Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ganar en 14 distritos, la meta que se fijó el Gobierno

Cambiemos apunta a revertir el resultado en Buenos Aires, Santa Fe, Chubut y Tierra del Fuego, y subir 5 puntos en todo el país

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Ganar en 14 distritos, la meta que se fijó el Gobierno
Ganar en 14 distritos, la meta que se fijó el Gobierno. Foto: Archivo

Cambiar derrota por victoria en Buenos Aires, Santa Fe, Tierra del Fuego y Chubut. Ratificar el triunfo y ampliar la diferencia en distritos como la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Cruz, La Pampa, Jujuy, Corrientes, Neuquén, Entre Ríos y San Luis. Achicar diferencias y perder por menos en Misiones, Formosa, La Rioja, San Juan y Tucumán.

La mesa chica que rodea al presidente Mauricio Macri vislumbra un escenario casi ideal para las elecciones de octubre, si se mantienen los números y las encuestas de hoy.

"Estamos sorprendidos, mucho mejor de lo que esperábamos. El cambio en la sociedad es muy profundo", resumió a LA NACION uno de los responsables de la campaña nacional de Cambiemos, subido -como casi todos dentro y fuera de la Casa Rosada- a una ola de optimismo basada en los sondeos que, aseguran, quedarán plasmados en los hechos el próximo 22 de octubre.

Llevar de 10 a 14 la cantidad de distritos donde cantó victoria, y subir cinco puntos "en todos lados" es el objetivo "más que factible" que se propusieron los responsables de la campaña nacional, con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a la cabeza. Fue ese el objetivo conversado en la reunión de Parque Norte y, también, el del timbreo "de gestión", que precederá a los "de campaña", el último mes antes de las elecciones legislativas.

Será, al decir, de los responsables, "una campaña corta, nada espectacular", porque "los que tienen que remontar son ellos, no nosotros", afirmaron en Cambiemos, en referencia a Cristina Kirchner y otros opositores. El foco principal estará en las provincias grandes y en las ocho donde se eligen senadores nacionales.

En la provincia de Buenos Aires habrá especial énfasis en "cuidar lo propio" y sumar votos del massismo en distritos clave como la Matanza, donde la diferencia que sacaron Cristina Kirchner y la intendenta Verónica Magario superó los 20 puntos.

Está confirmado que el Presidente estará en centros urbanos como Mar del Plata y Bahía Blanca, aunque la totalidad de su agenda no está definida. Tampoco la de María Eugenia Vidal, que se centraría más en el conurbano, afirmaron en el comité de campaña.

En Santa Fe, los dirigentes de Cambiemos también creen haber recibido un golpe de suerte. "Que haya ganado [Agustín] Rossi es una bendición, está tan pegado a Cristina que la gente se va a asustar", afirmó otro importante responsable de campaña. Para ellos, muchos votos irán allí a Cambiemos y no al socialismo, que con el gobernador Miguel Lifschitz y su antecesor Antonio Bonfatti pondrán toda la carne en el asador para revertir su magro tercer puesto en las elecciones santafecinas.

La confianza en que la "ola positiva", asociada a una mejora de la economía, los favorecerá en las urnas es tal, que en Cambiemos creen que habrá triunfos también en Tierra del Fuego -donde gobierna el PJ de Rosana Bertone- y en Chubut, territorio que maneja Mario Das Neves. De los nueve triunfos en las PASO hay dudas sobre si podrá repetirse en Neuquén, "porque el Movimiento Popular Neuquino se durmió y ahora jugará con todo su aparato", analizan en la Casa Rosada.

A pesar del optimismo, hay mucha mesura a la hora de las declaraciones. "Estamos contentos porque la mayoría de los argentinos nos acompañó en las PASO. Y tenemos el desafío de transmitir el mensaje del cambio a quienes no nos acompañaron en agosto", afirmó a LA NACION el presidente del Consejo Nacional de Pro, Humberto Schiavoni. Habrá, como en agosto, una campaña "nacionalizada", con el presidente Mauricio Macri en spots, afiches y recorridos. Otras figuras que tendrán preponderancia, como ocurrió en la previa a las PASO, serán Vidal en territorio bonaerense, y Elisa Carrió y Horacio Rodríguez Larreta, en la ciudad de Buenos Aires.

¿Y la pelea contra pesos pesados provinciales, como los hermanos Rodríguez Saá en San Luis, Carlos Verna en La Pampa y Gildo Insfrán en Formosa? "No vamos a confrontar con los gobernadores que nos ataquen. Nuestra pelea es contra el pasado, la resignación, el fracaso", definen en Balcarce 50 con lógica Pro y confianza casi ilimitada.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas