Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Comienza en Ecuador un nuevo juicio por los asesinatos de las mochileras mendocinas

Es contra un hombre cuyo ADN apareció en la escena de los crímenes; el año pasado fueron condenados dos imputados

Lunes 18 de septiembre de 2017

Un hombre estará desde mañana en el banquillo de los acusados en el segundo juicio por el doble homicidio de las turistas mendocinas María José Coni y Mariana Menegazzo, asesinadas en febrero del año pasado en la comuna ecuatoriana de Montañita. En agosto del año pasado Alberto Segundo Mina Ponce, de 33 años, y Aurelio Eduardo Rodríguez, alias "El Rojo", de 39, fueron condenados a 40 años de prisión.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que el tercer imputado sometido a juicio por el Tribunal Penal de la Corte Provincia de Santa Elena es José Luis Pérez Castro, de 31 años, que está preso desde noviembre pasado.

"Esperamos que lo condenen a la máxima pena, como pasó con los otros dos, y que se sepa quién más estuvo involucrado en los crímenes", dijo a Télam Gladys Steffani, madre de Coni, quien viajará hoy a Ecuador junto a su hijo y a la familia Menegazzo.

María José Coni y Mariana Menegazzo
María José Coni y Mariana Menegazzo. Foto: Archivo

Steffani contó que la embajada argentina pagó los pasajes y los gastos de la estadía hasta que finalice el debate, y se mostró agradecida con las autoridades nacionales.

Según las fuentes, Pérez Castro quedó implicado en el hecho porque se encontraron rastros genéticos suyos en la escena del crimen.

"Se ha encontrado el ADN de este señor mezclado con el ADN de las dos señoritas fallecidas y con el de Mina Ponce", dijo oportunamente la fiscal María Dolores Coloma Pazmiño, a cargo de la pesquisa.

Una fuente con acceso a la causa afirmó a Télam que el nuevo sospechoso es considerado "autor" material del doble crimen. El 17 de agosto del año pasado el Tribunal de Santa Elena condenó Mina Ponce y a "El Rojo" Rodríguez a la máxima pena prevista en el Código Penal de Ecuador. Los jueces Pedro Ordóñez, Daniel Rodríguez y Kleber Franco los consideraron coautores del delito de "doble homicidio agravado por alevosía, despoblado y por aumentar el dolor de las víctimas".

Según surge del fallo, a partir del "análisis de las pruebas expuestas" se estableció la "autoría directa de la participación" de Mina Ponce, que al momento del hecho era custodio en la comuna de Montañita, un balneario del Pacífico.

Los jueces también determinaron que Rodríguez fue "coautor mediato", por permitir con sus acciones la comisión del doble crimen, cuyo móvil fue "sexual".

Los acusados siguieron la mayor parte del juicio por videoconferencia desde la cárcel de Guayaquil, donde estaban alojados. Sólo viajaron cuando tuvieron que declarar.

Alevosía

La fiscal y el abogado querellante, Hernán Ulloa Ordoñez, habían requerido en sus alegatos la máxima pena contemplada en el Código Penal ecuatoriano. Dieron por acreditado que los imputados habían cometido el doble homicidio de las turistas, a quienes drogaron para hacerles perder su voluntad.

La fiscal destacó que en la escena del crimen también se halló ADN de Mina Ponce, que había tenido varias contradicciones durante la reconstrucción del hecho.

Con respecto a "El Rojo", sostuvo que había participado como "coautor" porque mantuvo a las chicas "secuestradas" y "nunca" salió de la casa de su cómplice, como había dicho en su testimonio.

Durante el juicio, la médica forense Linda Mena declaró que "Majo" se resistió, fue asesinada de un golpe en el cráneo y tenía lesiones por un intento de abuso sexual; mientras que Marina recibió seis puñaladas en el cuello, una de las cuales le rompió la médula, y tenía signos de haber sido maniatada.

Por su parte, peritos colombianos aportaron detalles de la reconstrucción en 3D y los informes topográficos realizados mediante los testimonios que dieron los imputados y los testigos.

Los cuerpos de Marina (de 21 años) y María José (de 22) fueron encontrados envueltos en plástico y con cinta de embalar en una zona de vegetación próxima a las playas de Montañita, a unos 200 kilómetros de Guayaquil, el 25 y el 27 de febrero de 2016, respectivamente.

Las chicas habían tenido su último contacto telefónico con sus familiares el 22 de ese mes y planeaban regresar a la Argentina cuatro días después.

Al cabo de diferentes peritajes científicos, a partir de muestras de ADN y del cotejo de huellas dactilares, la fiscalía ecuatoriana confirmó que los cuerpos hallados pertenecían a las dos turistas mendocinas asesinadas.

En esos estudios también brindaron su asistencia peritos de la Policía Federal Argentina que viajaron especialmente a Guayaquil.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.