Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Unidad: todos adentro para volver al poder en 2019

Domingo 17 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

"Es difícil ser un obstáculo habiendo ganado y, sobre todo, que los que dicen que soy un obstáculo no hayan tenido resultados esperados en las elecciones."

La frase de Cristina Kirchner en la entrevista del jueves pasado no sólo es la exacta contracara de su otra sentencia sobre su posible rol en el reordenamiento del peronismo después de las elecciones legislativas ("si soy un obstáculo para que el peronismo gane en 2019, voy a dar un paso al costado").

La primera sentencia de la ex presidenta es, además, una buena síntesis de uno de los escenarios que podrían delinearse si la candidata de Unión Ciudadana ganara las generales de octubre.

Si ése fuera el resultado, ¿tendrá lugar en la nueva mesa del peronismo?

Foto: LA NACION / Gabriel Ippoliti

En el kirchnerismo más puro no tienen dudas: a Cristina habrá que sumarla sí o sí. O como lo puso uno de sus soldados más fieles: "Es imposible pensar la reconstrucción del PJ sin Cristina. Es y será protagonista por el lugar que ocupa, más allá de lo que pase en octubre. Es y será un punto de referencia ineludible. Cualquier estrategia para 2019 debe contemplarla".

Prever los pasos de la ex presidenta después de octubre es imposible. Más allá del resultado de la elección legislativa, Cristina podría reclamar un lugar protagónico en la mesa de negociación para rearmar el PJ o dejar que esa tarea recaiga en el resto de las facciones del peronismo y conformarse con conservar un polo de poder acotado en el Senado.

Por otro lado, un triunfo sobre Cambiemos -o incluso una derrota por poco-, como sugiere la frase que abre esta nota, le serviría de impulso para exigir lugar en los planes del PJ para 2019.

A esas opciones hay que sumar otro factor central, apuntan los peronistas de todas las orillas que ya discuten su futuro más allá de lo que les depare octubre: cómo quede parado Mauricio Macri.

Triunfo y ajuste

La mayoría da por descontado que un triunfo en la provincia de Buenos Aires y una mejora en la cosecha de votos a nivel nacional envalentonarán al Presidente, tanto para encarar los temas que ya tiene en agenda (con las reformas tributaria y jubilatoria como prioridades) como para pensar en retener el poder en 2019.

La mayoría también cree que los "pendientes" del Gobierno incluyen una profundización del ajuste, como sostiene Cristina Kirchner.

"Si la derrota es fea o la victoria es por muy poco, la coyuntura va a ser clave. Macri va a ir a fondo con el ajuste y eso nos va a obligar a juntarnos. El ajuste va a funcionar como amalgama", aventuró ante LA NACION un peronista estrechamente vinculado con los movimientos sociales.

Otros, en cambio, sostienen que Macri sí buscará avanzar con las reformas, pero no intensificará el ajuste. "Olvidate. Si Cambiemos gana, al día siguiente están todos pensando en 2019. No van a recortar, como se cree ahora. Estos tipos no son tontos", pronosticó un peronista del Congreso.

¿Y los gobernadores? Todos hablan de "buscar la unidad" y de pensar la reconstrucción sin Cristina Kirchner, pero tienen -y reconocen- un problema. Más allá de que varios encajan en el perfil del dirigente joven, buen gestor y alejado del paradigma del viejo caudillo, no hay uno que sobresalga por sobre el resto. No contar con un líder dentro de ese grupo de poder es un límite importante. Y reposiciona a Cristina Kirchner.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas