Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advierten sobre 385 muertes producidas en prisiones y en tiroteos con policías

La Comisión Provincial por la Memoria presentará hoy un documento para alertar sobre situaciones de violencia institucional; en 2015 se responsabilizó al Estado por 244 fallecimientos

Miércoles 20 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

LA PLATA.- Durante 2016 murió cada día una persona que estaba detenida o que fue baleada en enfrentamientos con policías bonaerenses. Se registraron 385 fallecimientos, con 156 decesos notificados en cárceles y, en su mayoría, la causa fue la falta de atención de problemas de salud. Estos datos surgen del XI Informe Anual El Sistema de la Crueldad, que dará a conocer hoy la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) tras analizar los lugares de encierro y las políticas de seguridad en Buenos Aires. En 2015 se responsabilizó al estado provincial por 244 fallecimientos.

El documento será presentado por Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo, en el edificio anexo del Senado provincial. Participarán también familiares de los presos muertos en la denominada "masacre de Pergamino", tal como se identificó el incendio en el interior de una comisaría que provocó siete muertes en marzo pasado. Además, fue confirmada la asistencia del vicegobernador Daniel Salvador.

Tanto la CPM como el gobierno bonaerense están preocupados por las condiciones de vida de los presos
Tanto la CPM como el gobierno bonaerense están preocupados por las condiciones de vida de los presos.

A fines de 2016, la población detenida a disposición del Poder Judicial, es decir, detenidos en comisarías, alcaidías judiciales y bajo arresto o prisión domiciliaria, sumó 38.681 personas. En julio de 2017 la cantidad de internos privados de la libertad trepó a 41.727, con 37.208 detenidos en cárceles y alcaidías, 2944 en comisarías y 1575 con arresto domiciliario.

La CPM advirtió que el año pasado la violencia policial dejó un saldo mínimo de 109 muertes como consecuencia del uso policial de armas de fuego. De esos muertos, el 20% eran niños o adolescentes.

En las cercanías del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, aseguraron a LA NACION que "ése fue el año con menos delincuentes abatidos". Sin embargo, según sus datos, en 2016 hubo 126 muertos en manos de las fuerzas de seguridad. Y este año suman 102.

Polémica por las plazas

Como en informes anteriores, la CPM puso el foco en la sobrepoblación en cárceles y comisarías. Sin embargo, en este caso se realizó otra advertencia: "No todas las cárceles y alcaidías están ocupadas por encima de su capacidad, así como tampoco ocurre eso en todos los pabellones de una unidad sobrepoblada". La explicación de la CPM es que más allá de la existencia de un problema estructural, el Servicio Penitenciario Bonaerense utiliza la sobrepoblación como "estrategia de gobierno".

Según indicó el ministro de Justicia Gustavo Ferrari a LA NACION, "algunas cárceles tienen más superpoblación que otras, sobre todo en el conurbano, porque tenemos obligaciones de los jueces de mantenerlos cerca de las familias". Además, negó que hubiera cárceles con menos internos que los permitidos por su capacidad. "Todas las cárceles están superpobladas", aseguró.

Y agregó: "Las cárceles más despobladas son las del interior. Nosotros somos los primeros en estar de acuerdo en lograr una mejor distribución. Creemos que es importante generar una mejor condición de habitabilidad aunque la persona esté lejos de la familia. Pero no decidimos nosotros dónde ponemos a los detenidos, sino el Poder Judicial".

En agosto de 2017 había una carencia de 17.464 plazas en las cárceles bonaerenses. Y una sobrepoblación del 73,5%, seis puntos más que en 2015, lo que significa que esa cantidad de personas privadas de su libertad no tuvieron espacio para vivir. El panorama en las comisarías no fue distinto. Durante 2016 el encarcelamiento allí alcanzó su máxima expresión. Además, doce personas murieron en esas dependencias policiales.

Durante 2016 murió cada día una persona que estaba detenida o que fue baleada en enfrentamientos con policías bonaerenses
Durante 2016 murió cada día una persona que estaba detenida o que fue baleada en enfrentamientos con policías bonaerenses. Foto: Archivo / Emiliano Lasalvia

En julio de 2017 se registró la cifra de 2944 alojados en comisarías, de los cuales sólo 1039 tienen camastro. Es decir que dos de cada tres personas duermen sin cama ni colchón. "Donde tiene que haber cinco hay siete. Duermen en el piso. Por eso se están haciendo más plazas", advirtieron desde el entorno de Ritondo, e indicaron que en Quilmes, Berazategui y San Vicente se agregaron un total de 12 plazas en las comisarías. Y aseguraron que a fin de año serán, al menos, 20 las comisarías que presentarán mejores condiciones de detención.

Según consignó el informe de CPM, se notificaron 16.403 hechos de agravamiento de las condiciones de detención en 2016, padecidos por 3054 internos en el sistema penal. "Estos hechos, que abarcan torturas y maltratos, se registraron a partir de 6905 entrevistas realizadas a personas privadas de su libertad o sus familiares. Fueron denunciados mediante 4051 acciones judiciales urgentes, El total de víctimas asistidas padeció en promedio cinco agravamientos simultáneos durante su detención", se indicó.

Sobre ese punto, desde el Ministerio de Justicia bonaerense señalaron que de los 76 penitenciarios sancionados 10 fueron por casos de torturas y apremios ilegales, y agregaron que de los 176 pasados a disponibilidad preventiva en 42 casos fueron separados por ese delito.

Respecto de los institutos de menores, el informe indica que el régimen penal juvenil se fue asimilando al de adultos, "creando verdaderas cárceles para adolescentes". Hoy se encuentran detenidos 624 jóvenes en centros que dependen del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia. Y se agregó que "la actual gestión tomó la decisión de trasladar a los mayores de 18 años directamente a las cárceles de adultos, sin generar dispositivos propios y adecuados".

Un proceso de reforma en los presidios

Cada año se suman en la provincia de Buenos Aires unos 4000 nuevos detenidos, lo que añade presión a los atestados penales bonaerenses. Desde hace un año, el gobierno provincial lleva adelante una reforma del servicio penitenciario. Uno de los capítulos de ese plan es, precisamente, mejorar las condiciones de alojamiento de los detenidos.

El ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, dijo a LA NACION que en atención a una medida cautelar de la CIDH se llevó a cabo la red de agua potable del penal de San Martín. Y desde octubre de 2016 se amplió la provisión de alimentos a granel y se comenzó con el sistema de viandas, para asegurar que la comida les llegue directamente a los reclusos.

Se avanzó también en Buenos Aires en la entrega de colchones. Hasta 2015, afirmó Ferrari, 7500 presos dormían en el piso y hoy todos tienen un colchón. Se entregaron 6824 nuevos (2555 elaborados por los reclusos en la cárcel de Olmos) y en los próximos meses se proyecta entregar otros 3800. Y para mejorar la seguridad interna se ampliaron las requisas, que también alcanzan ahora al personal penitenciario. Se secuestraron este año unos 22.000 celulares; 11.848 elementos punzantes y más de 2000 contundentes; 7895 psicotrópicos y estupefacientes.

Cifras que preocupan

Aumentaron los decesos: La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presentará hoy un informe en el que se denunciará la responsabilidad del estado bonaerense por 385 muertes violentas producidas tanto en cárceles como durante tiroteos con agentes de la Policía de Buenos Aires. Esa cifra había alcanzado a 244 fallecimientos durante 2015.

Creció la cifra de presos: En los últimos días de 2016 se notificó que 38.681 personas se encontraban privadas de su libertad en Buenos Aires, sin tomarse en cuenta los detenidos bajo tutela del Servicio Penitenciario Federal. Esa cantidad trepó en julio de 2017 a 41.727 personas alojadas en lugares de detención, entre ellas 37.208 que se encuentran en cárceles, mientras que las restantes están en comisarías o bajo arresto domiciliario.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas