Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Corrupción underwear

Domingo 17 de septiembre de 2017
0

"Enfrente, unas monjitas tiran bolsos con plata y nosotros discutimos por calzoncillos"

(De José "Pepe" Mujica.)

Hablemos de dimensiones. Un metro cuadrado en Recoleta y otro en La Matanza cuestan distinto, pero miden lo mismo. ¿Adónde vamos con esto? Directamente, a la frase del ex presidente de Uruguay José "Pepe" Mujica en defensa del renunciante vicepresidente de ese país Raúl Sendic, acusado de haber usado en beneficio propio tarjetas de la petrolera estatal uruguaya. El hombre no pudo explicar gastos en aviones, hoteles y joyas. Según Mujica, eso es apenas un vuelto comparado con los US$ 16 millones encontrados en el departamento de un ex ministro del presidente Temer o los casi US$ 9 millones que José López, nuestro Pepito, tiró a un convento con la esperanza de que fuera Whoopi Goldberg en Cambio de hábito quien los escondiera y no tres monjitas averiadas que no podían ni arrastrarlos.

Según Mujica, unos "calzoncillos" comprados con dinero del erario -aunque estén bordados en oro- no pueden ser considerados un acto de corrupción. A propósito, Sendic venía medio vapuleado por haber declarado un título universitario que no tiene y por haber dejado un déficit millonario en su paso por Ancap. Pero volvamos al calzoncillo. ¿Estará el Pepe oriental avalando la corrupción underwear?

Si lo de Sendic es un paño menor en el placard del robo a cuatro manos, ¿será una musculosa la condena a 18 meses de prisión para el ex presidente de Perú Ollanta Humala y su esposa, acusados de haber recibido coimas de parte de Odebrecht? ¿Y los nueve años impuestos a Lula por el mismo caso de la constructora brasileña representarán una remera de manga corta o larga?

Tal vez, en ese ropero, la destitución de Fernando Collor de Mello, en Brasil, en 1992,equivalga a un par de zapatos, ya que fue quien dio los primeros pasos al inaugurar la lista de mandatarios latinoamericanos destituidos. Y no sería raro que el primer traje a medida lleve en el orillo el nombre de Alberto Fujimori, otro ex presidente peruano, con condenas por corrupción, secuestros, asesinatos y compra de congresistas.

Con Odebrecht, Panamá Papers, Skanska, Ciccone, Hotesur y Los Sauces, podríamos llenarles un vestidor a nuestros hermanos latinoamericanos. Y, si como dice el valijero Fariña, Néstor y Cristina se robaron un PBI entero, vamos a tener que salir a comprar tierras fiscales para agrandar el ropero. Es que aunque ese metro siempre mide lo mismo, acá se lo consigue a precio vil.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas