Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Condenaron a Alexis Zárate por violación, pero seguirá en libertad

El defensor de 23 años, actualmente en Temperley, recibió una pena de seis años y medio de prisión por abuso sexual con acceso carnal contra Giuliana Peralta; él apelará en busca de ser exculpado y ella, para que lo envíen a la cárcel

Martes 19 de septiembre de 2017
Zárate, en el instante en que le dictaban su condena
Zárate, en el instante en que le dictaban su condena. Foto: LA NACION

No habían terminado de leer la sentencia y Giuliana Peralta, de 25 años, ya no pudo contener las lágrimas. Cuando el fallo que condenaba al futbolistaAlexis Zárate a seis años y medio de cárcel por el delito de abuso sexual con acceso carnal fue un hecho, la joven, la víctima, se abrazó con su abogada, Raquel Hermida Leyenda, y lloró a mares. Era el final de una etapa, de tres años y medio de calvario para ella, desde aquella madrugada calurosa del 16 de marzo de 2014 en un departamento de Wilde, Avellaneda.

Pero no fue el final del juego. A pesar de la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Lomas de Zamora, el proceso seguirá abierto. Las dos partes van a apelar: Zárate, de 23 años, con pasado en Independiente y presente como defensor en Temperley, intentará probar que, como sostuvo desde un principio, es inocente y que si mantuvo relaciones sexuales con Giuliana fue porque ella lo consintió. Seguirá libre mientras la Cámara de Casación bonaerense revisa el fallo.

En cambio, la joven, que no se quedó conforme, pedirá más de la Justicia: ayer esperaba que su violador quedara detenido, y le exigirá al tribunal de alzada que haga cumplir el fallo de forma efectiva. "Espero que se haga justicia y que vaya preso, por mí y por todas las chicas a las que les puede llegar a pasar esto", sostuvo ayer la joven, en un breve contacto con la prensa donde se quebró cuando, arrasada por el llanto, ya no pudo hablar más.

Su abogada, Hermida Leyenda -que había pedido una condena a 12 años de cárcel y la inmediata detención del acusado-, adelantó que también apelará el fallo, pero con el objetivo de conseguir que se agrave la pena de Zárate y que se investigue si otros dos ex futbolistas -el delantero de Independiente Martín Zárate, que era el novio de Giuliana cuando ocurrió el hecho, y Nicolás Pérez- mintieron en relación con los hechos para proteger a quien era su compañero en el Rojo.

Ayer, el TOC N° 1 rechazó el pedido de la querellante para que Benítez y Pérez sean investigados por presunto falso testimonio. Ambos habían enviado mensajes telefónicos a la chica, poco después de que ella se fuera corriendo del departamento de Wilde, para convencerla de que no hiciera la denuncia, para que los perdonara, para que "arreglara". Ella no quiso, contó todo y ayer consiguió una condena.

La víctima no pudo contener la emoción al escuchar el veredicto
La víctima no pudo contener la emoción al escuchar el veredicto. Foto: Télam

Incluso con la sentencia en contra sobre los hombros, Zárate, que había visto a su madre romper en llanto cuando escuchó el fallo, salió relativamente aliviado. Ante los micrófonos de Canal 9 dijo que estaba "muy tranquilo", que "todo va a salir a la luz después" y que Dios lo libera de todo lo que le está pasando.

Aunque afirmó que va a seguir jugando al fútbol, admitió que a su futuro se lo va a "replantear a medida que pasen los días". De los Tribunales de Lomas de Zamora fue directo a la concentración de Temperley, ya que era uno de los 19 convocados para el partido de anoche entre el Gasolero y Rosario Central, por la Superliga Argentina de Fútbol.

Pero cinco horas antes del partido con Rosario Central, el club, a través de su cuenta oficial de Twitter, comunicó: "El Club Atlético Temperley informa que Alexis Zárate no será tenido en cuenta para el partido de esta noche [por ayer]".

Zárate está a préstamo en el Celeste y tiene contrato vigente hasta junio de 2018; no se sabe aún si, a instancias de la sentencia de ayer, Temperley invocará argumentos legales para ponerle fin al vínculo. En tal caso, el futbolista debería regresar a Independiente, dueño de su pase y club en el que jugaba cuando ocurrieron los hechos.

El 16 de marzo de 2014, Benítez llevó a Giuliana Peralta al departamento que compartían Zárate y Pérez en Brandsen 5980, Wilde. Habían estado todos juntos en un boliche de Quilmes.

La chica y el delantero mantuvieron relaciones sexuales y se quedaron dormidos. Avanzada la madrugada llegaron los otros dos. Giuliana no recuerda en qué momento le corrieron la ropa interior, pero sí que, segundos después de ser penetrada, alguien que no era su novio le dijo al oído: "¿Vos te cuidás?"

Comenzó a forcejear y a gritar, sin lograr que Benítez se despertara; sólo cuando Zárate eyaculó y salió del cuarto, ella gritó "me violaron" y zamarreó a su pareja, que al fin abrió los ojos. El delantero intentó calmarla y hacerla desistir de contar lo que había pasado, pero Giuliana, vejada, sólo quería irse de ahí. Llegó a su casa y cuando al mediodía su madre la vio, demacrada, fue a la comisaría y puso en marcha la maquinaria judicial.

"Ella buscó justicia, no quiso arreglar por plata porque no es una botinera", había dicho el fiscal Guillermo Morlacchi, que pidió una condena a siete años y medio de cárcel. "Él está convencido de que no hizo nada, que la relación fue consentida y que ella se enojó porque eyaculó dentro suyo", dijo el abogado de Zárate, Gonzalo Falco.

En esta nota:
Te puede interesar