Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maniatada: la ONU busca volver a ganar peso para afrontar las crisis internacionales

La falta de resolución de varios conflictos, como la guerra siria, el desafío nuclear norcoreano y la violencia en Myanmar, genera escepticismo sobre el poder de acción del organismo

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- En 2016, un día después de Navidad, Donald Trump soltó en Twitter su frustración contra las Naciones Unidas. Tenía un gran potencial, dijo, pero era "sólo un club para que las personas se junten, hablen y la pasen bien".

Con una inusual rapidez de reflejos, el organismo publicó apenas unos minutos después, también en la red social, una lista: "Diez maneras en que la ONU hace una diferencia en la vida de millones todos los días". Al tope: proveer alimentos a 80 millones de personas en 80 países, vacunas para el 40% de los chicos del planeta -que ayudan a salvar tres millones de vidas por año- y protección y asistencia a casi 60 millones de personas que escapan de "guerra, hambruna y persecución".

Desde pasado mañana, Trump, un presidente de instintos nacionalistas, se unirá por primera vez a otros líderes en Nueva York para el tradicional debate al inicio del 72º período de sesiones de la Asamblea General, el órgano más democrático y universal del orden global, donde 193 países tienen voz y voto. Pero ante crisis y conflictos irresueltos desparramados por el mundo, una pregunta añeja encerrada en el azote tuitero de Trump sobrevolará otra vez ese encuentro: ¿para qué sirve la ONU?

Foto: LA NACION

Por momentos, parece atada de manos. Siria lleva más de siete años en guerra civil. El presidente Bashar al-Assad utilizó armas químicas y sigue en el poder. El dictador norcoreano Kim Jong-un responde a las sanciones del Consejo de Seguridad con misiles. En Myanmar, unos 400.000 miembros de la etnia rohingya huyeron del país en el último mes por una "limpieza étnica de manual", una catástrofe que, ya en diciembre del año anterior, 11 galardonados con el Premio Nobel de la Paz dijeron que tenía "todas las características de las recientes tragedias del pasado, como Ruanda, Darfur, Bosnia y Kosovo".

Esa realidad dista de un mandato inequívoco. La primera oración del primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas dice que su propósito es "mantener la paz y la seguridad internacional". Unas líneas más abajo dice: "Promover y alentar el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales".

Expertos y diplomáticos que han trabajado en las Naciones Unidas reconocen sus defectos, pero defienden su relevancia. Dicen que el mundo estaría mucho peor si no existiera y que tiene mala prensa: se sabe poco de lo bueno que hace y mucho de lo malo y se le achacan fallas que son fallas de sus miembros. Ante todo, recuerdan que es el único foro donde todos los países se reúnen, debaten e intentan buscar soluciones a los problemas globales.

"Preguntá en Indonesia dónde estarían después del tsunami [de 2004] sin la ONU", resumió a LA NACION un diplomático de un país de América latina que trabajó años en la sede del organismo en Nueva York.

Una de las causas de la parálisis que a veces domina a la ONU está en el Consejo de Seguridad, el cuerpo más poderoso del organismo, que "refleja un mundo que no es el actual", en las palabras de otro diplomático latinoamericano. Allí, cualquiera de los cinco países que ganaron la Segunda Guerra Mundial -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China- puede frenar lo que quiera con su poder de veto.

"Es injusto decir que las Naciones Unidas son irrelevantes porque no pueden manejar Siria o porque las sanciones a Corea del Norte no son lo suficientemente fuertes, porque el Consejo de Seguridad fue creado para ser frustrante", dijo Stewart Patrick, del Consejo de Relaciones Exteriores. "La ONU nunca resolverá algunos problemas", apuntó.

Fallas

Richard Gowan, investigador del Centro de Cooperación Internacional de la Universidad Nueva York, coincidió al afirmar que la ONU falla porque se le piden cosas imposibles. Pero, así y todo, defendió, por ejemplo, las concesiones que hicieron Estados Unidos, Rusia y China para imponer sanciones al régimen de Corea del Norte: prefiere eso a una guerra nuclear, señaló.

"Las Naciones Unidas han pasado siete décadas decepcionando al mundo", afirmó Gowan. "Nunca consiguieron alcanzar realmente los sueños de la Carta. Comenzaron a tener un desempeño inferior al esperado casi inmediatamente después de su creación. Hubo un gran momento de esperanza justo después de la Guerra Fría, en los años 90, pero terminó horriblemente con los fracasos en Bosnia y Ruanda. No creo que una organización de este tipo, basada en la cooperación y las concesiones, que rara vez tiene los recursos que necesita, vaya a lograr la promesa de la Carta. Tenemos que ser realistas. Pero la ONU es, a veces, la opción menos mala para hacer frente a algunas crisis", concluyó.

Entre esas decepciones, dos logros: la ONU ensambló el acuerdo climático de París (insuficiente, según expertos) y contuvo el último brote del ébola que empezó en África (luego de una reacción tardía). Pero sus misiones de mantenimiento de la paz, destinadas a ayudar a países desgarrados por conflictos a crear "las condiciones para una paz duradera", han tenido resultados mixtos. Los cascos azules han quedado manchados por escándalos de abusos sexuales, "un cáncer en nuestro sistema", según palabras de Ban Ki-moon, ex secretario general del organismo (2007-2016). En varios países, mujeres crían hijos de soldados enviados para protegerlas. La ONU los llamó "bebes pacificadores".

António Guterres, el actual secretario general, prometió un organismo más ágil y menos burocrático. Muchos miran su gestión con esperanza: es un político carismático, experimentado y conocedor del sistema. Él mismo se encargó de moderar las expectativas apenas asumió, en una carta a los empleados: "Creo que es útil decir que no hay milagros y estoy seguro de que yo no soy un hacedor de milagros".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas