Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Senado: se reactivó la interna peronista por el control del bloque

Cristina envió señales hostiles después de que Pichetto y Urtubey hablaran de ruptura con el sector de la ex presidenta

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Senado: se reactivó la interna peronista por el control del bloque
Senado: se reactivó la interna peronista por el control del bloque. Foto: DYN

La guerra está declarada, sólo falta que comiencen las acciones en el frente de batalla. La interna peronista en el Senado quedó al rojo vivo, luego de que el jefe de la bancada, Miguel Pichetto (Río Negro) -después seguido por su colega Rodolfo Urtubey- dijera que le cerrará la puerta a las pretensiones de Cristina Kirchner de ingresar al bloque cuando retorne a la Cámara alta.

Las declaraciones de Pichetto fueron una reacción ante las movidas subterráneas de la ex presidenta, quien hizo circular la idea de que, para ingresar al bloque, exigía el desplazamiento del rionegrino de la jefatura de la bancada.

La propuesta, que el kirchnerismo se preocupó más por filtrar a la prensa que en los despachos de senadores del PJ, fue tomada por el sector del peronismo territorial, que responde a los gobernadores y lidera Pichetto, como lo que los españoles llaman tirarse un farol en el juego del póquer.

Sin embargo, no parece una buena postura si se tiene en cuenta que las cartas de Cristina, al menos a priori, no son las mejores.

No sólo porque tiene menos votos que Pichetto en una eventual pulseada al interior del bloque (después de diciembre apenas si quedarán una decena de kirchneristas contando a la ex presidenta), sino que, además, su aterrizaje en la Cámara alta podría ser luego de una derrota a manos de Cambiemos.

En al menos un par de despachos del Senado se especulaba la semana pasada con que fue una típica jugada de Cristina para ubicarse en el lugar de víctima expulsada del bloque. Una maniobra que le dio sus buenos réditos en 1997, cuando logró sacar de las casillas al entonces presidente del bloque, el entrerriano Augusto Alasino, quien terminó expulsándola de la bancada.

Veinte años después, Pichetto intentó anticiparse a la jugada cortándole el camino al ingreso de Cristina Kirchner al bloque. "La señora, si armó un partido, tendrá un correlato en la vida parlamentaria con un bloque que tendrá que denominarse Unidad Ciudadana", advirtió el rionegrino.

Un senador alineado con Pichetto explicó la maniobra: no habrá expulsión del bloque por la sencilla razón de que no se la considerará miembro de una bancada que estará identificada con el PJ, partido del que Cristina decidió no sólo prescindir en estas elecciones.

La frase de Pichetto en un almuerzo de rotarios celebrado en el Sheraton fue, además, una réplica al desafío público lanzado hace tres semanas por un kirchnerista de paladar negro, como el neuquino Marcelo Fuentes. "Quien se sienta incómodo con ella [por la ex presidenta] tendrá que abandonar el bloque", había desafiado el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales en un reportaje con LA NACION.

Cotejo de fuerzas

Con la guerra declarada, los bandos en pugna empiezan a alistar a sus tropas. En el entorno de Pichetto confían en que al momento de las definiciones tendrán la mayoría, gracias al respaldo de los gobernadores, que han tenido en el rionegrino un hábil negociador con el Poder Ejecutivo desde que el PJ pasó a la oposición.

Cuentan, además, con que el recambio de diciembre los favorecerá. Es que, en el Senado, el kirchnerismo pone en juego diez bancas, de las que retendría, en el mejor de los escenarios, apenas tres. Así, Cristina quedaría al frente de un grupo de tan sólo diez miembros sobre un total de 34 senadores peronistas.

Como si esto fuera poco, en contra de Cristina Kirchner juega la posibilidad de que Pichetto pueda ampliar la tropa sumando a senadores de la diáspora peronista. Serían los casos de Carlos Caserio (Córdoba) y Alfredo Luenzo (Chubut), entre otros.

El primero responde al PJ de Córdoba, de rancia estirpe antikirchnerista, mientras que el segundo es un hombre del gobernador Mario Das Neves.

Los gobernadores prometen replicar esta ruptura con el kirchnerismo en la Cámara baja. No obstante, todavía impera cierto escepticismo en algunos despachos de la Cámara alta, en los que temen que un triunfo de Cristina Kirchner avive el pánico paralizante que muchos mandatarios aún demuestran ante la ex presidenta.

Sin embargo, el enfrentamiento parece un camino sin retorno. Tanto es así que Juan Manuel Abal Medina se animó a plantear que, aún cuando repita el triunfo de las primarias, el PJ está en condiciones de soltar amarras y enfrentar a la ex presidenta.Noviembre va a ser el mes bisagra. La cuenta regresiva ya empezó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas