proceso productivo que tiene implícito producir un televisor en Tierra del Fuego exige muchas inversiones. Para que se entienda, los televisores que producimos son los mismos que se producen en el mundo. La tecnología tiene que ser la misma. Y para hacer eso, el mismo avance de la tecnología hace que yo tenga que invertir. En promedio, hemos venido invirtiendo unos dos millones de dólares por año. Esto lo venimos haciendo desde la época kirchnerista.

-¿Y cómo le explicaba a su casa matriz que tenía que invertiren un país con cepo, restricción a las importaciones y prohibición de girar divisas?

-Tanto los holandeses como los chinos entienden que hay problemas coyunturales y confían mucho en el management local. En general, poder ir cumpliendo lo que uno dice que va a hacer lleva a que tomen confianza para seguir invirtiendo en el país. Pero también hay una realidad: si decidís no invertir, implosionás.

-¿Y es conveniente produciren la Argentina hoy?

-Para el mercado local, sí es conveniente. Si vos dijeras voy a importar un televisor, como están las condiciones hoy, eso no te convendría. Por eso está muy fino el margen de ganancia, pero está en el límite del sí versus el no.

-¿Y al consumidor le conviene?

-Sí, claramente. Si yo importara un televisor hoy, se lo tendría que vender más caro al consumidor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas