Negocios del futuro: con un pie en el mañana

Con el foco puesto en la innovación, empresarios, funcionarios, publicistas y emprendedores convocados por LA NACION debatieron sobre los desafíos que generan las nuevas tecnologías en las compañías, sobre todo en el empleo, en la comunicación y en las nuevas generaciones

Miércoles 20 de septiembre de 2017

Las compañías que tienen éxito y se proyectan hacia adelante, el desafío de atraer a las nuevas audiencias como la Generación Z y la irrupción de los robots como fuerza de trabajo fueron algunos de los temas que se abordaron en la tercera edición de Negocios del Futuro, encuentro organizado por LA NACION. Más de 20 empresarios, funcionarios, publicistas, emprendedores y hasta un chef se dieron cita en el Malba para hablar del estado de situación en sus respectivos rubros y por dónde pasa la innovación, en paneles moderados por el secretario general de Redacción del diario, José Del Rio, y la periodista Carla Quiroga.

Quien dio arranque al encuentro fue el presidente de la agencia de publicidad BBDO, Carlos Pérez, quien habló acerca de cómo debe ser la comunicación de las marcas en la era de la conversación. "Las marcas ya no tienen necesidad de agradar y hasta toman posiciones sociales y políticas", dijo.

Luego fue el turno de otro publicista, Ezequiel Arslanian, hoy director ejecutivo de Accenture Interactive. Según él, los robots no van a terminar con el trabajo humano, porque las personas tienen funcionalidades irremplazables, pero los empleados deben volver a capacitarse y las compañías tienen una responsabilidad social al respecto.

Otros que también hablaron del avance de la tecnología fueron el decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Di Tella, Eduardo Levy Yeyati, y el director de la revista Wired, Kevin Kelly, con similares perspectivas. Para ambos, el desembarco de las máquinas es inevitable y las consecuencias van a ser, en su mayoría, positivas. "El trabajo no ha sido esencial al hombre más que en los últimos siglos. Si el robot facilitara eso, sin perder ingreso y bienestar, sería bienvenido", opinó Levy Yeyati. Kelly aportó: "Creo que las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y la realidad virtual, crearán muchos más trabajos que los que se terminarán".

Alguien que parece disfrutar bastante de su trabajo es el emprendedor Gino Tubaro, quien contó que ya lleva producidas 620 prótesis de manos con tecnología de impresión 3D que entregaron en forma gratuita gracias a donaciones. Nacido el 6 de octubre de 1995, Tubaro es parte de la Generación Z, sobre la que habló Rebeca Hwang, cofundadora de la consultora Rivet Ventures, y también el panel integrado por el subsecretario de Comunicación porteño, Federico Di Benedetto; el director de la Escuela de Posgrado del ITBA, Diego Luzuriaga, y Mariela Mociulsky, de la consultora Trendsity.

"Son los verdaderos nativos digitales. Creen mucho en la inteligencia colectiva. Es un desafío ver cómo los vamos a convocar", explicó Mociulsky. Di Benedetto aportó: "Hay que ir a un modelo persona a persona, pasando mensajes individualizados".

Luego llegó el turno de los emprendedores que contaron cómo revolucionaron sus respectivas industrias. Sally Buberman fundó Wormhole, una plataforma de aprendizaje a través de Internet, mientras que Francisco Colombatti, de Molinos Agro, desarrolló un tratamiento para eliminar la salmonella en la harina de soja. Sebastián Sajoux, de Arqlite, usa materiales no reciclables en la construcción, y Jacinto Montú, de Unicorn Games, diseña juegos que integran el mundo físico con el digital.

El chef de la Casa Rosada y ex dueño de Tarquino, Dante Liporace, describió qué significa innovar en gastronomía. "La innovación tiene que tener un criterio. Si no se pasa a ser un ridículo", puntualizó.

Por último, en un mano a mano con José Del Rio, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, detalló las iniciativas que su cartera está desarrollando para optimizar el funcionamiento del Estado y reveló que trabajan en un proyecto de identidad digital del ciudadano.

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original