Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El torneo de la URBA: El CASI encuentra el desahogo que le da su espíritu juvenil

Venció por 23-22 a Hindú, que lo apremió en el final de un partido emocionante y polémico, y salió de la zona de descenso directo

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Escobio y Macedo disputan la recepción del kick; alrededor, Boronat, Senillosa y Almela
Escobio y Macedo disputan la recepción del kick; alrededor, Boronat, Senillosa y Almela. Foto: Rodrigo Néspolo

En el momento más crítico de su historia reciente, el CASI encuentra respiro en su espíritu juvenil. Llegó a Don Torcuato asediado por el descenso y se volvió a San Isidro con una victoria revitalizante. El triunfo 23-22 ante el afamado Hindú le permitió salir de la zona roja e inflarse de confianza para encarar los últimos cinco partidos del Top 12.

El parejísimo e hiperexigente torneo de la URBA arrojó otro vibrante partido en su 17ª fecha: cambios de liderazgo, tries de gran factura, tries de line y maul, agresiones, amonestaciones y un final vibrante y polémico. Ante un acérrimo rival, el CASI encontró la motivación que necesitaba para salir del pozo.

Pero la imagen que persista en la memoria será la de los jugadores del CASI festejando con su hinchada, no menos eufóricos que si hubiesen salido campeones. Penúltimos en la tabla y en zona de descenso directo, el batallador XV del CASI consiguió un triunfo clave que lo deja por ahora en promoción y acrecienta sus aspiraciones de seguir en la elite, un sitial que el equipo más ganador del rugby de Buenos Aires sólo cedió una vez en su historia, en 1994, cuando estuvo en Segunda.

"La única forma de salir es entendiendo lo que nos pasa y admitiendo dónde estamos. A partir de ahí es que lo vamos a solucionar", reconoció con autocrítica el tercera línea Vicente Boronat. Tenemos que salir a jugar con mucha actitud y tomándolo con responsabilidad."

Ayer, rescató al CASI el ímpetu con que jugó desde el minuto 1 hasta el 80. Aun cuando Hindú reaccionó entre el final del primer tiempo y el inicio del segundo, cuando marcó tres tries en 10 minutos y pasó del 3-14 al 22-14. Aun cuando en el final, luego de que Ignacio Almela volviera a dar vuelta la historia con tres penales (23-22), resistió como pudo los embates de Hindú. Y la fortuna le jugó a favor: a 5' del final Joaquín Díaz Bonilla estrelló un penal en el poste y en la última jugada al propio Díaz Bonilla le invalidaron un try lícito (Cancelliere jugó un line-out rápido, pero el juez de touch interpretó erróneamente que había tomado la pelota antes de salir).

"Lo ganamos con la cabeza. Nos propusimos nunca caernos porque sabíamos que se nos iban a venir, pero los doblegamos con los forwards y cuando pudimos sumamos con el pie", dijo Almela.

El apertura, que regresó hace un mes de su paso por el rugby profesional en Mogliano, de Italia, fue decisivo con sus aciertos (5/5 a los palos) e inteligencia para jugar con el pie. Pero la clave del CASI estuvo en la entrega y en el enfoque constante de todos, especialmente en la dinámica de un pack liderado por jóvenes como Boronat, Benito Paolucci e Ignacio Larrague. Un equipo emergente que opacó los destellos que otra vez no le alcanzaron a este Hindú plagado de figuras que no logran trasladar ese brillo al juego colectivo y quedó a 10 puntos de la zona de semifinales.

Ahora el CASI debe capitalizar este triunfo con solidez en sus próximas presentaciones si aspira a conservar la categoría. En los últimos ocho partidos tuvo un andar irregular y alternó victorias con derrotas sábado a sábado. "Tenemos que seguir con la misma confianza de siempre y unidos para salir de una situación que sabemos que es difícil", reconoció Almela. El próximo sábado, ante San Luis tendrán otra final.

Al margen de lo que ocurra en las últimas cinco fechas, el CASI podría encontrar la salvación en los escritorios. Aunque no por motu proprio, sino por iniciativa de Belgrano. Mañana, los representantes del Top 12 se reunirán en la sede de la URBA para discutir el formato del torneo del año próximo, con el fin de reducir la cantidad de partidos. Belgrano propone un Top 14 con dos zonas de siete equipos con partidos de ida y vuelta más uno ante los de la otra zona, semifinal y final (máximo 21 partidos). Si prospera, este año se eliminarían los dos descensos directos, se mantendrían los dos ascensos de Primera A y la promoción sería entre el tercero y el último del Top 12.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas