Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más fondos para deudas y gasto social y menos subsidios en 2018

Son algunos de los puntos centrales del presupuesto que presentó ayer Dujovne; no se prevé una merma de la presión tributaria; la oposición anticipó críticas al proyecto, que se empieza a debatir el martes

Sábado 16 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Dujovne en la cámara de Diputados; hizo una breve presentación del presupuesto
Dujovne en la cámara de Diputados; hizo una breve presentación del presupuesto. Foto: DyN / Javier Brusco

El proyecto de ley de presupuesto de 2018 que el gobierno de Mauricio Macri envió ayer al Congreso mantiene a rajatabla la premisa del gradualismo. Para afrontar el déficit fiscal, el Poder Ejecutivo aumentará el endeudamiento en casi 63.000 millones de pesos -lo que representa una suba del 28,2 por ciento respecto de este año-; al mismo tiempo, desacelerará levemente el ritmo del gasto público a excepción del gasto social, que subirá un 21% con relación a 2017.

La deuda pública es el rubro que más aumenta en el presupuesto 2018. Se destinará un total de $ 285.000 millones, con lo que trepará del 28,5% al 31% del PBI. Según el Gobierno, el nivel de endeudamiento se mantiene bajo respecto de otros países de la región y reivindica esta herramienta como la más adecuada para financiar el déficit y bajar el índice de inflación, que para el año próximo estima en el 15,7% promedio. Un dato llamativo sobre la inflación es que, según se revela en el texto del proyecto, este año finalizará con una suba del 24,5%, lejos de las previsiones oficiales originales.

En cuanto a las restantes pautas macroeconómicas, el Gobierno estima para el año próximo un crecimiento de la economía del 3,5%, una suba de la inversión que se ubicaría en el 17,1% del PBI, un aumento en las exportaciones (5,6%) y de las importaciones (6,8%). Además, se prevé un valor promedio de 19,3 pesos por dólar. Respecto del déficit primario, la Casa Rosada mantiene sus metas: prevé bajarlo del actual 4,2% al 3,2% del PBI ($ 395,6 mil millones) en 2018. El déficit financiero (que incluye el pago de la deuda) trepará al 5,5% ($ 681.000 millones).

"Nuestro gran objetivo en 2018 es reducir el déficit para tener cuentas públicas sostenibles; resolver las deudas de infraestructura y sociales heredadas y converger hacia un sistema tributario más simple, eficiente y equitativo", enfatizó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Presión tributaria

De la iniciativa del Gobierno surge además que la pauta de ingresos prácticamente no se modificará el año próximo. En efecto, la actual estructura de impuestos se mantiene incólume, lo que revela que la tan mentada reforma tributaria que anticipó el Gobierno no se refleja en las proyecciones presupuestarias del año que viene. Es más: la presión tributaria (la Argentina tiene una de las más altas del mundo) se mantiene casi inalterable, pues para 2018 se prevé una baja de apenas el 0,2% del PBI respecto de 2017.

En cuanto al gasto primario, se estima una suba del 14,8% en promedio respecto de este año -en línea con la inflación-. Será de 2,5 billones de pesos, lo que representará el 20,2% del PBI (un punto menos que en 2017). Dentro de las pautas de gastos, hay subas y bajas. Entre las bajas figuran los subsidios energéticos, que el año próximo se reducirán en un 18,7% con relación a 2017, lo que significará un ahorro de unos $ 28.600 millones. Esto significa que continuará en 2018 la política de ajuste de las tarifas eléctricas y de gas.

Entre las subas, cabe destacar el gasto social y la inversión en infraestructura. En lo que respecta a los servicios sociales, el alza será en promedio del 21%, siendo los más representativos el de educación (22,3%), seguridad social y promoción y asistencia social (21,7% respectivamente). En tanto, el gasto total en infraestructura pública será de $ 435.000 millones, merced al aporte de capital privado por medio de los proyectos de participación público-privada (PPP). De esta manera, este gasto trepará del 2,6% al 3,5% del PBI en 2018.

En lo que no habrá ahorro es en la administración gubernamental: el gasto allí se mantiene casi igual al de este año (la suba será del 0,9%) y, según se desprende del texto enviado ayer al Congreso, no se prevé eliminación ni fusión de ministerios.

La discusión del proyecto comenzará el martes próximo en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, que preside Luciano Laspina (Cambiemos). Ese día asistirán el ministro Dujovne y su par de Finanzas, Nicolás Caputo, para ofrecer detalles del texto.

Se espera un intenso debate.El diputado del FPV-PJ y ex ministro de Economía del kirchnerismo Axel Kicillof cuestionó el alto nivel de endeudamiento que prevé el Gobierno. "El proyecto profundiza una política que no atiende el empleo ni a los sectores más vulnerables", dijo.

Desde el Bloque Justicialista, el diputado Diego Bossio consideró que "no ve posible" la meta de inflación estimada por el Banco Central "entre el 10% y 12% anual".

Desde el Frente Renovador, el diputado Marco Lavagna sostuvo que observa un presupuesto "optimista", aunque advirtió sobre los riesgos de mantener en alza el nivel de endeudamiento.

Las claves del presupuesto que sostiene el gradualismo

Entre las principales previsiones, una marcada desaceleración de la inflación, un alza del gasto social y la reducción de los subsidios destinados a la energía

19,3

Dólar

Es el valor promedio de la moneda estadounidense previsto para el año que viene

-0,2

Impuestos

Es el porcentaje que cederá la presión tributaria, casi en el mismo nivel que este año

3,5%

PBI

Es lo que prevé el Gobierno que crezca el producto bruto interno durante 2018

-18,7

Subsidios

Es el porcentaje de subsidios a la energía que reducirá el Gobierno con la suba de tarifas

28,2

Deuda

Es el porcentaje de lo que subirán las partidas para el pago de deuda. Es el rubro que más crece

21

Gasto social

Es el alza principal, repartida entre asistencia social, educación y seguridad social.

15,7%

Inflación

El proyecto estipula ese promedio, mientras que este año finalizará con un 24,5%, sobre lo esperado

2,5

Gasto total

Son los billones de pesos del gasto total, un 20,2% del PBI. Se reducirá un punto respecto de 2017

Del editor: qué significa. El Gobierno ratifica su opción por el gradualismo: reducción suave del déficit financiado con deuda. El modelo cierra sólo como una transición

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas