Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Frente al espejo

Lunes 18 de septiembre de 2017
0
Foto: Reuters / Paulo Whitaker

A veces puede lograrse tanto con tan poco. Si no, esta imagen: su único truco es un reflejo. Su enorme, repentino hallazgo es haber sabido verlo. La enorme mole de un avión descansa mientras algunos pasajeros descienden por la escalerilla. Es de noche, quizás madrugada; casi puede palparse la confusa zona de no lugar, tensa somnolencia y relojes engañosos que es la sangre misma de estos espacios. El micro que llevará a los viajeros al aeropuerto asoma como un polizonte. Una línea vertical; el vidrio sobre el que se duplica, magnífica, la imagen; el espejo retrovisor que captura algo de luz azulina y un rostro difuso: la ambigua prueba de que allí hay un vehículo y de que toda la escena bien podría ser parte de un sueño. Los espejos, aun azarosos como en este caso, tienen ese poder: dejan asomar, como si nada, lo siniestro del doble. Nos invitan a ser Alicia, desafiar a la Reina de Corazones, tomar impulso. Saltar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas