Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empezó el segundo juicio por el doble crimen de las mendocinas en Montañita

Se espera que el proceso, que ya cuenta con dos condenas, concluya antes del viernes; el tercer acusado, José Luis Pérez Castro, podría ser condenado a 40 años de cárcel

Martes 19 de septiembre de 2017 • 14:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Marina Menegazzo y María José Coni
Marina Menegazzo y María José Coni. Foto: Archivo

Después de idas y vueltas judiciales, en la provincia de Santa Elena, Ecuador, empezó hoy a las 9 de la mañana el segundo debate por el doble crimen de las mendocinas en Montañita, ocurrido en febrero de 2016. Se espera que el proceso concluya antes del viernes, con la expectativa de que el tercer acusado, José Luis Pérez Castro, sea condenado a la pena máxima del país: 40 años de cárcel, la misma condena que recibieron Segundo Mina Ponce (34), como autor material, y Aurelio Eduardo "el Rojo" Rodríguez (39), como coautor.

Mientras, los familiares de las víctimas se preparan para enfrentar otra vez jornadas llenas de dolor y angustia, y reclamar más justicia y nuevos datos que echen luz sobre las trágicas muertes de María José Coni (21) y Marina Menegazzo (22) durante sus vacaciones. De hecho se espera que participen unos 50 testigos, en su mayoría policías, quienes podrían aportar nueva información.

"Vamos con las expectativas de que esto nos arroje algo más positivo que el año pasado. Estar allí nos provoca angustia, dolor y bronca. Esperamos más resultados y creemos que va a ser un juicio más duro, pero necesitamos saber más, tener un poco más de paz, necesitamos conocer qué pasó y en qué momento", expresó a LA NACION Gladys Steffani, la mamá de Majo, quien viajó este lunes a Ecuador junto a su hijo Juan Manuel, con el aporte de la Embajada de la Argentina en Ecuador. También lo hicieron los padres y las hermanas de Menegazzo. "Sigo insistiendo en que acá hay una mano negra que oculta cosas en la investigación de los primeros días", indicó Steffani. Y agregó: "Ojalá que el imputado se arrepienta y abra la boca, o algunos de los testigos nuevos que vayan a estar nos lleven a otro lugar y ver si se abre finalmente la tercera investigación".

En tanto, la fiscal de la causa, María Dolores Coloma Pazmiño, intenta poner paños fríos al malestar de Steffani, pero sobre todo deja en claro que esa postura atenta contra el proceso y puede ser contraproducente a la hora de avanzar contra el imputado. Para la funcionaria judicial el trabajo realizado en la pesquisa es contundente. "Todo está encaminado y la prueba científica lo dice todo: ADN del imputado, mezclado con el ADN de las víctimas. Eso es contundente", expresó a LA NACION desde Ecuador, la funcionaria judicial

Y agregó: "Dios nos ayudará a que todo salga bien. Estamos preparados con una buena investigación, con la prueba que es irrefutable científicamente. No hay prueba que diga lo contrario o que desvirtúe esto, porque el ADN de Pérez Castro estaba mezclado con el de las occisas. Por eso, si la coartada de él sigue en este sentido, tenemos la certificación de que fue a un médico un mes después de que fueron asesinadas".

Tercer acusado

En mayo de este año, después de varias instancias judiciales, finalmente Pérez Castro, quien había sido detenido en noviembre del año pasado, fue enviado a juicio. El acusado se defiende y asegura que vivió durante dos meses en la vivienda de "el Negro" y explicó que el rastro hemático hallado en la escena del crimen podría haber caído de su boca, ya que recibió atención odontológica en ese tiempo por una lesión en una de sus muelas. Sin embargo, los pesquisas constataron que su visita al dentista fue en marzo, luego del crimen. Asimismo, se lo vincula a "el Rojo", ya que fueron compañeros de trabajo en un hotel.

Por otro lado, según pudo saber LA NACION, hasta último momento estuvo en duda el arranque del debate, ya que se produjo una seguidilla de apartamientos de jueces designados, en su mayoría por haber participado del primer juicio. El último caso fue el del magistrado Carlos Iturralde, quien decidió jubilarse. Finalmente, el presidente del tribunal, César Augusto Vélez Ponce, confirmó ayer que ya realizaron el sorteo y designaron a una magistrada para ocupar el puesto. Se trata de Daisy Edda Lindao Villon, jueza del tribunal penal de Garantías.

"Ya tenemos designada a la nueva jueza. Iturralde se acogió a la jubilación, después de 36 años de servicio. Ahora esperamos evacuar todo el proceso contra el imputado de la mejor manera y resolverlo con sentencia esta semana. Hemos previsto tener tres días de audiencia", dijo Vélez Ponce, desde su despacho en la localidad La Libertad, en la provincia ecuatoriana de Santa Elena, donde se desarrollará el juicio.

Hasta ahora, de acuerdo al seguimiento de las instancias de la causa, no se ha reportado por escrito la designación de un nuevo juez. Sin embargo, el titular del tribunal confirmó a este diario que finalmente fue designada Lindao, por lo que hoy comenzó el juicio.

Postergación

En agosto, se conoció que el juicio previsto para el 11 de septiembre tuvo que ser postergado para hoy, tras la designación de un nuevo magistrado que tenía "problemas de agenda". Así, el tercer juez, elegido como vocal, fue Segundo Mina Sifuentes, para acompañar a César Vélez Ponce y a Carlos Iturralde, ahora jubilado. Ya en julio el juez Pedro Ordoñez había presentado el pedido de apartamiento por haber participado del primer juicio en agosto del 2016. En la nueva selección se designó a Milton Felipe Pozo Izquierdo, quien también fue parte del primer juicio, junto a sus pares, Ordóñez y Andón Monroy, por lo que el 9 de agosto, también presentó la excusación.

De esta manera, Vélez Ponce ya ordenó al director del Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas en Conflicto con la Ley N° 1 de Guayaquil Sección Varones que instrumente las medidas necesarias para que el imputado comparezca mediante videoconferencia, mediante el sistema Polycom, en la Sala de Audiencias de la Unidad Multicompetente Penal de Santa Elena.

Pérez Castro es el tercer procesado por el doble homicidio de las turistas mendocinas y fue detenido en noviembre del año pasado, cuatro meses después del primer juicio, cuando condenaron a "el Negro" y a "el Rojo". En los últimos meses, el acusado, a contramano de las disposiciones carcelarias, se mostró por las redes sociales, haciendo referencia a la situación judicial que lo tiene tras las rejas. "Estoy esperando que ya en septiembre se termine esta injusticia que se ha hecho todo este tiempo conmigo. Con mucha fe que de ésta Dios me sacará en victoria. Se terminará esta pesadilla con la fe en Dios siempre", expresó el imputado.

Las jóvenes estudiantes universitarias habían sido vistas por última vez el 22 de febrero del 2016 en Montañita. Según determinó la pesquisa fueron drogadas y golpeadas. Una de ellas fue abusada, mientras que la otra, acuchillada, hasta morir. A los pocos días, los cadáveres fueron hallados, con 48 horas de diferencia cada uno, envueltos en bolsas plásticas negras en un descampado alejado de la playa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas