Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otra dosis de gradualismo y un mensaje al mercado

El proyecto apunta a sostener la recuperación de la economía

Sábado 16 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El proyecto de presupuesto 2018 deja a la vista un esfuerzo del Gobierno por sostener la recuperación de la economía que, a la vez, le permita ganar espacio para proseguir con una serie de reformas que aseguren el despegue por varios años.

Prueba de ello son los aumentos reales, que irán de 2 a 6 puntos según resulte la tasa de inflación, previstos en prestaciones sociales ($ 76 de cada $ 100 que gaste el Estado Nacional tendrán ese destino) y en los gastos de capital, lo que implica un intento por "mantener el nivel que alcanzó la obra pública, algo inusual para un año en que no habrá elecciones, aunque en parte financiado por participaciones privadas", según valora Jorge Neyro, economista de la consultora ACM.

El documento, entre sus considerandos, también incluye una serie de mensajes que apuntan a disipar las dudas que los grandes inversores puedan tener sobre la viabilidad de este modelo. Incluso contiene menciones que asemejan ser una réplica a las observaciones que planteó en su momento MSCI (la organización que consulta a operadores y que en junio rechazó una posible recategorización del mercado local de "fronterizo" a "emergente") por dudas sobre la sustentabilidad de las reformas encaradas por la administración Macri.

Esto muestra un reconocimiento de la necesidad de mantener y mejorar el acceso al mercado global de capitales para financiar la transición hacia niveles de déficit muy inferiores, que disipen el riesgo de recaer en una crisis si las condiciones financieras internacionales se volvieran mucho más hostiles. Después de todo, el déficit total consolidado promedia desde hace dos años 8 puntos del PBI, un nivel que en los tiempos en el que el dinero era caro en el mundo, y no abundante y barato como lo fue en los últimos años, disparaba una crisis.

La tarea de convencimento que intenta al respecto "resulta evidente en el excesivo énfasis que el documento incluye en afirmaciones tales como «cumplimos la meta», «bajamos el gasto público». Tiene lógica: en un entorno donde se necesitarán colocar al menos otros US$ 40.000 millones anuales por lo que resta del ciclo político actual, dar señales de credibilidad a los mercados no es algo trivial", aporta Juan Ignacio Fernández, de Oikos Buenos Aires.

En ese sentido apunta también la reducción del 6,1% al 5,5% en relación al PBI proyectada en el déficit financiero, pese a que el peso de la deuda pública neta crecerá del 28,5 al 31,1% y su gasto de mantención sube del 1,76 a casi 2% el año entrante.

"Lo que observo es un intento por convencer de que la apuesta que el Gobierno hace por el gradualismo es sustentable. Y tiene chances en este sentido por que las metas macro que fija son consistentes", coincide María Castiglioni, del Estudio Tiscornia, Castiglioni y Asociados,

Buena parte de ese esfuerzo está basado en una proyección de alza en los ingresos (19%) superior en algo más de 4 puntos a la de los gastos (14,8%), algo que sólo sería posible si realmente aparecen los $ 25.000 millones que planea como ingreso extraordinario el fisco por la aplicación de un revalúo de activos que se plantea como complementario para recuperar el beneficio del ajuste de balances por inflación (suspendido desde 1991) pero que en los hechos actúa como un nuevo impuesto aunque de carácter extraordinario.

A su vez, el menor incremento de los gastos se apoya en un nuevo recorte a los subsidios energéticos (se prevén erogaciones 22% menores que en 2017, lo que supone otra ronda de aumentos) que esta vez volverá a incluir al transporte público, tras el descanso de 2017. El mayor impacto presumiblemente recaerá sobre la zona metropolitana, que enfrentaría alzas en los boletos que "por la magnitud del ajuste proyectado, tranquilamente podrían rondar el 40%". estimó Castiglioni.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas