Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guido Otranto: "A los padres de Maldonado les diría que ellos tienen derecho a la verdad"

En la segunda parte de la entrevista con LA NACION, el juez reconoce dudas sobre las pruebas aportadas por los mapuches

Martes 19 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

ESQUEL.- El juez federal de Esquel, Guido Otranto, confía en que la investigación que conduce revelará qué fue lo que sucedió el 1º de agosto, cuando desapareció Santiago Maldonado. En este resumen de la segunda parte de la entrevista con LA NACION, el magistrado aseguró que lo desvela dirimir el caso. "Desde mi punto de vista-les dice a los padres del joven desaparecido hace 47 días-, pueden tener la confianza de que estoy haciendo una investigación seria y objetiva, y que la respuesta de lo que le sucedió a su hijo de mi parte la van a recibir."

En su casa de Esquel, el juez criticó a los organismos de DD.HH. y les atribuyó un mayor énfasis, desde el inicio de la causa, en calificar como desaparición forzada la ausencia del joven que en colaborar para encontrarlo. Además, dijo que Sergio Maldonado se cerró siempre en una sola hipótesis como certeza. El magistrado alertó sobre la peligrosidad del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y afirmó que descree de que Facundo Jones Huala sea el líder de ese grupo.

cerrar

-Usted dijo que en el hábeas corpus todas las partes deberían unirse para encontrar a Santiago. ¿Percibe que no se trabaja en esa dirección?

-Creo que hay partes que están más interesadas en cuestionar la investigación que en colaborar. Lo vi desde el primer momento como estrategia cuando me decían: "Si usted no secuestra ya todos los vehículos, las armas y equipos de comunicación, se pierde una prueba crucial y cualquier medio de investigación va a ser inefectivo". Hoy están trabajando sobre eso, pero le restan credibilidad a la prueba de ADN.

-¿Usted observó que al inicio hubo mayor énfasis en instalar la desaparición forzada que de buscar a Maldonado?

-Claramente. A mí me llamó la atención lo que sucedió el primer fin de semana: el domingo a la tarde leo una noticia que decía que yo ya había comprobado que Santiago había sido capturado por la Gendarmería. Me interesó aclarar que eso no era así. Al hacerlo, recibí una disconformidad muy grande por parte de los organismos de DD.HH.: el CELS, APDH, CPM, que son los denunciantes. También Sergio Maldonado se enojó mucho conmigo. Él está convencido de la verdad de la versión que le da la gente de la comunidad. Yo le recomendé que tuviera su propia versión. No hubo manera. Y ese fin de semana sucedió ese rastrillaje que logramos hacer con un perro, que no confirmaba la versión que había dado la comunidad.

-¿La comunidad plantó pruebas?

-Tengo muchas dudas sobre las tres prendas que nos dieron como que eran de él. No se explica que tengan olor a diferentes personas y sobre todo que haya habido olor a esas tres personas el 16 de agosto, cuando ya habían pasado 15 días de la desaparición. El rastro de olor no perdura más de 24 horas. Esas personas, que usaron esa ropa, estuvieron ahí el día anterior.

-La desaparición de Santiago sucedió días antes de las PASO. ¿Considera que podría obedecer a un armado político?

-No la desaparición, que todavía no está clara. Pero la utilización política de este caso fue clarísima. E insisto en un punto: a la comunidad le faltaba uno. Eso hasta ahí me parece verosímil. No diría nunca que la desaparición fue algo armado.

-¿Esto se va a poder dilucidar?

-Creo que eso sí se va a dilucidar, con todos los elementos de prueba que estamos recogiendo. Si eso explica o no la desaparición de Santiago, no lo sé todavía.

-¿Teme que Santiago nunca pueda ser hallado?

-Éste es un río muy complicado. Y ésa es la hipótesis que me parece más verosímil: que no haya podido cruzarlo y que se haya ahogado. Es un río muy complejo.

-La primera vez que ingresó la Prefectura al río Chubut concluyó que allí no podría haberse ahogado Maldonado. Describió el río como un curso tranquilo y de poca profundidad

-La zona por donde huyó el grupo sí es baja: el agua llega a la cintura. Pero hay otras. Una anterior, más profunda y caudalosa. Igualmente, uno puede cruzar caminando un río y tener un problema. Estas personas cruzaban con boleadoras y con morrales con piedras. No se puede descartar.

-¿Podría haber cruzado por una línea lateral?

-Puede ser que sí, no lo sabemos. A los que vieron cruzar, en línea recta desde la tranquera de ingreso, fueron cuatro de ocho.

-¿Le preguntó a su familia dónde pueden estar los elementos de Santiago, tres celulares, una mochila y una máquina para tatuar?

-No, no le pregunté. La información que nos dio la familia fue el teléfono argentino que él usaba, con el que se comunicó por última vez con su madre el 27 de julio. La familia nos había dicho en un principio que esa última comunicación había sido el 30 de julio, un día antes de ir al lof. Luego, Sergio nos habló de la existencia del celular chileno, pero dijo que el que utilizaba era el otro. De sus pertenencias para tatuar no me dijeron nada. En la audiencia inicial, no nos lo dijo.

-¿Qué lectura hace de eso?

-Estuve repasando en estos días la audiencia inicial y Sergio estaba convencido de que se lo había llevado la Gendarmería. Cualquier otro dato le parecía innecesario.

-La familia lo recusó. ¿Usted quisiera apartarse de esta causa?

-No. No hay motivo para que yo me aparte y lo dije claramente. Los argumentos que utilizaron para apartarme no son conducentes. Ellos sostienen que di una orden, dicen que fue la de despejar la ruta e ingresar al territorio, cuando yo nunca hablé de eso. Pero insisto en los problemas que estamos teniendo con esta comunidad desde hace dos años. Es una constante que cada vez que hay un corte de ruta, el Escuadrón 35 de El Bolsón nos llama y nos dice: "Llegamos hasta el lugar, vamos solamente con un móvil y nos arrojan piedras, y nos tenemos que ir".

-¿Cree que las acciones de RAM se pueden incrementar? ¿O con Huala detenido esto se calma?

-No, esto es un asunto muy preocupante, que trasciende la figura de Jones Huala. Es mucho más extenso que la comunidad asentada en la Estancia Leleque.

-¿Hay líderes en la sombra de la RAM?

-Yo creo que sí. Dudo de que Jones Huala sea efectivamente el líder.

-Si tuviera enfrente a los padres de Santiago, ¿qué les diría?

-Yo les diría que ellos tienen derecho a la verdad. Mi trabajo va a ser ése: darles una explicación de qué pasó ese 1º de agosto en el interior de la comunidad. Desde mi punto de vista, pueden tener la confianza de que estoy haciendo una investigación seria, objetiva y de que esa respuesta de mi parte la van a recibir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas