Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Construcción: apuesta oficial por la reactivación de las obras privadas

Los proyectos de participación público-privada representan en el presupuesto para 2018 unos $ 34.600 millones, el 8% de la inversión total en infraestructura; piden "más compromiso" de los bancos con el financiamiento

Martes 19 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Construcción: apuesta oficial por la reactivación de las obras privadas
Construcción: apuesta oficial por la reactivación de las obras privadas. Foto: Archivo

La "carta" escrita por Gustavo Lopetegui, que en breve difundirá el Gobierno, mostrará un punto de inflexión. Si el despegue de la economía fue por el aporte de la obra pública, en 2018 habrá un nuevo protagonista: el sector privado.

"Estamos palpando el fruto de estos dos años de ordenamiento y en 2018 esto se potenciará con un aumento del 50% real en obras de infraestructura, que pasarán del 2,6% al 3,5% del PBI", dice el documento del ministro coordinador.

"Este fuerte incremento será impulsado por el capital privado, que crecerá más del 150%, pasando de aportar el 0,9% al 1,8% del PBI, mientras que el aporte del Tesoro público se mantendrá constante", se estima.

Los datos del presupuesto de 2018, presentado la semana pasada, afirman que para el año que viene sólo en proyectos de participación público-privada (PPP), los ministerios del Interior, Transporte y Energía ejecutarán el 8% de la inversión total en infraestructura. La cifra llega a los 34.600 millones de pesos. "En este crecimiento no hemos incluido dos sectores que también tendrán impacto en la actividad de la construcción, pero que no catalogamos como infraestructura: el desarrollo de Vaca Muerta y la difusión del crédito hipotecario", advirtieron.

La obra pública no sólo empujó la actividad económica este año, sino que le dio impulso al mercado laboral, algo que faltó, sobre todo, en la primera mitad del año pasado. Por caso, según datos oficiales, la ejecución del gasto de capital a septiembre llega al 58,6% entre todas las jurisdicciones gubernamentales (ya se gastaron $ 135.856 millones de los 231.852 millones de crédito vigente), pero ese porcentaje sube a 74,3% en Interior (43.291 millones) y 71,5% en Transporte (38.728 millones).

Hasta julio, según el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), la actividad acumula una expansión de 8,9%. Vialidad empuja: el consumo de asfalto subió 89,7% en el año. La vivienda también; el cemento, sobre todo a granel, avanzó 10,9%. El empleo en la construcción, según el Gobierno, los gremios y los empresarios, es la punta de lanza de un mercado laboral estancado. Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) de junio muestran que en la construcción hay 442.600 trabajadores, 38.700 más que hace un año (+9,6%), pero 21.000 empleados menos que en junio de 2015. Junio último tuvo la mayor tasa de creación de empleo en el sector desde el mismo mes de hace dos años.

La mejora en el trabajo, por otra parte, se expande por todo el país. En el año, creció con fuerza en La Rioja (+61%), Catamarca (+34%), Chaco (+25%) y Jujuy (+13%). El avance se dio también en los distritos más grandes: Buenos Aires (+6%), Córdoba (+6%), Santa Fe (+12%) y la ciudad autónoma de Buenos Aires (+10%). Cayó en La Pampa, Santa Cruz, Formosa y San Luis, entre otras. Curiosamente, son todas provincias con mala sintonía con el oficialismo. "La mejora en el empleo es significativa", afirmaron en la Unión Obrera de la Construcción (Uocra). "Sí estamos en recuperación desde marzo aproximadamente", completaron.

En el Gobierno creen que es hora de la actividad privada, el 75% del sector, y ya ven más consumo de cemento en bolsa, hierro para la vivienda y vidrio, entre otros insumos. Además, crecen los permisos para edificación, un 8,9% acumulado en el año, según el Indec. A fin de mes, volverán las mesas sectoriales, cuentan en el oficialismo.

Los temas para impulsar a los desarrolladores pasarán por mejorar los créditos para la oferta (para la construcción), presionar a los bancos para que bajen sus tasas de interés tras la eliminación del impuesto a los ingresos brutos en los créditos hipotecarios y promover la agilización de trámites.

"Los créditos hipotecarios se dirigen a vivienda nueva o usada, pero terminada. El problema es que los nuevos proyectos tardan no menos de un año de trámites municipales. La obra no empieza hasta el año que viene", dijo resignado un empresario. Por caso, el proyecto de 100.000 viviendas para la clase media lanzado en marzo de este año tiene 60.000 viviendas en etapa de proyecto y fondeo. La otra parte espera aún financiamiento. En el Gobierno creen que todavía necesitan "mayor compromiso" por parte de los bancos privados.

"La punta de lanza de la recuperación [del sector] fue la obra pública", afirmó a LA NACION el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. "Pero de la mano del crédito eso se trasladó a la recuperación de la obra privada. Arrancamos con 400 créditos y hoy ya hay cerca de 8000 hipotecarios. Eso tiene correlato en los mayores permisos de construcción", agregó.

Frigerio rescató el trabajo en la mesa de competitividad del sector y afirmó que sumarán en breve al sector forestoindustrial. "Hay un compromiso para que el 10% de las viviendas sociales se haga con madera de calidad", adelantó Frigerio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas