Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mirar hacia el sudeste asiático

Miércoles 20 de septiembre de 2017
PARA LA NACION
0

En un mundo incierto y con realidades desconcertantes para la política exterior argentina, es urgente diversificar nuestros relacionamientos. Entre las potencias emergentes con las que se deben profundizar vínculos se destacan las dinámicas naciones del Asia-Pacífico pertenecientes a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

La Asean, que cumplió 50 años, está formada por diez países: Indonesia, Malasia, Tailandia, Singapur, Vietnam, Filipinas, Laos, Camboya, Myanmar y Brunéi. Con un producto bruto interno (PBI) conjunto de 2548 millones de dólares, es la sexta economía mundial. Tiene una población de 630 millones (120 pertenecen a clases medias en rápido crecimiento).

La Asean presenta, a nivel político-cultural, un complejo desafío. En lo religioso, la parte continental es mayoritariamente budista, y la insular, musulmana. En lo político, coexisten democracias -Indonesia, Filipinas- con autocracias -Vietnam, Laos- y una monarquía, Tailandia. Esto obliga a nuestra diplomacia a, como decía De Gaulle, "tocar en todos los registros musicales".

La Asean comparte con la Argentina los desafíos del desarrollo económico, la creación de empleos y la diversificación de sus relaciones externas. Varias economías están orientadas a la exportación e integradas a cadenas de valor regionales organizadas por multinacionales japonesas, chinas, estadounidenses y europeas. Por eso mantiene relacionamientos positivos y simultáneos con estas naciones. A nivel comercial, la Asean es de gran importancia para la Argentina, pues es el tercer destino para nuestras exportaciones (5803 millones de dólares), sólo detrás de Brasil y la Unión Europea. Esto equivale al 10% de nuestras exportaciones, siendo Vietnam e Indonesia los principales destinos. Nuestras exportaciones incluyen manufacturas de origen agropecuario (63%) y productos primarios (33%).

A su vez, la Asean es el mercado con el que mantenemos la mayor balanza comercial positiva (3467 millones de dólares en 2016). Además, varios países de la región tienen una dimensión económica similar a la nuestra, lo que debería dar lugar a negociaciones comerciales equilibradas. En el plano de las inversiones, es sede de grandes corporaciones con interés en invertir en la Argentina. Un ejemplo son las inversiones de la empresa Petronas (Malasia) en petróleo no convencional en Vaca Muerta y su participación en el mercado de lubricantes.

Es preciso seguir fomentando un mayor acercamiento institucional con la Asean y profundizar los vínculos con ella. Un paso importante fue firmar un tratado de amistad y cooperación. Hay que potenciar la diplomacia presidencial, construyendo sobre los contactos que el presidente Macri tuvo con el líder de Indonesia, Yoko Widodo, en el G-20 en China, y con el primer ministro de Singapur, Lee Hsieng Loong, en el G-20 en Alemania.

La reciente reapertura de la embajada argentina en Singapur, por parte del canciller Faurie, y sus recientes encuentros con sus pares de Indonesia, Vietnam, Tailandia y Filipinas han sido acciones relevantes. Habrá que formar más expertos en la Cancillería y atraer especialistas para apoyar a nuestros sectores productivos para operar en la región. En una política exterior de "horizontes diversos", la relación con la Asean debe ser prioritaria.

Doctorando en Relaciones Internacionales y miembro consultor del CARI y del Cippec

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas