Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trágica muerte del rugbier: confirman que Julieta Silva conducía alcoholizada

La mayor consideración judicial era que se trató de un hecho "intencional"; empieza a tomar fuerza la valoración de un episodio "accidental"

Domingo 17 de septiembre de 2017 • 18:31
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La fiscal asegura que Julieta Silva atropelló de manera intencional a su novio pero un test toxicológico podría ser una prueba de que se trató de un accidente
La fiscal asegura que Julieta Silva atropelló de manera intencional a su novio pero un test toxicológico podría ser una prueba de que se trató de un accidente. Foto: Archivo

El conmocionante caso de la jugadora de hockey que atropelló y mató a su novio rugbier tras una discusión a la salida de un boliche en Mendoza, entró en un terreno pantanoso y que podría provocar un cambio en la imputación: estaba alcoholizada al momento de la tragedia.

Se espera, por estos días, el resultado del test toxicológico, que podría indicar además el consumo de marihuana. Hasta ahora, la mayor consideración judicial era que se trató de un hecho "intencional", pero empieza a tomar fuerza la valoración de un episodio "accidental".

De acuerdo a los test practicados a Julieta Silva (29), que ya están en manos de la fiscal que lidera la causa, Andrea Rossi, la pareja de Genaro Fortunato (25) tenía 1,07 gramos de alcohol por litro de sangre, lo que representa más del doble de lo permitido, de acuerdo a la legislación provincial (0,5 g/l), según reveló el Diario de San Rafael.

Guido Fortunato tenía 25 a?os
Guido Fortunato tenía 25 a?os. Foto: Archivo

De esta manera, se espera que la funcionaria judicial determine si esta situación a la hora de manejar y provocar el fatal desenlace desembocará en un cambio en la calificación, ya que hasta ahora la joven ha sido imputada por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía. En este caso, la pena que podría caberle sería prisión perpetua, pero comienzan a generarse dudas si se considerará un "atenuante" o "agravante" el haber conducido bajo los efectos del alcohol. Aquí puede tomar fuerza la postura de la defensa de Silva, que asegura que se trató de un accidente, no de un hecho intencional, como sostiene la fiscal.

El lamentable hecho se produjo hace una semana, durante la madrugada del sábado 9 de setiembre, a la salida del bar La Mona, en el distrito sanrafaelino Las Paredes, cuando Julieta tras discutir con Genaro tomó el control de su Fiat Idea. Versiones indican que el joven se resistió a que ella se fuera y se subió al capot del auto. Ella aceleró, lo dejó caer y siguió la marcha 150 metros e hizo una "U" para regresar. Fue en eso momento que arrolló al joven y le aplastó la cabeza, según indicó la fiscal.

Tanto Julieta, que ya se encuentra aislada tras las rejas en el Complejo IV de San Rafael, como sus familiares, aseguran que no fue con intención de matar y que no llevaba puestos los lentes, por lo que pensó que había pisado pozos al regresar a devolverle al joven un celular.

En las próximas horas la Justicia determinará si accede al pedido de la defensora oficial de la acusada, Florencia Garciarena, para que la joven acceda al beneficio de la detención domiciliaria.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas