Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Papeles personales: archivos que reconstruyen una vida

La Biblioteca Nacional conserva y restaura materiales privados; de Pepe Eliaschev a María Elena Walsh

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
"Boedo contra Florida": un manuscrito del archivo de Claridad
"Boedo contra Florida": un manuscrito del archivo de Claridad. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

Entre los servicios que ofrece la Biblioteca Nacional a los usuarios e investigadores, como la sala del Tesoro, la hemeroteca, la consulta de fotos, audios y mapas, la sección para no videntes y los centros de documentación, además de miles de libros, está el Departamento de Archivos.

Creado hace once años, concentra materiales de origen privado que llegan por donaciones. Papeles personales, libretas de trabajo, documentos, cartas, fotografías, recortes periodísticos, ediciones especiales, manuscritos: todo esto y más, ordenado en innumerables cajas y carpetas que respetan la clasificación del archivo original. Los cerca de 80 fondos del acervo pertenecieron a figuras ligadas a la política, la economía, la cultura y el arte, en su mayor parte, del siglo XX.

En lo que va de 2017, el Archivo recibió varios lotes que están por estos días en distintas etapas de catalogación: la colección más reciente, que llegó a la Biblioteca el viernes 8 de este mes, permite reconstruir la historia y el catálogo de la Editorial Claridad, que tuvo como director de su revista Claridad, de arte, crítica y letras, a Antonio Zamora y como secretarios a Leónidas Barletta y César Tiempo.

El archivo personal de Pepe Eliaschev también es una adquisición reciente. Lo donó la viuda del periodista, Victoria Verlichak. La particularidad del caso es que el material (guardado ahora en 91 cajas) da cuenta, además del valioso trabajo de cuatro décadas en los principales medios del país, del carácter minucioso y obsesivo de Pepe. A diferencia de otros legados, que llegan en estado delicado por malas condiciones de conservación y completamente desordenados, la colección Eliaschev está impecable. Por ahora en proceso de inventario, su prolijidad y organización facilitan la tarea del equipo encargado de la catalogación.

Sellos y originales hallados en un depósito desordenado
Sellos y originales hallados en un depósito desordenado. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

Dirigido por Ana Guerra, responsable del departamento, el Archivo de la BN recibe materiales como los ya mencionados, pero también rastrea siguiendo las huellas de colecciones valiosas. Uno de los encargados de las pesquisas es el escritor Leopoldo Brizuela, que se sumó al equipo hace un año y medio aproximadamente. Por él llegaron, por ejemplo, un conjunto de cartas de María Elena Walsh y entrevistas inéditas a colaboradores y amigos de la autora. "Estamos en pleno rastreo de otros materiales para enriquecer la colección", contó Brizuela a LA NACION. Por el momento, la carpeta de María Elena también incluye el libreto de Doña Disparate y Bambuco (de 1963), con correcciones, anotaciones al margen y dibujos manuscritos de la autora, que fue donado por Daniel Mallo, y un archivo personal sobre Walsh del poeta y amigo Antonio Requeni.

Grandes hallazgos

Otras adquisiciones que se suman al acervo del Archivo provienen del trabajo del equipo de investigadores de la BN que estudian temas específicos y plantean hipótesis que guían las búsquedas.

Es el caso del archivo de Editorial Claridad, que se encontró en un depósito perteneciente a los dueños actuales del sello. Vera de la Fuente, responsable de la atención a los usuarios, se contactó con Ana María Cabanellas, propietaria del fondo editorial de Claridad. Se rescataron 40 cajas del depósito, que se están limpiando e inventariando. Por ahora, allí aparecieron contratos con escritores como Álvaro Yunque, documentación legal y contable, fotografías, originales de logos y pruebas de imprenta y gran cantidad de páginas, ya amarillentas, de algo que podría ser una enciclopedia.

Entre los tesoros que se incorporaron recientemente figura, también, el archivo personal del novelista y traductor Abelardo Arias, uno de los fundadores de la editorial Tirso, el primer sello de temática gay del país. Incluye manuscritos, diarios personales, correspondencia, fotografías, cerca de 500 postales de ciudades, suveniresde diferentes viajes, acreditaciones. "Fue donado por el artista Anteo Silvio Savi, quien también legó a la Biblioteca Nacional la colección completa de los libros de Tirso. El archivo se enriqueció con el espléndido material fotográfico de Arias, célebre cronista de viajes, y una colección de diapositivas que empleaba Arias en sus clases donada por Martín Andicoechea", dijo Brizuela. Una curiosidad que sorprendió al rastreador de materiales: el cuaderno de primer grado del editor, fechado en 1920, con una caligrafía estilizada y prolija.

Documentación y credenciales de John William Cooke
Documentación y credenciales de John William Cooke. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

Otro lote valioso es el que perteneció a Alberto Girri. Incluye documentos personales, correspondencia con Victoria Ocampo, Manuel Mujica Lainez, Ernesto Sabato y María Elena Walsh, originales mecanografiados con correcciones a mano, manuscritos, cuadernos de notas, carpetas de recortes y varios libros del poeta encuadernados en tela. La Biblioteca prepara una muestra para exhibir este material al público a partir de noviembre.

Luisa Valenzuela donó el archivo personal de su madre, la escritora Luisa Mercedes Levinson. Hay originales, cuadernos, agendas, carpetas de recortes periodísticos y la primera edición de La hermana de Eloísa, escrito en colaboración con Jorge Luis Borges. También, textos firmados con el seudónimo de "Lisa Lenson": cuentos, novelas y hasta un consultorio sentimental que fueron publicados en revistas femeninas, un material prácticamente desconocido en la actualidad.

Del escritor y periodista Juan José Manauta hay correspondencia, manuscritos, fotografías, cuadernos de notas, recortes y publicaciones periodísticas de su autoría. Y de Oscar Hermes Villordo, cartas, documentos personales, fotos y originales mecanografiados. Gracias a otras donaciones, la colección se enriqueció con una obra de teatro inédita, el manuscrito de la novela Consultorio sentimental y diarios íntimos (escritos en tres cuadernos).

Por último (aunque habría mucho más para contar), hay dos colecciones que se abrirán a la consulta pública en octubre: los papeles personales de John William Cooke y su pareja, Alicia Eguren, y el archivo profesional y privado de Aldo Ferrer. En ambos casos, el material conservado en la BN permite reconstruir sus vidas y trayectorias políticas y profesionales.

Para consultar el acervo, los interesados se pueden comunicar a archivosycolecciones@bn.gov.ar . La atención al público es de lunes a viernes, de 10 a 17, con cita previa.

Los libros de Bioy y Silvina

Diez lotes de 33 cajas cada uno, con un total de 17.000 ejemplares, donde confluyen varias bibliotecas (la de Adolfo Bioy Domecq y Martha Casares Lynch, la del matrimonio de Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo, y la de Jorge Luis Borges): el martes la BN anunciará la firma del traspaso de ese valioso acervo, donado a la institución por aportantes privados.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas