Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Grandes conquistas de las mujeres hacen de Túnez un país pionero en el mundo árabe

Se aprobaron leyes contra la violencia de género y autorizaron los matrimonios mixtos; es la única democracia nacida de la "primavera árabe"

Martes 19 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

TÚNEZ.- Desde 1993, las asociaciones feministas tunecinas tenían una prioridad clara: la aprobación de una nueva ley que castigara con severidad la violencia contra las mujeres y obligara al Estado a proporcionar refugio y ayuda a las víctimas. A pesar de que el régimen dictatorial de Ben Alí esgrimía la situación de la mujer, con mayores derechos que en otros países de la región, para obtener el apoyo de los países occidentales, nunca escuchó sus demandas. Seis años después de la caída del tirano, el primer Parlamento tunecino elegido bajo la nueva Constitución democrática aprobó una ley integral contra la violencia de género, pionera en el mundo árabe-islámico. Túnez, única democracia nacida de la "primavera árabe", vuelve a marcar el paso.

"Estamos muy contentas. Contar con una ley que castiga todas las violencias, incluidas la políticas, económicas y psicológicas, es un progreso enorme", explica Monia Ben Jamai, presidenta de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas (AFTD), la histórica entidad defensora de los derechos de la mujer. "El borrador incluye algunas contradicciones en la parte penal que intentaremos arreglar más adelante", agrega. Según un estudio realizado en 2010, más de la mitad de las tunecinas declaran haber sido víctimas de agresiones físicas. En la mayoría de los casos, el agresor es un familiar o bien la pareja. Sin embargo, en todo el país apenas hay tres centros de acogida para mujeres maltratadas.

El texto recoge importantes avances en diversos ámbitos. Entre las principales novedades figura la supresión del infame artículo 227 bis del Código Penal, que permitía al violador de una menor evitar una pena de cárcel si se casaba con la víctima. Uno de los aspectos que suscitó un debate más largo en el hemiciclo el pasado miércoles fue la cuestión de la edad de madurez sexual. Finalmente se amplió de los 13 años de la legislación actual a los 18.

Otro importante avance es la tipificación como delito del acoso sexual, una auténtica epidemia en este país magrebí. Según un reciente estudio, un 53% de las mujeres ha sido víctima de una agresión física de tipo sexual en el espacio público y un 78% de una agresión verbal. "Siempre evito utilizar el transporte público en hora pico, ya que facilita los tocamientos, o bien si llevo una pollera o ropa ceñida. Los comentarios y las miradas sucias son constantes, e incluso alguna vez alguno se masturba frente a ti", explica Yosra M'Barek, una estudiante universitaria.

Las organizaciones feministas laicas, como la ATFD, desempeñaron un rol clave en la consecución de este hito histórico. Sin embargo, sin el apoyo de un inesperado aliado, la nueva norma no se habría quizás aprobado. Se trata de una nueva generación de mujeres del partido islamista Ennahda, comprometida también en la ampliación de los derechos de la mujer. Uno de sus más mediáticos exponentes es Saida Ounissi, secretaria de Estado de Formación Profesional. A sus 30 años es la funcionaria más joven de la historia de la república tunecina.

"Si fue posible aprobar esta ley, de gran importancia para la mujer tunecina, es porque convencimos a los dirigentes de nuestro partido para que la apoyarán. Cuando Ennahda apoya una ley, sale adelante", afirma con una gran sonrisa de orgullo. Tras la escisión del laico Nidá Tunis, vencedor de los comicios de 2014 y al que pertenece el presidente del país, Ennahda pasó a ser la fuerza política con más diputados en la Asamblea de Representantes.

El ascenso de Ennahda, que ganó las primeras elecciones libres en 2011, hizo realidad los peores temores de las asociaciones feministas laicas. Algunos sectores del movimiento islamista, que ostentó el gobierno hasta 2013, se declararon a favor de deshacer el camino andado respecto de los derechos concedidos a la mujer durante la dictadura. No obstante, la sociedad civil se movilizó en la calle y consiguió que la Constitución estableciera "la igualdad de derechos entre hombres y mujeres".

La flamante secretaria de Estado discrepa de esta interpretación. "Quiero romper el esquema según el cual la izquierda defiende los derechos de la mujer y el islamismo los niega. No es cierto, aquí casi todos los partidos son conservadores", espeta Ounissi. "Al principio, varios partidos de izquierda se opusieron a la ley contra la violencia de género. Por ejemplo, los nacionalistas árabes de Haraka al-shaab argumentaban que destruiría los pilares de la familia y abriría la puerta al matrimonio homosexual", exclama la joven política, que considera que la verdadera batalla no se produce entre partidos, sino en el seno de cada uno de ellos.

Otro hito

A la flamante ley le ha seguido otro hito histórico: el pasado jueves, Túnez se convirtió en el primer país árabe en autorizar el matrimonio interreligioso a las mujeres musulmanas. Hasta ahora era un derecho reservado a los hombres. La medida, al igual que otra iniciativa para lograr la igualdad entre géneros en la cuestión de la herencia, suscitó una gran polémica, pues los sectores conservadores argumentan que viola la ley islámica. La democracia y la integración del islamismo en las instituciones no ha conllevado un retroceso en la situación de la mujer tunecina, sino todo lo contrario.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas