Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más por obligación que por deporte, los cubanos vuelven a la bicicleta

La debacle económica y el mal estado de los coches la ponen de nuevo de moda

Martes 19 de septiembre de 2017 • 12:45
0
Entre consignas revolucionarias y autos destartalados, la bici es la mejor opción
Entre consignas revolucionarias y autos destartalados, la bici es la mejor opción. Foto: AFP / Adalberto Roque

CÁRDENAS, Cuba.- Símbolo de los años de crisis que aún despiertan aversión, las bicicletas se están poniendo de nuevo de moda en Cuba , bajo el impulso de turistas y cubanos a menudo desalentados por la falta de transporte público.

Bienvenidos a la meca cubana de la bici. A la entrada de Cárdenas, una ciudad de 120.000 habitantes que bordea la costa norte, ubicada unos 150 km al este de La Habana, una imponente bicicleta de hierro forjado recibe al visitante.

Por las calles de esta ciudad de obreros y relieve llano, las dos ruedas forman legiones: algunas son de montaña, un puñado de paseo, y la mayoría tienen piezas destartaladas y oxidadas.

Bajo un ardiente sol tropical, con sus pies sobre el eje desnudo de los pedales y un manubrio desprovisto de asas, Osvaldo suda la gota gorda sobre su MB3 soviética con frenos de pedal.

"En Cárdenas todo el mundo anda en bicicleta, aquí es cultura. (La uso para) moverme y tirarle todo lo que pueda arriba", explica este informático de 45 años, mientras detalla las partes de su bici, todas compradas de segunda mano excepto las gomas.

Entre los modelos antiguos que llaman la atención dominan los chinos Forever y Flying Pigeon, que inundaron la isla durante la época de penurias de los noventa. También hay MB3 plegables de la década del ochenta y, en menor medida, las estadounidenses Schwinn de los cincuenta.

Mala calidad

A mediados de los 1990, Cuba se lanzó a fabricar su propio modelo, la Minerva.

"Salían malas. Se partían las horquillas, daban risa, porque cuando se partía la horquilla te ibas de cabeza", recuerda Lázaro Pereira, que trabaja como bicicletero.

Además, precisa este ex mecánico industrial de 43 años, "la bicicleta viene para una sola persona y nosotros queremos montarle cuatro".

En la isla, buena parte de las bicicletas son "mejoradas" y equipadas con asientos de madera adicionales o canastas de todo tipo. Algunos incluso les adaptan motores pequeños de máquinas de cortar pasto, un riesgo sobre todo si los frenos están defectuosos.

Cuando los asientos se agrietan con el paso de los años, se pueden arreglar con madera, espuma y plástico. Los más afortunados le encargan a un tapicero una nueva estructura de metal sin muelles, forrada de esponja envuelta en vinilo y ya está.

Durante el "periodo especial" de crisis económica y escasez que siguió al colapso del bloque soviético, principal sostén de la isla, Fidel Castro alentó el uso de la pequeña reina y distribuyó miles a la población.

Pero el retorno del transporte motorizado y la falta de piezas de recambio desanimaron a muchos ciclistas, especialmente en la capital.

Todavía hoy, "la bicicleta puede tener una connotación negativa porque durante más de 10 años era casi el medio de transporte único, y se viene arrastrando como ese sentimiento de pobreza que se vivió", explica Denis Alvarez, estudiante de geografía de 21 años y amante del ciclismo.

En general, "las personas que pasaron los cincuenta ya le tomaron un poco de rechazo", pero "las nuevas generaciones se dan cuenta de la importancia de la bici", asegura Naybis Díaz, propietaria de VeloCuba, una de las agencias de alquiler y reparación de bicicletas creadas en los últimos años en La Habana.

Renovación

"Desde hace cinco años se ve un movimiento más grande en el mundo de la bici, lo vemos en la calle y nos gusta mucho", agrega esta emprendedora, que plantea la bicicleta como una alternativa a un sistema de transporte público considerado poco fiable.

Nacida en 2014, VeloCuba es una iniciativa original que emplea casi exclusivamente a mujeres. Acaba de inaugurar su segundo taller en La Habana y ofrece paseos guiados a los turistas, para lo cual cuenta con un parque de 40 modelos.

Todos fueron comprados a turistas extranjeros, porque "las bicicletas que venden en Cuba son modelos chinos de hierro" y mala calidad, comenta Díaz. Las piezas de repuesto y los cascos deben ser importados, porque son muy difíciles de encontrar en la isla.

Para la dueña de VeloCuba, las dos ruedas tienen un futuro prometedor en La Habana, aunque todavía no alcanzan la popularidad de que gozan en el interior. Además, hay grandes peligros, entre los que menciona la existencia de muchos coches antiguos que no pueden dar "un buen frenazo", la ausencia de ciclovías y la falta de educación vial.

Agencia AFP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas