Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boca es una fiesta y le está dejando a la selección argentina la Bombonera a punto de caramelo

El campeón se pasea con espíritu ganador y transmite sensaciones positivas, lo que necesitará el equipo de Sampaoli cuando se juegue la clasificación al Mundial ante Perú

Lunes 18 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Boca le está dejando al seleccionado la Bombonera a punto de caramelo. Se respira confianza, optimismo, fluye el gol, se expande un espíritu ganador. Está inmune al susto y al fatalismo aunque el rival se ponga arriba en el marcador antes del primer cuarto de hora. Sobra convencimiento y poder ofensivo para dar vuelta la historia y colorear una goleada un tanto exagerada, pero muy funcional para disimular algunas imperfecciones y seguir instalado en este presente en el que cada partido arroja más noticias positivas que negativas.

Aunque se trate de dos equipos y situaciones diferentes, el seleccionado de Sampaoli va a la Bombonera a nutrirse de todo eso que tiene a Boca muy vivo, con la autoridad del campeón que no se duerme en los laureles y encara el futuro con la ambición de más triunfos.

Boca encontró una formación estable, el dichoso once de memoria que los directores técnicos prefieren no andar gritándolo a los cuatro vientos porque la misión de ellos es velar más por el plantel, el grupo en general. Que se repitan los nombres no significa que Boca encuentre siempre las mismas soluciones. Por ejemplo, Benedetto, el delantero que se atreve a discutirle el promedio de gol a Palermo, ayer no estuvo fino y certero para la definición. Burián le tapó dos situaciones claras.

Benedetto no se desalentó ni se encaprichó en buscar de cualquier manera el gol que en una tarde se le puede resistir hasta al especialista más pintado. Siempre se puede contribuir colectivamente desde otro lugar. El Pipa lo hizo con una habilitación "pasiva", al dejar pasar la pelota del centro de Pavón para que le cayera a Pablo Pérez en el segundo gol, y con una activa, al llegar al fondo y tirar el centro atrás que capitalizó Nández con un bombazo. El gol del uruguayo también sirve de reflejo de la seguridad y alta autoestima que se contagian los jugadores. En este caso, de un grupo consolidado hacia un refuerzo que llegó hace un par de meses y tiene pocos minutos con sus compañeros. A los 37 minutos del segundo tiempo reemplazó a un Pablo Pérez que, merecidamente, se llevó una de las mayores ovaciones del día. Tres minutos después, Nández encaró hacia el área con la misma determinación que lo había hecho varias veces Pérez. Volantes que aparecen, rompen líneas y abren grietas en la defensa rival.

No es novedad que, individualmente, Godoy Cruz es menos que Boca. Más sorpresivo es que esa inferioridad no lo haya acobardado para plantearle un partido de igual a igual, con la voluntad de disputar la pelota lejos de su área, apoyado en la zurda elegante de Giménez y atacando con tres delanteros. Le fue mal a la luz de un resultado que lo castigó más de lo debido. Hoy por hoy, Boca está en condiciones de resolver las diferentes dificultades que le opone el contrario de turno. Olimpo, en la primera fecha, llegó con el libreto opuesto: refugiarse en campo propio y aguantar el chaparrón. También salió goleado (3-0). Al menos, Godoy Cruz obligó a Boca a demostrar una versión superior a la del campeonato anterior, en el que cualquier contingencia adversa le movía el piso, lo hacía dudar, lo retrataba como un equipo al que le costaba manejar y asegurar un partido.

Boca también mostró algunos puntos altos que no venían siendo habituales. En contra de lo que pueda sugerir el 4-1, Rossi no tuvo una tarde tan apacible. Tapó definiciones de Correa, Angileri y Ramis. Lo hizo por reflejos y también con los pies. Hasta ahora, Rossi no se apuntó en la categoría de arquero que "gana partidos", pero contra los mendocinos sí contribuyó a que el encuentro no fuera un metegol.

Lo mejor de la defensa de Boca estuvo en el sector derecho, con Goltz y Jara. El zaguero que vino del fútbol mexicano estuvo en el nivel que se le veía en Huracán y Lanús. Ubicado, seguro en el corte y con rapidez para moverse en espacios abiertos. El lateral, además de ventilar el ataque con las proyecciones, tuvo en defensa cierres oportunos, de los que le cuestan a Fabra por el otro andarivel. Falló Magallán en el gol de Godoy Cruz al no desviar el centro de Abecasis que detrás de él conectó Galeano. Para un defensor que muchas veces fue mirado de reojo y en más de un momento parecía más afuera que dentro del club, la equivocación de ayer podía haberlo derrumbado. Pero el respaldo que le viene dando el mellizo Barros Schelotto desde que lo eligió como reemplazante del lesionado Insaurralde -ya está jugando en reserva- lo retribuye sin espantarse por un error. Se repuso y estuvo sereno en otros quites. El "Morro" García y Correa son dos delanteros que exigen y hay que seguir atentamente, y Magallán no se vio desbordado.

Foto: LA NACION

¿Soñará Gago con que varias de sus asistencias precisas, esas que sirven para limpiar terreno y armar juego, tendrá la oportunidad de ejecutarlas con la camiseta argentina contra Perú? Ausente desde hace más de dos años en la selección por sus graves lesiones en el tendón de Aquiles, el volante mantiene un alto nivel y Sampaoli podría incluirlo en la lista. Su aporte no sería desdeñable: tiene experiencia y personalidad para no sucumbir al momento de la selección, juega y es voz de mando, y hasta podría rescatar del recuerdo su condición de futbolista que sabe buscar y encontrar a Messi.

Gago conoce el entorno de la Bombonera como si fuera su casa. Con la goleada sellada, desde la segunda bandeja de la tribuna de Casa Amarilla empezaron a bajar cánticos de aliento a la selección. Boca está tan bien que regala salud.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas