Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El pasado de Jones Huala: de flogger a líder mapuche

Fernando lidera hoy la organización que reivindica la lucha armada para recuperar tierras en el sur del país, pero hace unos años formaba parte de la tribu urbana que dirigía Agustina "Cumbio" Rivero

Viernes 15 de septiembre de 2017 • 22:47
0

Fernando Jones Huala hoy lidera la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), una organización mapuche que reivindica con armas su pertenencia ancestral a un territorio arrebatado por el huinca (hombre blanco que daña). Pero ahora se conoció parte de su pasado, que poco coincide con su presente: fue flogger, la tribu urbana que fue furor en el país hace diez años.

Hermano de Facundo, detenido el 27 de junio en un control policial vehicular en Esquel, Chubut, porque tenía un pedido de captura internacional emitido por Interpol Chile, donde está acusado de incendiar un fundo, entre otros delitos, Fernando Jones Huala lideró el 1 de agosto la protesta en la ruta 40 en el Pu Lof de Resistencia que fue reprimida por la Gendarmería y que presuntamente fue la última vez que fue visto Santiago Maldonado, desaparecido desde entonces.

Un día antes, el 31 de julio, el ex flogger había sido detenido junto a dos compañeras de la RAM. Tenía en su poder un "manual de Guerra", un cuchillo y un papel con indicaciones: una era dar un "golpe de prensa".

"Este trabajo que estamos llevando los jóvenes es el legado de la palabra mapuche, es la experiencia que vivieron los antepasados, es el conocimiento y la sabiduría que no se debe perder. Nosotros estamos trabajando para que no se pierda ese legado milenario de los mapuches", dice hoy Fernando Jones Huala.

Sin embargo, hace unos años, sus intereses eran diferentes: participaba de las juntadas flogger en el Abasto y era activo en las redes sociales, principio básico de la tribu urbana que lideraba Agustina "Cumbio" Rivero.

La tribu urbana fue furor en el país durante 2007 y 2010. El lugar de encuentro elegido en la ciudad de Buenos Aires era el shopping Abasto y sus inmediaciones: a partir de determinada hora era imposible transitar la zona sin encontrarse con adolescentes vestidos con colores flúo, pelo lacio con raya al costado y zapatillas de una marca en particular. Todo sin distinción de género.

Foto: Twitter
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas