Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por apoyar el DRM el organismo detrás de la Web pierde a su histórico aliado, la Electronic Frontier Foundation

Una norma que implementa un sistema de control de contenidos (DRM) integrado al navegador dividió a las posiciones de los especialistas dentro de la W3C, el ente rector de los estándares de la World Wide Web creada por Tim Berners Lee

Martes 19 de septiembre de 2017 • 17:23
0
El DRM está presente en una infinidad de servicios digitales y dispositivos electrónicos, y la implementación de una norma en los navegadores web determinó la grieta entre la W3C y la EFF
El DRM está presente en una infinidad de servicios digitales y dispositivos electrónicos, y la implementación de una norma en los navegadores web determinó la grieta entre la W3C y la EFF.

La World Wide Web Consortium (W3C) el organismo rector de las reglas de la Web, acaba de perder a uno de sus miembros más destacados, la Electronic Frontier Foundation (EFF), tras el anuncio del estándar Encrypted Media Extension.

Este es un protocolo para la implementación de contenido con DRM en los navegadores web. También conocidos como gestión de derechos digitales, los DRM (Digital Rights Management) están conformados por diversas tecnologías y programas utilizados para controlar y limitar el acceso a las obras digitales y dispositivos electrónicos, con el objetivo de impedir que los usuarios compartan los contenidos de forma ilegal.

El DRM tiene sus detractores : la EFF considera que estas tecnologías impiden el control de lo que puede hacer o no un usuario con los contenidos y dispositivos que son de su propiedad; la industria ha ido en un sentido similar con el audio, por ejemplo, abandonando formatos con DRM y privilegiando el MP3, que no tiene control de copia.

El impacto por la decisión de la W3C fue tal que el anuncio determinó la salida de la W3C de la Electronic Frontier Foundation (EFF). "Todo el problema que tenemos aquí es muy técnico, relativamente aburrido pero, a su vez, es un tema de suma importancia. La W3C utiliza su conocimiento y autoridad moral para crear un sistema que controla a las personas", dijo Cory Doctorow, representante de la EFF ante la W3C, citado por el sitio Gizmodo.

Qué se discute

De forma visible, lo que se discute en este punto es la decisión de la W3C de permitir que los navegadores web puedan administrar los contenidos protegidos por DRM sin la intervención de complementos externos, como ocurre ahora con el Adobe Flash o el Silverlight de Microsoft.

La implementación de EME tiene entre sus beneficiarios a Netflix, Microsoft, Google y Apple. Si bien el DRM cayó en desuso en plataformas como iTunes de Apple, EME fue una propuesta considerada vital para el despliegue de las plataformas de streaming de audio y video por sobre los complementos propietarios de Adobe y Microsoft utilizados a la fecha: permite que estos servicios de distribución de contenido digital funcionen en cualquier navegador moderno, sin agregados, al tiempo que asegura a las compañías cierta protección contra la piratería.

Pero también, para sus detractores, es una baterra en una Web que nació libre desde su diseño mismo.

"Las reglas de la W3C han sido maltratadas las empresas millonarias que irrumpieron el orden establecido. Con EME ahora se aseguran que nadie los someterá a presiones", dijo Doctorow en un comunicado publicado por la EFF. "Enfrentaremos esta pelea con el resto del mundo, sin nuestros amigos de la W3C, que han sido los pioneros y creadores de la Web, pero que ya no se preocupan por estos asuntos", dijo el representante de la EFF, para luego anunciar su renuncia al consorcio encargado de regular las reglas y estándares de la World Wide Web creada por Berners Lee.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas