Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué hay detrás de los 40 millones de dólares que invirtieron los clubes grandes

Un mes después del arranque de la temporada, una mirada a los refuerzos de los cinco poderosos; Boca dio un salto de calidad con Cardona y River aún espera el despegue de Pérez y Scocco; Ibargüen, una gran incógnita en Racing

Miércoles 20 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Edwin Cardona, Ignacio Scocco, Andrés Ibargüen y Jonás Gutiérrez
Edwin Cardona, Ignacio Scocco, Andrés Ibargüen y Jonás Gutiérrez.

Andrés Felipe Ibargüen García tiene 25 años y nació en el Valle del Cauca, una bonita zona cordillerana de Colombia. Petiso, rápido y punzante, suele jugar por el sector izquierdo, una suerte de extremo. Brillante en Atlético Nacional, Racing se entusiasmó con su pegada. Tanto, que se convirtió en el pase más caro de la historia: 4 millones de dólares, por el 80 por ciento de su ficha, todo un récord. "Estoy feliz de estar en la Argentina. Sé que las expectativas para conmigo son grandes, llego a un equipo muy importante y tengo que estar a la altura, tener buena competencia y mostrarme bien", comentó, apenas llegado, con una enorme sonrisa.

A un mes del comienzo de la temporada, el colombiano todavía no puede hacer pie. Es cierto: el fútbol exige respetar un proceso, los futbolistas deben adaptarse, más aún en casos como Racing, que transformó su fisonomía. Sumó 11 incorporaciones y es el club, de los grandes, que más caras nuevas trajo. Tenía billetes frescos: en el mercado de pases, Racing vendió por más de 13 millones de dólares, si se cuenta las transferencias de Gustavo Bou a México y Marcos Acuña a Portugal, primeros en la nómina de salida. El equipo, renovado, también dispone de promesas que andan en el subibaja emocional. Al etiquetarlo como "el más caro", Ibargüen tiene una carga pesada.

Suma apenas 110 minutos, entre la Superliga y la Copa Argentina y un gol, el último en un 4-1 sobre Temperley. "A Ibargüen hay que llevarlo de a poco. Hay que generar un contexto para que pueda entrar y mostrar sus condiciones. Es lo que me preocupa ahora. Que el equipo funcione y que tenga una idea para poder meterlo. Tenemos tiempo para poder disfrutar de Ibargüen y hacerlo explotar", analiza Diego Cocca, el entrenador, que lo conoció en su breve paso por Millonarios.

Racing, además, disfruta a Enrique Triverio, espera la mejor versión de Egidio Arévalo Ríos, se serena con Augusto Solari y no se conforma con Lucas Orban. Pero no es una isla: precisa cuanto antes que brillen los futbolistas que se incorporaron en el último mercado de pases, el que suele ser determinante para el futuro, más allá del semestre. Los poderosos conviven con otras presiones, con mayores urgencias. Nunca hay tiempo. Aunque -se sabe-, la tesorería no siempre da respuestas confiables.

Si se suman las compras -pases y préstamos con cargo- de los cinco grandes, se alcanza una cifra superior a los 40 millones de dólares. Sin ideas, con las inferiores recortadas -más allá de que Racing e Independiente, sobre todo, les dan un mayor espacio a las jóvenes promesas-, los grandes sacan la billetera para tapar ausencias. El juego de las diferencias con Europa parece una utopía, si se revisa el caso del pase más rutilante. Ousmane Dembélé dejó Borussia Dortmund y pasó a Barcelona, a cambio de 145 millones de euros. La cifra es casi cuatro veces mayor a lo que invirtieron los cinco grandes domésticos juntos. El francés, de 20 años, duró un suspiro: sufrió una rotura del tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda, fue operado y deberá estar lejos de las canchas durante cuatro meses. Ese escenario habría sido dramático para nuestro medio.

Edwin Cardona, de 24 años, es la contracara colombiana. Entró en Boca -el campeón, un equipo ya diseñado, sin urgencias mayúsculas-, brilló en algunos amistosos, respondió en los encuentros oficiales y, tal vez de modo prematuro, hasta le vieron un parecido. "No me gusta que me comparen con Riquelme, vengo a hacer mi historia", pidió el Nº 10, nacido en Medellín, que no reemplazó a Ricardo Centurión; lo hizo mucho mejor. "Edwin da tenencia, da juego, da pases a mí o a Pavón, se complementa bien con Gago. Es totalmente distinto a Centurión", aclaró Darío Benedetto, el artillero fulminante. "Es un jugador de selección, ojalá sea mejor que yo", lo saludó el ex número 10. Boca tuvo una política de compras mesurada, a diferencias de los excesos de otras temporadas. Más allá de Wanchope Ábila, que está en un breve préstamo en Huracán, sumó a Paolo Goltz, que se consolida, y Nahitan Nández, un uruguayo de doble personalidad: juega y corre.

De un día para el otro, River se quedó sin el poder de fuego de Sebastián Driussi y Lucas Alario, que habían marcado 46 de los últimos 93 goles millonarios. Por ahora, Scocco no está a sus alturas. Tampoco Enzo Pérez, a quien le cuesta adaptarse al complejo fútbol argentino. Javier Pinola, en cambio, está instalado en el ámbito deudor, justo cuando River exige una cuota de solidez. En la misma sintonía están los refuerzos de San Lorenzo, que permanecen en el casillero rojo, como las anteriores compras, con el ojo clínico averiado.

Independiente es un caso atípico: el club de los 30

Ariel Holan tenía una larga nómina de incorporaciones, pero sólo se dio el gusto con un par de refuerzos. Todos los que llegaron lo hicieron a préstamo, sin cargo y con más de 30 años. Sólo se destaca, por ahora, Nicolás Domingo (32), sin lugar en River y adaptado como contención al sistema vertiginoso del conductor. Jonas Gutiérrez (34). y Fernando Amorebieta (32 y con problemas físicos) se ofrecen como recambio, todavía no les dieron soluciones eficaces al equipo. Esperan una oportunidad Juan Manuel Martínez (31) y Gastón Silva, un uruguayo de 23 años, ex Granada, el único que escapa a la tónica de la experiencia. Un defensor, de buen cabezazo.

Las compras de los grandes, en números

River: 19,40 millones de dólares

Las salidas de Driussi y Alario provocaron un shock de compras. Scocco, Enzo Pérez y Pinola, los destacados.

Racing: 8,55 millones de dólares

De los poderosos, entre compras y préstamos, es el conjunto que más incorporaciones realizó: 11.

Boca: 7,85 millones

No sólo brilla Cardona; también se destacan Goltz y Nández, en poco tiempo; Espinoza llegó sin cargo.

San Lorenzo: 5 millones

Como en los últimos mercados, los nuevos todavía no le dieron un salto de calidad al equipo, ni arriba ni abajo.

Independiente: 0

Toda una curiosidad: sólo incorporó a préstamo, sin opción; debe pagar sueldos, premios y primas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas