Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Bolivia suben la temperatura del desquite en el Monumental

"Los argentinos hablan de más", dijo el arquero de Wilstermann

Martes 19 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El arquero de Wilstermann tomó la voz del equipo
El arquero de Wilstermann tomó la voz del equipo.

Raúl Olivares Gálvez, el arquero de Wilstermann, fue, curiosamente, una de las figuras del encuentro que River perdió por 3 a 0, el jueves pasado, en Cochabamba. La Araña, chileno, de 29 años, evitó el descuento en al menos cuatro ocasiones; tiene una extensa trayectoria y unas cuantas polémicas. Le sobran reflejos y, además, suele ser controvertido cuando declara públicamente.

No es de larga duración en un mismo arco: nació en Colo Colo y siguió en Santiago Morning, Unión San Felipe, Deportes La Serena y Unión Española, de Chile, y en Universitario de Sucre y, desde 2015, Jorge Wilstermann, club del que es referente. Antes del desquite depasado mañana en el Monumental, abrió el juego con frases punzantes. "Siempre los argentinos hablan de más, desde que tengo uso de razón. Eso es parte del periodismo, de la gente y de cómo viven el fútbol. Me da lo mismo lo que digan", sostuvo en una charla con Diez, un sitio local.

El equipo boliviano, al parecer, se nutre de la histórica superioridad argentina para agigantar su presente. Y no es como para menos: tiene casi todo en favor para alcanzar las semifinales por la Copa Libertadores. "Si uno subestima al rival puede salirle caro. Si vos decís que un equipo boliviano va a ganar la Copa, ¿qué haces? Te reís", planteó el arquero, que entiende el juego de las diferencias. "Ellos son el equipo grande de América, y nosotros, el que quiere hacer historia", advirtió.

En Cochabamba -en toda Bolivia, en realidad-, existe un sentimiento compartido: todos quieren hacer historia, Wilstermann representa al deporte en su conjunto. Y con el orgullo de ser el club más austero de la competencia. "Ya hemos tenido que pelear con equipos como Palmeiras, que tiene 50 millones de dólares; el presupuesto de Wilstermann es de 4 millones. Mineiro [otro ya eliminado] tiene 70 millones, y mi trabajo es hacer que eso no se note en el campo", comentó Roberto Mosquera, días atrás. "Es un equipo humilde", suele transmitir el entrenador peruano, que no sólo entiende de disposiciones tácticas. En estas instancias, apela al valor emocional, por sobre todo. "Estamos hablando de dos equipos [en alusión a River y el suyo] que tienen diferentes historias económicas. Aunque es verdad que la economía no juega porque, si no, no le habríamos podido ganar 3-0", manifestó el DT.

Wilstermann está a un paso de alcanzar por segunda vez una semifinal de Libertadores: llegó en 1981. Detrás de ese desafío, Mosquera tomó la misma decisión que Marcelo Gallardo: dispuso de suplentes y jóvenes promesas para el choque de anteayer con Sport Boys Warnes por el torneo local. A diferencia de River, que se impuso por 3-1 a San Martín en San Juan, el Aviador perdió por 1 a 0 y resignó el invicto, aunque sigue como líder con 3 puntos más que Bolívar y Oriente Petrolero.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas