Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La producción apícola busca adaptarse al cambio climático

En Formosa se realizó una capacitación internacional para abordar el impacto en la actividad y hacer más eficiente el manejo

Lunes 18 de septiembre de 2017 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
Importante asistencia al encuentro de apicultores
Importante asistencia al encuentro de apicultores. Foto: Gentileza Sebastián De La Rosa

FORMOSA.-Para capacitarse en técnicas adaptativas que permitan enfrentar a los efectos del cambio climático que está viviendo la región del Gran Chaco y les permitan garantizar su ingreso económico con la producción de miel, se reunieron en esta provincia más de cuarenta apicultores de Bolivia, Paraguay y la Argentina, que participaron del IV Encuentro Trinacional de Experiencias Adaptativas Apícolas.

El lugar elegido para este encuentro fue el Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias (CEDAVA) en Laguna Yema, a 400 kilómetros de esta capital.

Este encuentro fue organizado por los proyectos Gran Chaco Proadapt, Iniciativa Chaco Trinacional y el Programa para el Desarrollo Apícola de Formosa (Prodafor), del Ministerio de la Producción y Ambiente. Junto a otras organizaciones internacionales que forman parte de estas iniciativas productivas buscan dotar de capacidades de resiliencia al cambio climático a pequeños productores de la región chaqueña.

Actualmente, las colmenas en toda la región del Chaco están con muy bajos niveles de producción y esa situación no tiene que ver con la falta de atención por parte del productor sino el efecto del clima, que fue cambiando comprobándose que la forma de trabajo de hace treinta años hoy ya no está funcionando para algunas zonas. Así lo dijo Andrea Aignasse, coordinadora del Prodafor de Formosa y responsable apícola del proyecto Gran Chaco Proadapt.

Destacan la articulación público-privada para enfrentar el cambio climático en la producción
Destacan la articulación público-privada para enfrentar el cambio climático en la producción. Foto: Gentileza Sebastián De La Rosa

Los participantes se mostraron satisfechos por el acopio de información beneficiosa que realizaron durante las dos jornadas de trabajo. "El alimentador externo y la producción de reinas es el aprendizaje que me llevo, es de bajo costo de mantenimiento y sirve, además de dar jarabe, para administrar agua en momentos de escases, es especial para las zonas áridas", opinó Juan Carlos Benítez, de Tres Lagunas, una comunidad rural del nordeste formoseño.

Por su parte, Guido Saldía, de Yacuiba, Bolivia, valoró la importancia de la planificación. "Debo tener una buena planificación para lograr una mayor producción", expresó. Saldía reconoció que en su caso personal la apicultura ha pasado de un segundo ingreso económico a ser el principal.

En el encuentro internacional expuso Carlos Villavicencio, uno de los creadores de una innovadora técnica de adaptabilidad que incrementa la producción de miel. Se trata de una modificación del "sistema Farrar" donde trabaja la abeja con la incorporación de manera temporal de una segunda reina, modalidad que asegura una mayor eficacia en la presencia de abejas por colmena, haciéndola mucho más productiva. Villavicencio denomina al sistema "Farrar Superpuesto".

En tanto, Mauricio Moresco, coordinador general del Gran Chaco Proadapt destacó que la experiencia ha enseñado que la articulación entre productores, empresas, instituciones de investigación y validación de tecnologías, gobiernos locales y organizaciones sociales es el camino correcto para generar innovaciones que permitan elevar la resiliencia de las producciones del Gran Chaco. Remarcó que este "modo colectivo de innovar", gestionado por los propios productores, sus organizaciones y los técnicos territoriales sobre la base de planes de adaptación formulados de modo participativo es la forma de afrontar los efectos del cambio climático.

El Proyecto Gran Chaco Proadapt tiene como objetivo la generación de una alianza trinacional integrada por la sociedad civil organizada, el sector privado, los gobiernos locales y la inversión dirigida al desarrollo nacional e internacional para contribuir en la capacidad adaptativa y a una mayor resiliencia de pequeños productores del Gran Chaco Americano y de los grupos sociales más vulnerables frente a impactos derivados del cambio climático y la variabilidad climática. Gran Chaco Proadapt es ejecutado por Fundación Avina y cofinanciado por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN/BID) y el Fondo Nórdico de Desarrollo (FND).

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.