Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Investigan la entradera sufrida por Pérez Esquivel en su vivienda

El premio Nobel de la Paz fue maniatado junto a su esposa y su nieto por delincuentes que se llevaron incluso las condecoraciones recibidas en el exterior

Sábado 16 de septiembre de 2017
0

El premio Nobel de la Paz y presidente de la Comisión Provincial de la Memoria, Adolfo Pérez Esquivel, sufrió una entradera en su casa ubicada en el partido bonaerense de San Isidro. El dirigente de organizaciones de Derechos Humanos sufrió el robo de dinero y pertenencias con fuerte valor sentimental, como sus condecoraciones otorgadas por diversos países, cuando tres ladrones irrumpieron anteayer en su vivienda.

Pérez Esquivel no descartó que se tratase de "un mensaje" por su actividad social y política, aunque fuentes vinculadas con la investigación siguen líneas más vinculadas con la acción de delincuentes comunes que merodeaban el barrio en procura de una oportunidad.

Pérez Esquivel sospecha de los motivos del asalto
Pérez Esquivel sospecha de los motivos del asalto. Foto: DyN

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, y el jefe de la Policía de Buenos Aires, comisario Fabián Perroni, se comunicaron con Pérez Esquivel tras ser notificados del asalto sufrido por uno de los principales referentes argentinos en la defensa de los Derechos Humanos. Los funcionarios prometieron poner el mayor énfasis en la búsqueda de los ladrones.

Y se asignó una custodia policial a la vivienda de Pérez Esquivel.

"No hicieron referencia a quién era yo, pero ellos (por los delincuentes) veían los objetos que tenían mi nombre. Hasta revisaron los pasaportes, que dejaron tirados en el piso", comentó Pérez Esquivel.

"Aquí uno se da cuenta de que estamos muy indefensos. Estamos como querellantes en la causa (por la desaparición de Santiago) Maldonado, está el tema de Malvinas también. Puede ser", afirmó Pérez Esquivel al ser consultado en radio Rivadavia si el robo podía tratarse de un "mensaje" por su actividad cotidiana.

El robo fue cometido el jueves pasado, poco después de las 15.30, en una casa de la calle Héroes de Malvinas al 300 , en San Isidro. Fuentes policiales informaron que cuando el nieto de Pérez Esquivel, de 18 años, salió a la calle para sacar la basura fue sorprendido por dos asaltantes que lo obligaron a ingresar en la vivienda, y esperaron la llegada de sus abuelos, mientras que un tercero se quedó en la calle como "campana".

Tras permanecer unos 45 minutos en la casa -donde maniataron a las tres víctimas- los ladrones escaparon llevándose unos 4500 dólares, 3000 euros y 3000 pesos, además de las condecoraciones recibidas por Pérez Esquivel en la larga actividad de dirigente social, quien en 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz.

"No hicieron referencia a quién era yo, pero ellos veían los objetos que tenían en mi nombre y hasta revisaron los pasaportes, que dejaron tirados en el piso"""
Adolfo Pérez Esquivel

En la cuenta de Facebook "Prensa Pérez Esquivel" confirmaron que los delincuentes "estaban esperando afuera del domicilio y cuando uno de los nietos de Adolfo abrió la puerta ingresaron a la vivienda por la fuerza".

Y se agregó: "Ninguno de los tres (por Pérez Esquivel, su esposa y su nieto) fue golpeado y se encuentran bien, pero fueron atados mientras se llevó a cabo el robo durante aproximadamente 45 minutos. Se llevaron dinero y diversos objetos de valor. Estaban bien organizados, no eran principiantes".

Además, se destacó que "no es normal que Adolfo y su familia sufran robos domiciliarios, pero en el lapso de los últimos 12 meses sufrieron el robo de la casa de Miramar y ahora el de la vivienda en San Isidro", por lo que "no parecen casualidades".

En el comunicado se indicó: "Exigimos a las autoridades provinciales del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo que investiguen lo ocurrido para evitar que vuelva a suceder. Esperamos que esto se pueda esclarecer lo más rápido posible".

Pérez Esquivel sostuvo que su vivienda "estaba marcada" ya que el día anterior una mujer quiso entrar con la excusa de que iba a comprar una mesa pero que, supuestamente, se había equivocado de dirección, según consignó DyN.

Según detalló el dirigente, los delincuentes sorprendieron a su nieto cuando salía del lugar, lo encerraron y esperaron a que llegara él con su esposa para perpetrar el robo.

"Lo más serio es que se llevaron muchas condecoraciones y cosas de muchos países", lamentó Pérez Esquivel, quien además destacó que los ladrones "era gente con un hablar bastante educado y muy firmes".

"Estábamos totalmente indefensos. Lo que más me importaba era que no le hiciesen daño a la familia. Decían que tenían armas, pero no las exhibieron. Actuaron con guantes, con mucha precisión. Fue un operativo muy bien organizado", añadió.

Pérez Esquivel contó que tras el robo se comunicó con Ritondo y que se decidió asignar una custodia en su domicilio: "Esto está en la fiscalía. Ayer (por anteayer) habló el ministro Ritondo y vamos a ver si los pueden localizar, por lo menos para recuperar algunas cosas".

Recordó el anterior robo en su casa de Miramar, que "fue saqueada".

"Uno ve que estamos en un estado de indefensión -insistió-. Está lo de Maldonado, está lo de las Malvinas, hay muchas cosas, estamos en una tensión muy fuerte en el país, y nosotros lógicamente estamos participando".

Un robo que generó inquietud

A partir de análisis de cámaras de seguridad, los investigadores esperaban obtener algunas pistas sobre los ladrones que asaltaron a Adolfo Pérez Esquivel. Especialmente, se intentaba determinar si los delincuentes se movilizaron por la zona en procura de alguna víctima o si bien buscaron directamente irrumpir en el hogar del presidente de la Comisión Provincial de la Memoria.

Pérez Esquivel comentó que un día antes había ocurrido en su vivienda un suceso anormal, cuando una mujer intentó ingresar en la casa y al ser sorprendida manifestó que había cometido un error.

El referente de la lucha por los Derechos Humanos indicó que los ladrones fueron "muy profesionales" y que usaron guantes, por lo que no habrían dejado al menos huellas dactilares. Los asaltantes no mostraron armas y apelaron a las amenazas físicas.

En los últimos doce meses, Pérez Esquivel sufrió otro robo en una de sus propiedades al ser desvalijada su casa de veraneo ubicada en el balneario bonaerense de Miramar. En ese caso el robo ocurrió cuando la vivienda estaba desocupada y los ladrones se llevaron "hasta los inodoros", según detalló el Premio Nobel de la Paz.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas