Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Odontología, ya se aprende con simuladores y operaciones en streaming

Los alumnos trabajan con aparatología y equipamiento iguales que los que se utilizan en los consultorios; hacen prácticas con maniquíes y con pacientes en tiempo real

Lunes 18 de septiembre de 2017
0
Equipamiento de avanzada para realizar las prácticas universitarias
Equipamiento de avanzada para realizar las prácticas universitarias. Foto: Ricardo Pristupluk

Barbijo, anteojos, guantes y cofia. Todos los elementos que utiliza un odontólogo con un paciente real son los que usa el grupo de alumnos de la cátedra de preclínica de Técnica de Operatoria de la Facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabajan con simuladores a los que tratan como si fueran personas.

Ingresar en las salas de clínica y preclínica de esta facultad es entrar a un espacio impoluto donde prevalece la tecnología de avanzada. Trabajan en armonía el decanato, el equipo de profesores, el centro de estudiantes y los alumnos. La última década está signada por refacciones y obras que actualizaron la infraestructura. Se modernizó el equipamiento, proceso que aún continúa.

En la sala de preclínica cada puesto de trabajo tiene los mismos instrumentos que la unidad dental de un consultorio y un maniquí al que hay que tratar. Las instrucciones las da un profesor y luego serán repetidas en un video sinfín que se reproduce en los cuatro televisores con pantalla plana, mientras seis docentes quedan a disposición para consultas y se pasean entre los alumnos.

La facultad cuenta con 450 unidades odontológicas con última tecnología. Allí, en las cátedras clínicas, los alumnos atienden a pacientes bajo supervisión de sus profesores. Por la facultad circulan aproximadamente 4000 pacientes diarios.

"No hay otra facultad de Iberoamérica que tenga este tamaño y cuente con esta tecnología"
Héctor Álvarez Cantoni, decano

Para poder llegar a esta instancia, deben pasar por un año de preclínica, que los habilita a atender pacientes. Todas las unidades tienen monitores donde los alumnos podrán revisar las historias clínicas de los pacientes. Además, en cuanto esté inaugurada el área de diagnóstico por imágenes, podrán recibirlas en tiempo real.

La tecnología también es aprovechada para que los estudiantes puedan observar por sistema de streaming intervenciones quirúrgicas complicadas realizadas por los profesores. A partir de estas operaciones asistidas en forma online, se generan foros en los que los alumnos deben participar con docentes que facilitan y supervisan los grupos.

"En 2004, junto a un grupo de docentes de mi cátedra, financiamos la primera obra", dice Héctor Álvarez Cantoni, el decano de esta facultad, y toca su saco para mostrar que la plata salió de sus bolsillos. Aquella remodelación dio pie a un plan mayor que llevó a alcanzar hoy aproximadamente 18.000 metros cuadrados de obras realizadas en los últimos siete años. Hasta 2004, el edificio que fue construido en 1946 mantenía casi la misma infraestructura y el mismo equipamiento originales.

Las refacciones realizadas en los últimos siete años e incorporaciones de equipamiento tecnológico se hicieron con fondos provenientes de tres orígenes. En primer lugar, los asignados por la gestión de Cristina Kirchner. Como política pública, los desembolsos fueron continuados por la gestión actual, que además los incrementó. También se usaron los recursos propios generados básicamente por los posgrados.

Sólo para este año, los carteles colgados al frente del edificio refieren a una inversión de $ 57.108.089. Las remodelaciones se desarrollan en cuatro pisos, algunos sectores ya fueron inaugurados y otros se encuentran en proceso de terminación.

Tanto las salas inauguradas como los quirófanos, que ya tienen 13 años, presentan un aspecto inmaculado. "Nadie nunca volvió a escribir un mueble. Queda demostrado que cuando la gente recibe procesos educativos y tecnológicos adecuados, devuelve un comportamiento acorde con lo que recibe", resume el decano.

Estar tecnológicamente un paso adelante parece casi una obsesión para Álvarez Cantoni. "No hay otra facultad de Iberoamérica de este tamaño y con esta tecnología", dice.Sus descripciones sobre la facultad incluyen "el tomógrafo odontológico y el equipo panorámico más grandes".

"Nadie nunca volvió a escribir un mueble. Queda demostrado que cuando la gente recibe procesos educativos y tecnológicos adecuados, devuelve un comportamiento acorde con lo que recibe"
Héctor Álvarez Cantoni, decano

Y agrega: "Sólo en la cátedra de Diagnóstico por Imágenes estamos inaugurando próximamente un piso con el doble de equipamiento de los institutos de radiología privada". El equipo directivo está orgulloso porque por medio de la nueva tecnología se evitará el contaminante del revelado. Ya no se emitirá ninguna radiografía analógica.

Los estudiantes coinciden con el equipo directivo. "La facultad está en un momento único y revolucionario, los alumnos de grado tienen a su disposición tecnología que se está utilizando en el Primer Mundo recién en especialidades", sostiene Tomás Cardozo, presidente del centro de estudiantes.

"Desde el centro de estudiantes, nosotros siempre nos fijamos en nuestros derechos como alumnos y siempre que la gestión proteja a los estudiantes vamos a estar en esa misma línea", agrega Cardozo. Afirma que la dirección actual, que está por comenzar su segundo mandato, les dio muchos beneficios a los estudiantes.

Un ejemplo son los insumos de los pacientes que se atienden en la facultad. "Durante 68 años, los alumnos ponían el dinero para los insumos y ahora los estudiantes disponen en forma gratuita de lo que necesitan", manifiesta el doctor Norberto Lombardo, titular de la cátedra Técnica de Operatoria Dental.

Ya sea de manera remota o presencial, la facultad aprovecha la tecnología para dar una enseñanza de calidad. En la facultad se mezclan la tradición y la innovación; aulas con mobiliario clásico, pero con diseño y equipamiento modernos. A través del área académica, la investigación y el área de extensión, los conocimientos se ponen al servicio de un futuro mejor para la profesión, para los alumnos y para sus pacientes actuales y futuros.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas